viernes, 29 de junio de 2018

Estrategias Avanzadas - Capítulo 5

Capítulo 5: Todas las Diagonales

Controlar las 2 Diagones es obligatorio en el othello, incluso contra rivales principiantes. Realmente tampoco es necesario que la Diagonal esté inoperativa durante todo el rato, ya que el juego puede cambiar de forma en cuestión de segundos, (esa es la gracia). El motivo del control Diagonal ha sido motivo de estudio por muchos jugadores experimentados, llegando algunos a la conclusión teórica de que el centro es doblemente positivo tenerlo por ello, porque te permite tirar Diagonales y ganar movilidad jugando hacia donde te plazca,  comprometiendo mucho al rival. 

La teoría a 1 minuto dice que controles una de las 2, de manera que si tu rival juega un X Square, (la casilla al lado de la esquina por el centro), tu juegues la otra Diagonal. Evidentemente no es tan fácil como eso, puesto que X Square hay 4 en el tablero, 2 por cada diagonal, y a veces podrás jugar uno y otro simplemente no. Otras veces no podrás ver si la pérdida de esquina te compensa, o si el rival puede acceder a dicha esquina. Creer erróneamente que tu rival no debe cortarte la diagonal cuando en realidad es positivo, es otro de los motivos de perder ciertos juegos. 

Hoy no voy a enrollarme hablando sobre más jugadas que ofrecen las diagonales, puesto que todavía es un tema que puedo y debo redactar más profundamente en el blog en el futuro. Sí podemos tener claro que hay puntos de corte de ambas diagonales, y otras casillas que simplemente no afectan. Por otro lado, la movilidad que ganamos desde el centro, la podemos ganar también con las segundas diagonales también comentadas. 

El vídeo no es quizá (en esa jugada, de esa partida) el mejor ejemplo para explicar lo que vengo comentando aquí, pero en todo caso queda más ilustrado el blog. Sí quiero comentar por último la importancia de los O Squares. Le acabo de bautizar así a los cuadraditos o casillas que hay justo al lado por el centro de las X Squares: es decir y hablando mal: Las X Squares, de las X Squares, o las esquinas del tablero del centro de 4x4. Desde esas casillas es como luego se pueden jugar las X Squares, por lo que si son de tu color, dependiendo de la square inicial, tu rival te podrá jugar una Diagonal. "Diagonalizar" y controlar el centro desde ahí, es también una opción interesante. Si tienes digamos esa minidiagonal con 4 discos tuyos, tu rival no tardará tal vez en hacer una jugada para meterse en medio y así evitar comerse una diagonal por tu parte. Aspectos interesantes a tener en cuenta en el juego avanzado.

miércoles, 27 de junio de 2018

Progresión en aperturas



Hay 3 tipos de jugadores de othello: los que juegan, los que juegan y analizan, y los que juegan y analizan de forma enfermiza. A principios de los años 90 e incluso primeros 2000, únicamente me atrevo a decir que habían jugadores del primer grupo. Siendo a principios de los 2000 quizá el 99% de jugadores. 

Desde que existen programas, los jugadores del segundo grupo han ido aumentando, y ahora diría que conforman la base del 80% de jugadores de othello. A todos nos gusta saber si un movimiento en una apertura es correcto o no, o más especialmente si hemos fallado justo al finalizar el juego. Resulta interesante y es lógico que se haga. 

Entonces llegamos a ese 1% de jugadores que no solo no repasan sus partidas de vez en cuando con naturalidad, sino que tienen un protocolo detrás de horas y horas de estudio, repartidas en rutinas quizá de más de ocho horas al día, lo cual los hace terriblemente poderosos, hasta llegar a un nivel difícilmente alcanzable para el resto. No quiero argumentar que todos los jugadores de cierto nivel son así, pero sí bastantes. 

Así que siguiendo con las aperturas, al principio movemos hacia adonde nos parece, y tal vez nos va a costar tiempo corregir déficits o errores en las mismas. Yo mismo jugaba al inicio la apertura Diagonal, pero dejé de jugarla porque su dominio implica en muchos casos haber estudiado algunas secuencias. La Diagonal es en general una apertura mucho más abierta que la perpendicular, y aunque la perpendicular también tiene muchas variantes, pocos jugadores las utilizan. La razón es en parte porque la Diagonal tiene varias opciones para negras entre -1 y -2, mientras que la Perpendicular salvo las secuencias que parten de la Comp'Oth hasta sus amigas Kung y No-Kung, el resto son algo más arriesgadas para blancas, aunque no por ello menos malas. En las 2 imágenes podemos verlo: mientras que Negras tiene en la primera foto hasta 4 opciones que no se alejan de un -2, en la segunda foto en el mismo movimiento 3 negras solo tienen una opción que no sea demasiado arriesgada.



Insisto en que esto no significa que la apertura Diagonal sea mala, pero hacerla implica llevar un buen estudio y miles de partidas detrás usándola. Es lógico que la mayoría de jugadores con negras en la perpendicular, te van a jugar E6, justo la opción con +0, mientras que en el mismo movimiento en el caso de Diagonal, negras te pueden hacer ya diferentes cosas. Es el motivo también por el que muchos jugadores experimentados abren en perpendicular con blancas.

A partir de aquí, llegamos a muchas posibles variantes, donde a poco que juguemos, iremos añadiendo más y más opciones. Hoy no voy a ser exhaustivo comentando todos los matices que las aperturas ofrecen. Sí volveré a remarcar que en mi opinión una apertura que nos ofrezca seguridad hasta el movimiento 15, es una buena apertura. El reto tal vez es llegar al movimiento 20. Ya en el 25, pocos tendríamos problemas para completar el juego correctamente, si disponemos del suficiente tiempo, como por otro lado sería normal. 

Así que si estamos empezando a jugar, lo ideal sería que partiéramos de 3 o 4 movimientos memorizados, y a partir de ahí construyéramos nuestro juego. En cuanto a memorizar aperturas, si no estamos dispuestos a dedicarle 1 hora al día como mínimo, lo veo bastante innecesario. Básicamente porque entre otras cosas, las aperturas que no juguemos se nos van a ir olvidando, por lo que una hora sería lo mínimo que necesitaríamos para ir manteniendo de forma fresca en nuestra memoria algunas aperturas. Lo que suelo hacer y lo que hacemos la mayoría de jugadores es ir pefeccionándolas e ir añadiendo nuevos movimientos según vamos jugando. Esto es sencillo al principio, puesto que es más y más probable que se repitan las secuencias... pero también es más difícil al final. Por ejemplo: yo me se algunas aperturas hasta el movimiento 20, pero como no las utilizo con frecuencia porque es raro que un rival también se la sepa o la juegue, a menudo se me olvidan movimientos y no puedo por tanto progresar y llegar hasta el movimiento 21. Por otro lado, aprenderme de memoria ese movimiento 21, puede ser una pérdida de tiempo dado que de media es probable que solo uno de cada 300 rivales me proponga esa jugada, en esa apertura.

viernes, 22 de junio de 2018

Cómo solucionar los handicaps

El otro día en base a datos compartidos según torneos oficiales, podíamos detectar algunas carencias en torneos oficiales. Me llama la atención que ciertos jugadores no participen más en torneos oficiales, después de haberlo hecho al menos una vez. Me pregunté qué me llevaba a mi a no terminar de animarme a participar, para tratar de comprender por qué algunos jugadores no participan. También me basé en las contestaciones que me daban algunos jugadores cuando les preguntaba por qué no deseaban participar en un torneo. Por último me respondí a mi mismo qué factores harían que no me gustara volver a participar en un evento. 

Primero de todo: debemos dejar que participe todo el mundo. Ya sean niños, mayores, mujeres, etc. Debemos darles también todas las comodidades necesarias. Por ejemplo, si alguien quiere traerse a su perro a un evento, debería poder hacerlo. De momento esto parece que se está haciendo: Se deja participar a niños, incluso jugar con los mayores, y posterioremente juegan una final entre ellos o tienen su clasificación propia. Agrupar a ciertos jugadores o dejarse de jugar torneos como últimamente se está proponiendo, no me parece bien, ya que no somos precisamente muchos. Por ejemplo, en el WOC solo pueden participar los 3 mejores de cada país, estaría bien que se organizara otro (u otros) evento mundial libre.

Segundo: El primer motivo de oposición de ciertos jugadores es: "soy muy malo". Este motivo viene del pez que se muerde la cola: si solo juegan jugadores llamados de élite, evidentemente el pobre jugador que animado participe, va a perder todas sus partidas. En cuanto hayan muchos jugadores y muchas rondas, tendrá más posibilidades de ganar una partida y por tanto quizá disfrutar más. No voy a entrar en detalles más socioculturales como los de ir a pasar un día divertido jugando a fichas, que no está muy de moda en España precisamente. Pero los jugadores también deben ser conscientes de que pueden oponer cierta resistencia jugando, y tratar de que el rival le gane por menos diferencia. Una gran cantidad de jugadores garantizará más diversión, y para ello debemos fomentar y mantener el othello, en definitiva, yo le doy la misma importancia a las espantadas (jugadores que no vuelven) que a los que no quieren participar. 

Tercero: Algunos jugadores no desean que sus datos reales sean compartidos. Están en su derecho. Deberíamos intentar que pudieran jugar con sobrenombres, o que sus partidas no sean compartidas ni sus datos publicados en el WOF u otra base de datos. Se debe primar e incentivar la participación, y ello implica conceder estas oportunidades a nuevos jugadores. De hecho, cualquier otro jugador debería tener derecho a darse de baja en cualquier base de datos. Debemos tener esta máxima consideración con los jugadores. Muchos de ellos juegan en internet con nicks, (por ejemplo,-me lo invento-, "zorro blanco" o algo así), por lo que tiene sentido que tal vez no quieran ver su nombre publicado en internet, mucho menos asociado a varias derrotas. Mismo criterio aplicaría a las fotos o vídeos, hay que pedir permiso, pero por una cuestión ética sobre todo. En cuanto a las transcripciones, se deberían de compartir con todos, que no únicamente las tengan unos privilegiados para poder hacer sus análisis,

Cuarto: Las partidas de 1 minuto están bien, pero muchos jugadores no quieren jugar torneos porque se aburren. Debemos difundir los juegos de 20 o más minutos, para que los jugadores estén acostumbrados a jugar así y el paso a jugar un torneo sea menos drástico. Debemos tener empatía y ponernos en su situación: ¿de verdad le pedimos a un jugador que lleva años jugando 100 partidas de un minuto al día que de la noche a la mañana se presente a jugar un torneo a 25 minutos por partida? Dicho jugador podría participar, pero también se sentiría desconcertado y podría simplemente no hacerlo, o hacerlo y aburrirse como una ostra. Experiencias al respecto revelan que incluso jugadores a 1 minuto lo pasan bien y disfrutan de las partidas en torneos oficiales, pero eso ellos de antemano no suelen saberlo. En este sentido juego yo ese tipo de partidas en Playok y algunos jugadores que me ganan comprueban como su nivel sube, y yo les recomiendo encarecidamente que empiecen a jugar juegos más largos para disfrutar más del juego. 

Quinto: Y ya combinando los puntos anteriores. Debemos maximizar el número de partidas. 8 juegos al día está bien, pero estaría mejor que si un torneo dure 2 días, los jugadores que no han llegado a la final no se sienten y aplaudan la final sin poder hacer nada, estaría bien garantizarles algunas partidas más el segundo día. 6 partidas el segundo día estaría bien, y reservar las 2 o 3 últimas para la final. Hacer un viaje un día para jugar 7 partidas, algunos jugadores pueden creer que no vale la pena. Además, cuantas más partidas, más posibilidades de ganar, puesto que los emparejamientos se harán con jugadores de su nivel.

miércoles, 20 de junio de 2018

En Fly or Die buscan a gente que hable español

Pues yo no pienso ayudarles



Aun recuerdo como me banearon mis 4 nicks, todos similares a: SergioCat o SergioBcn. Había cambiado el ip y borrado las cookies alguna vez o varias de casualidad, así que el rastreo no fue por ip, liquidaron a nicks que se parecieran a Sergio y jugara habitualmente, por lo que no descarto que se cepillaran a un Sergio que no fuera yo. En cuanto a los nicks, sé que no eran demasiados, quizá 4 o como mucho 5. Los registré entre Febrero y Junio del 2017, y el baneado de nicks se produjo precisamente en Junio del 2017. Para más indignación, únicamente jugaba con habitualidad con uno de ellos, por lo que no podía haber ningún motivo de hipotética suplantación de identidad. Mi nick estaba establecido en torno a 400 puntos cuando me lo chutaron, por lo que al hacerme uno nuevo debí empezar a jugar de 0 perjudicando a los jugadores. 

Conversaciones privadas con Fabrício Silva, (canal de youtube), me revelaron algo que ya sospechaba y que precisamente está escrito en la página web. Parece que pagando una prima puedes ser moderador de Fly or Die. Eso, en vez de otorgarte derecho para banear temporalmente a usuarios, te da derecho para hacer lo que te de la gana en la página. Supongo que si se te cruzan los cables baneas a 100 jugadores y listo, no se si habrá cuota máxima. Y así es: los baneos son discrecionales. A fecha de Junio del 2017 y tras releerme las normas con lupa, no encontré ningún apartado donde mencionaran que no podías jugar con diversos nicks. 

Antes de banearme, un sujeto me habló por la sala, debía ser un moderador ya que puede hablar con un color de texto distinto. Me dijo: Do you speak english? Supongo que quería preguntarme antes de banearme acerca de los otros nicks. El problema es que cuando vi su texto, él ya no estaba en la sala, por lo que no pude contestarle (no hay sistema de mail como por ejemplo en Ludoteka o Playok). Así que me fui y al día siguiente mis 4 nicks habían volado y estaba baneado de por vida. Me indignó bastante que tras hacerme una pregunta, no me dejaran 24 horas ni esperarme otro día para preguntarme y darme la posibilidad de explicarme. Es decir, el muy inútil del que me baneó primero intentó preguntarme algo, (no sé el qué), pero tras ver que no contestaba se largó y después decidió banearme, debió pensar: "bah, que le den".

Es un sitio donde en general no hay mucho nivel, (¿por qué iba a haber nivel si tratan así a los jugadores?) y donde pagar 8 o 10 euros al mes solo sirve para que la gente sepa que pagas: poder poner una foto y cambiarse el color de tu texto. Lo califico como muy noob, como si estuviera diseñado por niños rata. Juegos como el futbolín es lo de más patético que he visto a nivel de diseño informático y jugabilidad que he probado en más de 20 años que llevo en internet: os invito a probarlo. Es un What The Fuck contínuo. La página se queda en un mal intento de imitar a aquella mítica página web de juegos online de los años 90, llamada Jippi.

Así que ahora buscan a jugadores que hablen español para traducir la página que por cierto, da bastante mala imagen lo mal traducida y los errores que hay al español. Estuve a punto de enviarles un mail y ayudarles pero, ¿por qué iba a hacerlo? No descarto que me enganchen otra vez el nick y me lo vuelvan a banear. Cuando en un sitio dejas que los baneos sean discrecionales y a juicio de un zoquete, suceden estas cosas. Lo normal es que el sitio se extinguiera, pero lo que se extinguen son los jugadores, que a menudo desisten de jugar en el sitio. Yo sigo porque aun con todo ello, no me parece malo del todo, aunque el sistema de juego de 1 minuto por movimiento refleja el profundo desconocimiento en sí del othello. 

Por supuesto mis partidas en Fly or Die son muy pocas, lo configuro como el sitio donde menos juego. Mi nick en Fly or Die es oculto, no tiene nada que ver con mi nombre ni pongo ningún dato sobre mi, y como es lógico no voy a revelarlo por aquí. Tiene la maldición de ludoteka, donde calculo que el 90% de jugadores son principiantes, el 5% son intermedios, el 2,5% restante son muy buenos y el 2,5% restante son tramposos. Esto significa que cuando quieres jugar con jugadores muy buenos, tienes un 50% de probabilidades de toparte con un tramposo. Aun con todo, como son tramposos "noobs", no se saben configurar bien el programa y cabe la posibilidad de incluso ganarles jugando limpiamente, lo cual conlleva que te acusen de tramposo. De hecho marcan a los jugadores que a juicio de no se muy bien el qué, hacen trampas. No descarto que lo hagan en base a intentar un moderador jugar con ellos con programa, así que si el moderador es un cafre, (como parece que es) que no se sabe ni configurar bien el programa y le ganas, te ganas también la etiqueta de tramposo.

viernes, 15 de junio de 2018

Jugar en un tablero físico



De nuevo vuelvo a insistir añadiendo algunos detalles y características sobre las diferencias de jugar en un tablero físico, a la vez que completo los dos vídeos aportando más comentarios. En primer lugar comentaré brevemente los inconvenientes de jugar en un tablero físico, sin hacer aquí mucho hincapié en la tipología de tableros. No puedo evitar citaros el artículo del blog de Othello Classic, donde muestran una amplia gama de tableros de othello. Es evidente que pueden existir diferencias (pequeñas) entre jugar con un tablero u otro. No será este el último artículo en el blog de esta temática. Empecemos. 

Inconvenientes de jugar en un tablero físico

Quizá un motivo de debate sería cuestionar si con una tablet o una pantalla táctil de unas cuantas pulgadas, se podría jugar más cómodamente. Algunos exacerbados defensores de la tecnología argumentarán que es más positivo incluir dicha tecnología en los torneos y que jugar con un tablero debería ser algo más propio del Siglo XVIII. Bien: no estoy de acuerdo aquí. La norma básica debe ser la de prohibir cualquier dispositivo electrónico durante el desarrollo de una partida. Concesión hecha a parte, al juez de silla, y únicamente al juez de silla. Ni siquiera me parece incluso digno de un fair play al 100% que el juez de la partida esté con el ordenador transcribiéndola. En cualquier movimiento en el que el jugador se levante o se mueva, podría leer los comentarios de Liveothello o cuanto menos ver la disposición del tablero en otro formato. Hay notables diferencias que pasaré a comentar y que hacen incompatible utilizar un dispositivo electrónico durante la partida, incluso cerca de ésta. Más allá de cámaras o de un diligente juez de silla a la debida distancia no tanto mirando comentarios por Liveothello sino más bien asegurándose de que los jugadores no hacen cosas raras, debería estar garantizado. Ni qué hablar de la terrible ventaja de utilizar una transcripción como Liveothello y matar 2 pájaros de un tiro. Sin cuestionar su indudable utilidad y comodidad, su implicación en un juego limpio es cuanto menos cuestionable. No va a ser decisivo quizá en muchas partidas, más bien del ahorro de tiempo que le puede suponer al jugador que lo haga, en vez de anotar. Aunque, si puedes evitar anotar y que lo haga tu compañero a través de Liveothello, realmente la desventaja tal vez se la transfieres a él. En todo caso, no creo que sea la imagen profesional y de fair play que se deba transmitir a nuevos jugadores. Si se juega un torneo, debe ser serio: no una quedada entre amigos para pasar el rato. Si es lo segundo, nada me impide a mi llamarme "Zorro blanco" en el próximo torneo o exigir de acuerdo a la Ley Orgánica de Protección de Datos que mis datos sean borrados de tal página web, entendiendo que no son legales. 

Este es uno de los inconvenientes de jugar con tablero físico: anotar. Cuestionable también, cuanto menos, dicha presunta obligación. En torneos en japón no se ha hecho durante un tiempo, (y no todos los jugadores transcriben posteriormente la partida). Podría dejarse a elección del jugador, si posteriormente desea analizarla. Sin embargo, sigo sin encontrar la motivación en atesorar todos los juegos. Más importante aun: si no se le da una publicidad a esos juegos la sensación que se da es que se trafica con ellos. Que nuestro juego pase a formar parte de una base de datos con miles de juegos utilizada con fines de terceros jugadores para hacer estadísticas sobre las aperturas más jugadas y así mejorar y preparar su juego gracias a nuestros juegos, es un poco injusto. Así que la motivación de las transcripciones debería estar clara. 

Características de jugar en tablero físico


1- Misflips: Otro de los inconvenientes es el tiempo que se pierde en voltear los discos, además de los hipotéticos misflips. Un misclick tal vez también sería cuando se te cae la ficha donde no toca, aunque no he visto que haya pasado nunca. Errores como los del portero del Liverpool en la final de la Champions del 2018 ponen de manifiesto que este tipo de errores groseros en el othello no se deberían de corregir, más que por el propio rival, sin que el juez tal vez deberia intervenir en la partida. Es decir: si te cuelan un misflip, es responsabilidad tuya detectarlo. No obstante y aunque debatible, tampoco me parece mal que una tercera persona informe de esa jugada. De nuevo, no existen normas rígidas al respecto. (Esta norma permitiría la picaresca de no permitir al rival corregir un misflip que creas beneficioso).

2- Perspectiva: De nuevo, no es lo mismo ver un tablero físico en un ángulo de 90 grados, que sentado en según qué sillas, de igual modo que no será lo mismo verlo de pie que sentado. Cuanto más baja la mesa, mejor. Cuanto más alto seas tú, también.  En cambio, un tablero en una pantalla generalmente se verá igual. Al margen de las 3 dimensiones que se pierden desde la perspectiva aérea, los discos blancos se ven negros por el borde, y viceversa, salvo que juguemos en un tablero de panel, que es bastante distinto del tablero oficial. Como no iba a comentar diferencias entre tableros aquí lo dejaré. Sí debo comentar que las normas deben ir enfocadas a valorar si debe estar permitido que un jugador siga el juego por ejemplo de pie o colocando su cabeza encima del tablero. Debe notar el lector que yo mismo a veces me pongo de pie, por lo que este artículo no es ninguna crítica a ningún jugador que lo haga, es simplemente una opinión con el objetivo de dar luz sobre unas normas de desarrollo ético y profesional y comentar a la vez diferencias entre jugar en tablero o no jugar. En este sentido mi idea va más bien encaminada a no permitir que un jugador se levante. Desde Tailandia creo que fue, donde un jugador se quejó que mientras su rival está de pie, su posición psicológica es más dominante, como si estuviera por encima de él, influyendo en el juego. Evitar estas suspicacias es sencillo añadiendo una línea a las normas: Los jugadores no pueden más que levantarse para ir al baño, punto final. 

3- Colocación: Los discos en el tablero de los vídeos no están insertados de modo perfecto. Un rápido volteo, a menudo puede generar para jugadores que no tenemos mucha experiencia, que el disco no quede en medio. Tejer jugadas con este pequeño handicap no siempre es fácil, especialmente si estamos acostumbrados a la perfección de discos que observamos online. Es un detalle a tener en cuenta, y aunque podemos retocarlos en nuestro turno, (y en teoría solo en nuestro turno), también se pierde valioso tiempo. 

4- Profundidad: Es habitual cuando juegas partidas rápidas e imaginas movimientos profundos, voltear varios discos con la cabeza. Esto es sencillo en un tablero de 10x10cm, pero en un tablero de más de 30 centímetros, nos va a costar más ver estas jugadas, (a no ser que nos alejemos) y en general tardaremos más por eso mismo. El ritmo de juego será también por ello sustancialmente más lento, debiendo adaptar el torneo a estos factores. Por ejemplo, carece absolutamente de sentido jugar una partida presencial a 1 minuto, siendo imposible para la mayoría de jugadores terminar el juego. Esto pone de manifiesto el tiempo que se tarda en mover los discos, ya no diré en pensar mínimamente una jugada. 

Características del tablero e hipotéticas mejoras


1- Borde sólido. El bajo peso del borde actual es bastante ideal. En cuanto a no poderse doblar por la mitad para guardarlo, aunque incómodo, reconoczo que tiene su gracia. Es mucho más elegante un tablero sin fisuras que uno que se pueda doblar. Por otro lado, el molde ha marcado un pequeño cráter en el centro y aunque ligeramente imperceptible, no debería estar. Cuestionable también la indicación central, aunque no me parece del todo mal. Por último la sustentación parece que con cuerdas da la sensación de estabilidad al jugar pero inestabilidad con el tiempo o ante una hipotética caída. Realmente, casi todos los productos deberían gozar de 2 testeos: 1- Test de caída y 2- Test del Café. No hará falta que describa ambos test. A los teclados de ordenador se les sometía a estos test y posteriormente se pusieron de moda canales de youtube hace unos años donde sometían a estos 2 mismos test, (entre otros como el test del agua o el test solar) a teléfonos móviles y otros productos de tecnología, dando por hecho que los de mayor calidad debían superar los test. No es quizá sorprendente que, en productos tecnológicos muy avanzados, no pasen los test más sencillos. Sin embargo sí creo que son test que debería superar un tablero de othello. En este sentido, una base tipo ajedrez, que soporte líquidos, no estaría de más. Por otro lado, una adherencia haría más difícil voltear los discos, por lo que el othello es realmente un juego especial en este sentido. 

2- Reloj y soporte de Stats. Que diga que no se deben permitir productos informáticos no implica que no se deban completar los tableros con quizá otros detalles que los engrandezcan. A parte de un buen manual para aprender a jugar u otras informaciones, (el mismo tablero oficial en su caja incluye el nombre de los ganadores del WOC), un pequeño reloj personalizado para controlar los tiempos estaría bien, además de la posibilidad de anotar los resultados en alguna pequeña calculadora. No es muy difícil hacerlo. 

3- Adhesivos en el soporte. El borde algo tosco de este modelo hace que según la superfície no solo no apoye bien, sino que el tablero se mueva como se aprecia en algunos vídeos. Unas pegatinas a modo de sticks en la base deberían estar garantizadas, bien que nos den unas 100 con cada tablero, o bien que estén fijas para que no se deslice, tal y como cuentan con ellas la mayoría de teclados de ordenador. ¿Os imagináis escribir y que se vaya moviendo el teclado debido a la presión de las teclas? Pues eso mismo. Por último, un kit de limpieza de los discos tampoco estaría mal.

miércoles, 13 de junio de 2018

Firmar o no firmar - Parte I

Parte I

Me gusta llevarme un folio de recuerdo con la firma de jugadores de élite del othello. Creo que es honorable que un jugador te pida la firma para guardársela, simplemente como una anécdota o recuerdo físico de aquel día tan especial en el que se disputó un campeonato de othello europeo en tu ciudad o país. Sin embargo no todos los jugadores comprenden el por qué requiero la firma después de las partidas, lo que me ha llevado a dejar de pedir la firma, aunque me pese, parece que a algunos les molesta esa tesitura. 

Para comprender de lo que estoy hablando, tengo que explicar todo, punto por punto, como he llegado a pedir firmas a los jugadores nacionales y extranjeros. Todo esto nos lleva a las hojas de anotación en los torneos... y también de paso, toca fuerte con la carencia de normas rígidas, (me gustaría más utilizar aquí la palabra "firme") al respecto. 

Todo se remonta al 2013, año en que participo en mi primer evento europeo. No lo hago especialmente mal. Me animo a participar por muchos motivos, varios de ellos ya comentados por el blog, aunque como considero que es un tema importante en la difusión del othello, seguramente hablaré más del tema aunque suene redundante. Quizá me animo a participar porque un jugador me requirió desde Playok que le confesara cuanto tiempo llevaba jugando al othello. Le contesté que unos 6 meses, y era cierto, empecé a jugar a diario desde agosto del 2012, antes había jugado ocasionalmente, aunque conocía el juego desde el año 2000-2002. Realmente no lo podía saber con certeza. Para mi el tiempo que cuenta desde que empezamos a jugar al othello es cuando lo jugamos con habitualidad, digamos al menos una partida a la semana. No se si fue un jugador (o varios) que desde Playok me llamaban mentiroso porque no concebían que yo jugara tan bien tras tan solo unos 6 meses jugando. Más tarde, en el 2017, el jugador brasileño Mitsuru Dairokuno ganó un importante campeonato suficiente como para que le diera derecho a participar en el la serie mundial*. No estoy seguro al 100% de esto, ya que lo leí en un grupo de Facebook hace bastante tiempo y a día de hoy he tratado de buscar dicha información para contrastar y no la he podido encontrar, pero se comentaba que dicho jugador había aprendido a jugar hacía tan solo 6 meses. Eso implica algo que muchos ya deberíamos conocer: no se requieren muchos años para convertirte en un jugador potente de othello, (ganar el mundial quizá es otra historia). 

*Por alguna razón en el Campeonato Mundial únicamente pueden participar los 3 mejores de cada país (mujeres y niños a parte). No se si sería más positivo para fomentar el juego que pudieran participar todos. Quizá la explicación puede ser el elevado coste de preparar un evento con más de 300 jugadores, puesto que en un campeonato mundial de estas características, la participación se dispara hasta los 100 participantes de media. Creo que sería necesario organizar un torneo abierto donde pueda participar quién quiera, al fin y al cabo los tableros se pueden diseñar con cartón o papel, y no creo que en lo demás el coste supere en demasiado organizar un torneo entre 100 participantes o 300. Quizá participarían todos los japoneses y coparían las 20 primeras plazas y podría no ser "interesante", desconozco absolutamente el motivo por el cual solo pueden participar los 3 primeros de cada país en la serie mundial. En realidad, creo que compete a cada asociación decidir qué 3 miembros van, ya que en Japón realizan una liga bastante exhaustiva para ir a la serie mundial, hasta el punto de que por desgracia grandes jugadores japoneses muy buenos se quedan fuera de la participación. Si quieren evitar la participación de jugadores de una determinada nacionalidad pueden hacerlo convocando eventos a nivel europeo, en este sentido el EGP me gusta porque no priva a nadie de querer participar, sea principiante o experto. Igual sucede con el campeonato de España. 

Así que estoy firmemente convencido de que podemos lograr grandes resultados leyendo el libro de Rose que es precisamente lo que hice, además de iniciarme en el blog de Jorge y el manual de Tastet y Lazard. Material de lectura y posteriormente partidas en internet utilizando el máximo de tiempo posible para seleccionar la estrategia más adecuada. Quizá no se aprende mucho si no se pone esfuerzo en ello, pero analizar los juegos que es lo que yo hacía, me permitía mejorar relativamente rápido, a pesar de quizá no llevar más de 500 partidas en Playok.

Así que motivado por mi positiva progresión, participé en mi primer EGP. Allí me comunicaron el tema de las hojas de anotación, que por aquel entonces ignoraba bastante. Me dijeron que como era mi primera participación, podía no anotar en la hoja. Lo intenté en las primeras partidas, y tuve 2 o 3 descuadres. Traté de solucionarlo pero fui incapaz, por lo que desistí de anotar en medio de la partida. De hecho no recuerdo ni qué hice con las hojas, creo que las dejé en el lugar del torneo. Mi idea no era ni mucho menos repetir, simplemente quería participar para probar y ya está, por eso creo que es muy trágico que jugadores sean maleducados con jugadores que participan por primera vez en un evento, porque pueden hacer que dicho jugador simplemente no vuelva a participar más ante tal experiencia. 

Después de aquella experiencia no le di más vueltas al tema. Me fui a mi casa y al cabo de unos días volví a jugar en Playok. Y es que jugar un torneo es agotador: no me apetecía jugar más al othello por unos días, pero tras descansar, volvía a tener las mismas ganas de siempre. Así fue como me puse a jugar en Playok y no fue hasta entonces cuando tras las jugadas de Playok me vinieron a la memoria las jugadas del EGP. Pensé, ¿y si tenía alguna partida ganada? ¿por qué no las analizo? La respuesta era muy evidente: no podía analizarlas simplemente porque no las tenía. Así que no había lugar a debate, incapaz de transcribirlas días después, lo único que podía hacer era darme cabezazos contra la pared por no haber transcrito bien las partidas y haberme llevado una copia. 

Pero el destino me reservaba una sorpresa. Òscar, El organizador del torneo del EGP en Barcelona, publicó las partidas en el grupo de jugadores de othello de yahoo, por lo que pude tomar partida por partida para cargarla en el Zebra y poder analizarla. Una decisión que ahora vista en perspectiva, es cierto que puede ayudar a difundir el juego. La idea creo que es la que subyace a cualquier red social: que es que este tipo de eventos gocen de cierta publicidad y se vaya hablando y comentando sobre los mismos, incluso días después de que se hubieran celebrado. Dichas actuaciones de karma positivo no solo incentivan a que los que han participado lo vuelvan a hacer, sino que pienso que sobre todo ayudan a que jugadores que no han participado  nunca, vean que hay movimiento y que pueda merecer la pena formar parte de ese grupo.

viernes, 8 de junio de 2018

El Sistema de los Dans

 Foto

En multitud de páginas web nos asignan un Elo acorde con nuestro nivel de jugadores. Aunque aporta cierta información, creo que el sistema de los Dans es más preciso y ayuda a clasificar mejor a los jugadores según su nivel, en este caso de Maestro. Es decir, el Dan te otorga el nivel de Maestro en un juego, pero incluso a ese nivel, hay ciertas diferencias.

Empecemos reconociendo que en el othello adquirir el nivel de Maestro es muchísimo más sencillo que en otros muchos juegos. Si fuéramos teóricos, podríamos afirmar que el othello es por tanto, muchísimo mejor juego que el ajedrez u otros juegos donde un tedioso entrenamiento durante años puede no valer para que tu nivel sea tan alto como para llegar a competir (solo competir) contra los mejores jugadores del mundo. Aquí deberíamos definir lo que significa competir, que para mi viene a ser jugar una partida contra grandes jugadores haciéndoles pensar, (o al menos, haciéndoles pensar bastante). En definitiva: hacer que se esfuercen. Por ejemplo y volviendo a las metáforas deportivas: un equipo de muy bajo nivel de fútbol, no podría competir con el Real Madrid, por ejemplo un equipo formado por jugadores como mis amigos y yo. No tendríamos nivel físico y seguramente ni siquiera calidad para tratar de ganarles. Probablemente, los jugadores del Madrid nos ganarían sin esforzarse, pero por supuesto tendrían que correr y puede que hasta sudar. En los deportes mentales creo que existiría el mismo concepto: en el momento en que hacemos que un rival se tenga que poner en serio para ganarnos, implica que estamos compitiendo en igualdad de condiciones contra él y que por tanto nuestras opciones de ganar pueden ser reales.

El hecho de que el othello sea poco popular en comparación con el ajedrez, puede llevar a pensar que se debe a que en realidad un juego es mejor cuanto más se tarda en llegar al nivel de Maestro, pero yo pienso que el othello es poco conocido por otros motivos, (redactados en otros artículos a lo largo de este blog), y que el hecho de que se tarde poco en llegar a un nivel muy elevado en el othello, es más bien una característica muy a favor. Nos puede molestar o resultar pesado volvernos expertos en otros juegos como el go o el ajedrez, pero en el othello nos costará menos tiempo, y eso pienso que es bueno.

Una prueba de esto es el elevado nivel de jugadores menores de 12 años. Sin ir más lejos el finalista mundial, de 12 años en el pasado campeonato mundial, capaz de ganar 12 partidas en la liguilla general, (sistema suizo). Así que en el othello más que en otros juegos, quizá es necesaria una clasificación a nivel de Maestros y ahí es donde entran los Dans.

Según he leído por internet, el Dan proviene de otras disciplinas como el Karate o el Taekwondo. En teoría, y solo en teoría, un Dan se otorga a aquél que logra ganar un campeonato oficial. Como ya me imagino que muchos sabréis, en el Karate clasifican el nivel de los luchadores por el color del cinturón, empezando por el blanco y terminando por el negro. Esto es: el luchador con el cinturón de color negro se convierte en el luchador más avanzado. Ha aprendido todas las teorías necesarias y ahora ya no le queda más por aprender, sino por luchar de igual a igual contra otros de su mismo nivel. Esto se complica un poco más en ciertos casos al añadirle la etiqueta de "profesional", es decir: en algunos casos el Dan se utiliza para indicar que un jugador o luchador es tan bueno como para ganarse la vida profesionalmente con ello. Dado que eso no sucede en el othello, (al menos a gran escala), voy a prescindir de este matiz a lo largo de este artículo. De modo que cuando alguien es cinturón negro, debe ganar un campeonato, lo cual le otorgará su primer Dan. Es árduamente complicado llegar a ganar un campeonato, por lo que acumular hasta 9 Dans, puede ser algo muy difícil. Aquí ya me pierdo bastante entre lo que he leído, ya que parece ser que cada organización (según hablemos de Karate u otras disciplinas) impone sus propias normas y sistemas de valoración. Por ejemplo en ciertos casos a partir del cuarto Dan, no te vale con ganar un campeonato, sino que tiene que ser un Campeonato donde luches contra otros jugadores de Cuatro Dans, de ahí que realmente tu quinto Dan, sea merecido. A partir del séptimo u octavo dan, en la mayoría de casos sí que he visto cierta unanimidad al afirmar que únicamente serían merecedores de tal galardón los que hayan ganado un campeonato mundial.
 

No es de extrañar pues, que según el juego, el sistema difiera ligeramente. Por ejemplo en el ranking oficial del ajedrez encontramos a ajedrecistas con un Elo superior a 2800, mientras que en el othello según el Ranking oficial de la FFO son pocos los agraciados que superan los 2500 puntos. El Elo incluso varía según estemos hablando del ranking, por ejemplo la USOthello establece otro ranking donde tienen en cuenta el número de discos sumados. Además, cada página web, establece su propio Elo, que suele ser similar en muchos casos, con algunas pequeñas diferencias como son por ejemplo el punto de inicio, (suele oscilar entre 1000 y 1500).

Sin embargo a nivel de othello, únicamente he visto en Othello Quest este sistema. Se basa, como vengo comentando, en el formato oficial. El sistema empieza por los Kyu. Todos se inician en 30 Kyu. Este es el nivel de principiante. Según vas ganando partidas, el sistema baja hasta llegar al primer Kyu, el previo al primer Dan, después empieza a subir. Aquí creo que es importante destacar una pequeña puntualización: El sistema de Dan debe ir de la mano con el sistema de Elo. Es decir; este sistema que paso a describir debe ser un sistema complementario al sistema de Elo, que viene a reforzar y describir el verdadero nivel del jugador. Es cierto que un jugador de un Elo de por ejemplo 2300 puntos debería ser mejor que otro de por ejemplo 2000 puntos. Sin embargo, en el othello, dados los pocos torneos oficiales que hay, a menudo no siempre es cierto. En otros casos: la diferencia real de 300 puntos quizá es excesiva. El sistema de Elo por sí solo aunque es útil, no nos puede llegar a describir con suficiente fiabilidad el nivel del jugador, y ahí es donde debería apoyarse en este sistema, basado quizá en los logros personales de los jugadores, contra otros jugadores de su mismo nivel. Por ejemplo si un jugador ganara un torneo contra jugadores de un nivel inferior, eso implicaría que su Elo subiría, pero no merecería el Dan, ya que lógicamente solo debería ser otorgado si demuestra ganar con cierta solvencia a otros jugadores de sus mismo Dan. Aquí pienso yo que el othello es también especial: jugadores que tendrían el mismo nivel, pueden cosechar resultados muy distintos en el mismo torneo dependiendo de la apertura de sus rivales o de otras cuestiones más relacionadas con el azar. Yo creo que si se organizara un torneo de othello con más de mil jugadores, sería complicado ver a un jugador que sistemáticamente gana año tras año, ya que más bien se tenderían a repartir mucho los resultados, especialmente si se juegan muchas rondas. No obstante no pretendo quitarle mérito a Takanashi, y es evidente en mi opinión que su nivel está un punto por encima de cualquier otro jugador del mundo, dados los 5 campeonatos mundiales que ha ganado. A pesar de todo, no es posible económicamente organizar un macroevento de othello tan grande, por lo que todo lo que escriba al respecto no son más que pronósticos.

¿Cómo debería funcionar entonces el sistema?


Aporto una posible solución. La matemática detrás del sistema de Elo me parece correcta, aunque se debería establecer un criterio fijo para el factor k (la constante) así como un sistema para la introducción de nuevos jugadores en el mismo. Una de las controversias de siempre que ha tenido el sistema Elo ha sido sobre como introducir a nuevos jugadores en el mismo. En muchos casos se ha solucionado por no asignarles un Elo hasta que no hubieran jugado una muestra de partidas significativas. Las muchas posibilidades u opciones de falsear el sistema de Elo propician, en mi opinión, que se deba tener en cuenta el nivel del Dan como complementario a este sistema.

Partiendo de los 30 Kyu, el sistema no creo que tuviera problemas en requerir pocas victorias para que los jugadores lleguen al nivel de 20 Kyu, el nivel intermedio. Partiendo de 1000 puntos de Elo, se debería lograr al pasar de los 1500 puntos. A partir de aquí, el sistema sigue igual hasta el cuarto Kyu, entonces, se consigue el nivel de avanzado. En Othello Quest te proponen ganar 4 partidas seguidas, y como te juntan con rivales de tu nivel, resulta muy complicado conseguirlo, aunque no por ello es un sistema poco válido. En mi opinión se debería fijar el porcentaje. Por ejemplo, si has jugado una muestra significativa contra jugadores de 1700 puntos de Elo (por ejemplo 50) y tu ratio de victorias es superior a un % superior a la mitad, (por ejemplo 60%), es evidente que de media, eres mejor que ellos. Por tanto, deberías subir de nivel, por ejemplo de Kyu. El problema viene cuando debemos determinar ese %, pues si jugamos muchas partidas, va a resultar muy complicado variarlo, y al contrario, jugar muy pocas puede resultar sencillo manipularlo si tenemos suerte. Por lo contrario, si perdemos muchas partidas seguidas, nos puede costar revertirlo, aunque por otro lado, debería ser justo si esos jugadores tienen nuestro nivel. El problema viene, de nuevo, cuando no tenemos una muestra significativa de partidas. Es estadísticamente aceptable tomar como volumen de datos de una muestra un número de al menos 24 datos. No obstante y dada la característica del othello, ese número debería ser mucho mayor, (quizá entre 50 y 100). En Othello Quest funciona muy bien, partiendo de esta diligencia estadística, el problema de Othello Quest es que como toda página web o aplicación para jugar, peca de querer ir muy de prisa en esa catalogación del nivel de jugadores. Los nuevos jugadores en Othello Quest probablemente desean tener un Elo nada más empezar a jugar, cuando lo correcto tal vez sería que no lo tuvieran hasta llegar a unas 100 partidas, y que su Elo fuera más bien algo provisional. Sin embargo esto implicaría que sus juegos tampoco tuvieran consecuencias en el Elo de jugadores más veteranos, (recordamos que el sistema funciona por autoemparejamientos, sin poder tu decidir con quién juegas) por lo que si no asignan un Elo rápido a un jugador, el sitio perdería cierto atractivo. Por ejemplo a un jugador no le gustaría jugar una partida no clasificable, podría sencillamente dejarse ganar rindiéndose y volver a jugar a ver si en la siguiente ocasión le tocaba contra otro jugador que no fuera nuevo y sí tuviera Elo, en perjuicio del nuevo jugador, que no podría jugar y por tanto asignar un Elo a su nivel, o bien su Elo sería el reflejo de sus falsas victorias provisionales. Esto explicaría por qué en Othello Quest tras hacernos un nick y ganar 4 o 5 partidas seguidas, nos salen unos jugadores de 6 dans y más de 2300 puntos de Elo como rivales, a pesar de tener nosotros 20-25 Kyu y 1700 puntos de Elo: porque el sistema busca de este modo encasillarnos en nuestro nivel lo antes posible, de modo que si somos unos jugadores de 2200 puntos de Elo reales, ascenderemos rápido a ese nivel. Por lo contrario, si somos unos jugadores de un nivel más intermedio, (como por ejemplo el mío), el hecho de tener que jugar contra rivales tan fuertes, nos perjudicará por lo contrario: una derrota contra quién no debimos ni jugar hará que nuestro porcentaje de victorias baje, de nuevo perjudicando mi propuesta de Dan en base al ratio de victorias. Por ello es preciso antes de asignar el Dan en base a ello, determinar nuestro nivel previo para poder así el sistema encasillarnos con jugadores de nuestro nivel, el problema es de nuevo, (el pez que se muerde la cola) como determinar nuestro nivel si no hemos jugado, es decir, como introducirnos en el ranking.

Por último, puede ser que no hayan jugadores de nuestro nivel con los que jugar, por lo que el sistema podría tener ciertas equivalencias. Por ejemplo: si tenemos 1800 puntos de Elo y somos 1 Kyu, deberíamos ganar el 55% de las veces que juguemos con rivales de entre 1800 y 1850 puntos para conseguir el primer Dan, medido ese porcentaje, en un rango significativo, de por ejemplo 30 partidas. El problema y como ya vemos en Othello Quest, es que jugar esas 30 partidas, puede ser muy complicado, y que de nuevo si empezamos suficientemente mal por alguna razón, puede ser casi imposible lograrlo. De ahí que Othello Quest apueste por la teoría de ganar torneos, por lo que te requiere 4 victorias seguidas. Para ganar un torneo de othello habitualmente necesitaremos (como mínimo) esa racha. Siguiendo con othello Quest, una vez consigues el primer Dan, para el segundo te exigen creo que 5 victorias, pero además un segundo requisito: Tu elo debe ser superior a 1800 (por lo que tus rivales, generalmente también lo serán). Lo bueno es que el sistema en este caso es acumulativo, y si ya venías de ganar 4 seguidas para conseguir el primer Dan, te puede pasar que ganando la siguiente, asciendas directamente al segundo Dan, como vengo comentando, apuestan por la rapidez de asignación de puntuación. El sistema es similar a partir de aquí. No recuerdo bien, pero no difiere mucho de lo siguiente: 4 victorias seguidas y más de 1900 puntos para el tercer Dan, 4 victorias seguidas y más de 2000 puntos para el Cuarto Dan, 5 victorias seguidas y más de 2100 puntos para el Quinto Dan, 6 victorias seguidas y más de 2200 puntos para el Sexto Dan y 7 Victorias seguidas y más de 2300 puntos para el Séptimo Dan. Creo que nadie tiene 8 Dans en Othello Quest. Curiosamente, aunque el requisito de victorias consecutivas es el mismo, (8 de 8), el requisito de Elo difiere según el jugador, (me imagino que en base al %). Mientras aquí podemos ver que FoompyKatt necesita tener más de 2500 puntos de Elo, SuperAce, el primero del ranking, requiere +2700 puntos de Elo. Es decir, el sistema ya tiene en cuenta este tipo de situaciones donde un jugador parece que tiene un nivel desbocado.

Siguiendo en base al artículo de Fabrício Silva, sobre el nivel de los jugadores mundiales, sí es que es posible establecer cierto paralelismo puramente intuitivo y no tan matemático, en base al nivel de jugadores reconocidos mundialmente. El Dan nos debe ofrecer una idea general del nivel del jugador, obviando que cualquier Dan otorga el nivel de Maestro; es decir, de un jugador lo suficientemente fuerte como para conocer en líneas generales todos los trucos, trampas y curiosidades que el juego ofrece.

Creo que es más sencillo empezar desde arriba hacia abajo. Si tenemos claro que no existe humano capaz de batir al Zebra o al NBoard en profundidad suficientemente elevada, estaríamos hablando de que los programas deberían tener en efecto 10 Dans, el máximo nivel posible. En algunos casos se asocian los niveles superiores al octavo Dan como un nivel profesional, en otros casos fijan la siguiente regla: Campeón del mundo 10 Dans, candidato a Campeón del Mundo: 9 Dans. En el panorama del othello, no creo que hayan jugadores mucho mejores que Takanashi, eso es evidente. La pregunta correcta sería: ¿es él tan superior al resto? Esto implicaría otorgarle a él ser el único válido con 9 Dans, dejando a los candidatos para ocupar su puesto en el nivel del octavo Dan, (Seeley, y otros jugadores que han ganado recientemente las series finales o han alcanzado la semifinal). Aclarado este matiz, nos permite fijar los 3 últimos Dans, con la lógica consiguiente de que hay más jugadores cuanto más bajamos.

Resumiendo: Con 10 Dans estaría el Zebra en profundidad de 26 o el NBoard en profundidad de 30, con 9 Dans únicamente estaría Takanashi y con 8 Dans, los que han quedado segundos en una serie mundial en los últimos años, (entre los que estaría Akihiro, de 12 años). Su corta edad y alto nivel sería una prueba irrefutable de que el othello es un juego maravilloso porque permite llegar a un gran nivel si un jugador se esfuerza suficiente. 

Otra de las características hasta ahora no comentadas de los Dans en este artículo, es que en teoría no se pierden. No puedes perder tu nivel de Maestro básicamente porque se presupone que no tienes o no vas a tener amnesia, (no olvidas lo aprendido). Sin embargo resulta evidente que si no juegas durante mucho tiempo, tu nivel debería bajar. En mi opinión esto no me parece relevante, (motivo por el cual no lo he comentado hasta ahora), por varios motivos: 1- Sí es cierto que tu nivel puede bajar, pero no lo va a hacer demasiado, 2- Puedes volver a conseguir el nivel que tenías antes jugando muy pocas partidas y por último este es otro motivo de sesgo del sistema Elo, como reintroducir a jugadores que hacía tiempo que no jugaban, aunque no me parece un sesgo muy grande.

En mi opinión con 7 Dans estarían jugadores como Berg o Tastet, que han demostrado ser de los jugadores más fuertes a nivel Europeo y quizá estar un puntito por encima de otros jugadores europeos pero no tanto como para copar el Top 4 mundial (aunque sí tal vez para aspirar). Por supuesto, no son los únicos, (seguramente Takuji también esté ahí) pero en este artículo no pretendo ni mucho menos hacer una lista exhaustiva con todos los jugadores que yo creo que deberían tener 7 u 8 Dans. En general: jugadores que han llegado a copar las 10 primeras posiciones en un mundial o hacer Top4 en un torneo Europeo deberían tener sin duda 7 Dans.


Bajamos a 6 Dans, donde en mi opinión simplemente tendríamos que fijarnos en el nivel de los jugadores antes citados para meter en esta categoría a esos jugadores que han perdido más veces con ellos, pero no en una cantidad apabullante de derrotas.  Cualquier jugador de 6 Dans debería poder hacer top 10 en una serie mundial (y remarco lo de debería poder, ya que como sabemos, no es algo exacto y un jugador que por ejemplo quede top 30 también podría tener 6 Dans pero no haber tenido el día en el torneo). Si seguimos con 5 Dans... ahí sí que ya estarían jugadores muy potentes que pueden aspirar a quedar Top 30 en un mundial o a dar guerra en campeonatos Europeos derrotando aunque sea con suficiente suerte, a jugadores de 6 o 7 Dans, (aunque lo tendrían muy complicado, sino imposible, contra ya jugadores de 8 o 9 Dans). Mi objetivo es llegar a este nivel. 

Seguimos bajando a 4 Dans, el nivel de jugador de Maestro nacional, que sería un nivel como de los mejores de su país. Son los jugadores que suelen participar en torneos nacionales. En mi opinión, se debería potenciar la entrada de jugadores intermedios o principiantes en torneos. La pirámide poblacional en torneos no debería estar invertida, pero ello será quizá motivo de debate en otros artículos. 

Si llegamos a 3 Dans, quizá serían jugadores con Nivel de Maestro, pero no con un nivel quizá de juego final muy potente. Seguro que nos ha pasado el jugar con jugadores que se conocen aperturas y juegan relativamente bien el juego medio, (MPS, Movimientos Perfectos Silenciosos) pero que en el juego final cometen errores bien porque no les queda tiempo o bien por falta de entreno en juegos parejos. Bajando a 2 Dans estarían jugadores que se conocen aperturas y han abierto programas para analizar pero que no se conocen muchas aperturas hasta muy avanzado el juego. Por último con 1 Dan debería estar un jugador con nivel de Maestro suficientemente avanzado como para no ser considerado un jugador habitual avanzado, es decir: debería ser capaz de vencer a jugadores intermedios con cierta solvencia. 

En resumen: esta sería mi categoría de jugadores por Dans, que, ni mucho menos he pretendido clasificar por nombres personales a todos los jugadores de élite reconocidos en la actualidad. Creo que aporta bastante más información que el Elo, y el sistema a nivel de Dans debería establecerse de alguna manera tal vez parecido a como funciona en Othello Quest. En futuros artículos escribiré dando más detalles sobre los niveles de Dans, quizá poniendo como ejemplos jugadas en partidas y basándome mucho en Othello Quest, que es mi inspiración en este artículo.

miércoles, 6 de junio de 2018

¿Desaparecerá el EGP de Barcelona?



Me conmociona el hecho de que no se disputara más. Los motivos parece que son en primer lugar la baja participación de jugadores nacionales españoles. El problema en mi opinión es que tal vez sentarían un precedente y deberían comentar a partir de qué número de jugadores locales se considera aceptable la participación. No me parece bien que lo retiren, ni mucho menos que no consulten antes con los jugadores españoles que sí participamos, cual es nuestra opinión (aunque parece evidente). No obstante, puede ser democráticamente justo, si al fin y al cabo los jugadores extranjeros son mayoría en un evento por ejemplo en Barcelona. Parece lógico desde este punto de vista, que se deje de disputar. 

Esto es especialmente llamativo si atendemos a la diferencia en comparación con otros eventos celebrados por ejemplo en Praga o París, donde pueden llegar a haber hasta 40 jugadores. Contrasta con quizá los 8 o 10 que pueden jugar en Barcelona o Madrid. Debido a la poca participación, el presupuesto para organizarlo es también más modesto, pero sobre todo pone de manifiesto otras lógicas que paso a comentar. 

Si yo vivo en Barcelona y voy a jugar un torneo por ejemplo en París, puede resultar cuanto menos curioso encontrame con otro amigo mío que también vive en Barcelona. De modo que la pregunta es lógicamente evidente: ¿por qué hemos ido a París para terminar jugando entre nosotros dos? Pues esto es un poco lo que sucede al celebrar un evento en España. Los jugadores extranjeros desean jugar con jugadores nacionales, y el evento es también una ocasión para fomentar el juego entre jugadores nacionales del país correspondiente. Si eso no se logra, ¿no tiene más sentido prescindir de él y celebrar el torneo mundial o un europeo agregado? De las propuestas hablaré al final del artículo.


Sin embargo la idea de liquidar el torneo europeo en España por este motivo oculta otra razón subyacente quizá poco menos comentada y no menos importante. El hecho de que jugadores consideren innecesario viajar para terminar jugando los mismos entre ellos, pone de manifiesto que son pocos los jugadores que van viajando a menudo por Europa, en al menos los 8 eventos Europeos anuales. Que se desplacen los mismos y jueguen entre ellos cada pocos meses, es algo que no tiene culpa el EGP de Barcelona ni ninguno en concreto, sino es algo más bien estructural de la organización y el fomento del othello, motivo de otro debate a parte, más relacionado con el presupuesto y las fuentes económicas de la organización. Debido a ello, sí me permito comentar lo que en alguna ocasión he escuchado a modo de queja de algún jugador habitual de estos eventos. El problema es que al jugar entre ellos, repiten también las mismas aperturas. En algunos casos, les puede llegar a aburrir jugar entre ellos, ya que implica no solo jugar las mismas aperturas, sino tal vez aventurarse a probar cosas nuevas en las mismas, con el riesgo que ello a veces conlleva. En la práctica y a corto plazo, al conocer los jugadores de antemano contra quién van a jugar en un evento de este tipo, ha propiciado en mi opinión que los jugadores se preparen aperturas contra sus rivales, ya que conociendo de antemano al rival  (y la apertura) que va a jugar, es más sencillo prepararse contra ella. A largo plazo sin embargo ha provocado cierta ansiedad, ya que prepararte las aperturas antes de cada torneo no deja de ser algo pesado. Sin embargo este es un tema muy controvertido, ya que pocos jugadores te van a reconocer que se han preparado aperturas para uno u otro rival y mis observaciones están basadas más bien en partidas pasadas y sus propios resultados de torneos, no atreviéndome en este punto a mencionar el nombre de ninguno de ellos. Sin embargo sí he detectado una carencia de preparación de aperturas, (yo le llamo precocinado) en torneos más grandes. Aunque el sistema Suizo te va a volver a emparejar seguramente con los mejores y te va a tocar jugar con ellos, los jugadores en general tienden a preparar menos sus aperturas si en un torneo hay muchos rivales, y es lógico que así lo hagan, ya que la probabilidad de que no te toque con uno u otro aumenta y prepararte aperturas contra 7 u 8 rivales es mucho más pesado que hacerlo contra 2 o 3, más aun si te la preparas y encima no juegas contra él.

Perspectiva de la sala principal del EGP de Barcelona en futuras participaciones si se adoptan ciertos cambios

Aun así, el tema de las aperturas abre la puerta a futuros debates: ¿deberían de dejar de jugarse torneos con aperturas normales y jugarse únicamente en la modalidad xot? Una respuesta afirmativa a esta pregunta implicaría recibir de parte de según qué jugadores, un escupitajo cargado de infinito desprecio. Existen jugadores que llevan años dedicando ingentes cantidades de horas a memorizar aperturas, y si dejaran de jugarse, no cabe duda de que se sentirían gravemente perjudicados. Sin embargo y como un jugador italiano me comentó una vez: memorizarse aperturas para él era hacer trampas, ya que no había mucha habilidad en ello sino más bien muchas horas de trabajo detrás. La meritocracia de ello a pesar de todo, creo que es evidente y yo sí creo que si alguien es capaz de pasar tantas horas memorizando aperturas, se merece ser mejor jugador. Además, yo mismo me se algunas aperturas simplemente por jugar mucho, y nunca me he parado a memorizarlas por rutina, por lo que parece justo y normal que un jugador veterano, conozca muchas. No obstante el ignorar este pequeño handicap no solo evidencia no comprender bien el funcionamiento del othello, sino el no ser conscientes de quizá un argumento escondido que hace que a la postre se tomen decisiones como no querer jugar ciertos torneos por no repetir juegos contra el mismo rival. En mi opinión, no volver a jugar contra un mismo rival (o cualquier rival) no debería ser motivo de renuncia para jugar en un torneo. En cualquier caso, no debe el othello pagar la consecuencia de que no nos guste el estilo de juego de un rival, su apertura, o el que siempre nos gane o siempre le ganemos.

Me sigue pareciendo también negativo que por tanto exista cierta sombra de sospecha sobre un evento, como si amenazantemente se sugiriera: o más jugadores, o no se celebra. Por otro lado y como he comentado al principio, puede ser democráticamente justo que así sea si al fin y al cabo la mayoría de jugadores extranjeros que son mayoría en estos eventos, deciden no viajar, (y están en su perfecto derecho). Sin embargo no siempre lo más democrático es lo más justo, aunque me sigue pareciendo comprensible y respetable. 

Otra idea interesante es el hecho de jugar un torneo que puntuaría para los EGPs, pero están debatiendo ahora los efectos que tendría. Parece que la idea es darle menor importancia. La consecuencia lógica tiene fundamento matemático y es irrefutable: En un torneo con 8 participantes es más sencillo quedar por ejemplo cuarto, que en un torneo con 50 participantes. De modo que ciertos jugadores muy buenos pueden intentar ganar torneos con menor participación. Evidentemente esto produciría un efecto llamada, por lo que finalmente suelen acudir jugadores de un nivel extraordinariamente alto, a torneos con poca gente, motivados por las altas probabilidades de meterse en una semifinal: ronda que solo se juega por otro lado en torneos con menor participación. De nuevo aquí se ponen de relieve detalles que a mi no me gustan, que son el hecho de que se cambie la estructura del torneo en función de la gente que participe. De ello hablé hace un tiempo en el blog. Básicamente en torneos con alta participación se juegan 11 rondas, donde hay únicamente final y tercer y cuarto puesto, mientras que en torneos más cortos se juegan 8 rondas y posteriormente semifinal y final. La idea es que en este segundo caso, se deberían repetir rondas, y el resultado sería sustancialmente igual. Lo negativo de este segundo formato es que no beneficia a los jugadores que quedan últimos, que terminan por jugar menos rondas respecto de si el torneo se hubiera jugado en otro país. De nuevo la idea es que podría no tener interés repetir enfrentamientos para ellos, pero yo vuelvo a insistir en que lo importante es jugar cuanto más mejor, independientemente de contra quién. 


Como iba diciendo, el hecho de que aparezcan jugadores con un nivel muy alto en un evento con poca participación, en ocasiones puede conducir a que los jugadores de cierto país desistan de participar en dicho evento, dado que sus posiblidades de clasificarse incluso para la semifinal van a ser ínfimas. No obstante este argumento simplón de "se asustan", me parece algo maquiavélico y no quizá muy contundente, es por ello por lo que lo he dejado para el final. Sin embargo sí me parecería bien hacerles aprecio y pensar también en ellos cuando se organiza un torneo. Homogeneizar la estructura de participación en un torneo que es el mismo, independientemente del número de jugadores, me parecería que estaría bien. Personalmente propondría el máximo número posible de rondas, con Playoffs por cada grupo de 2 jugadores, con una semifinal si hace falta.

Otra propuesta es la de desglosar la participación en función del nivel/Elo de los jugadores, aunque no he visto aclaraciones al respecto. Esta cuestión evidencia el hecho de que existe una estructura piramidal invertida en torneos de othello, en la cual a pesar de que en cualquier juego la mayoría de jugadores tienen un nivel bajo y solo existen unos pocos jugadores de élite, en torneos de othello esto se invierte: La mayoría son jugadores de extraordinario nivel, existiendo unos pocos jugadores de mucho menor nivel. A veces se ha dado el caso de que un único jugador de menor nivel puede salir vapuleado en dicho torneo, como me pasó a mi en el 2013. En ciertos casos, dichos jugadores pueden sentir que no vale la pena volver a jugar otro torneo, retroalimentando el ciclo negativo. He apostado en otros artículos por soluciones, (no fáciles) acerca de ello, como no burlarse (evitar aperturas de 64-0) y tratar de que a pesar de todo se sientan bien, hacerles entender que el othello es así, y que pueden aprender y disfrutar jugando, que es de lo que se trata, no tanto de ganar.

Existen en mi opinión problemas estructurales, como por ejemplo que la organización no esté profesionalizada y ello pueda empujar a no participar a jugadores intermedios. Si negamos las carencias y defectos de cómo nos percibe desde fuera un extraño y no las solucionamos, estaremos condenados a seguir sin crecer y abocados al fracaso. Aunque muy peyorativamente y no me ha gustado esa expresión, sí que en más de una ocasión algún jugador por internet ha tildado los eventos como una reunión de frikis. Aunque insisto en que me parece despectivo, nos corresponde a nosotros gestionar todas estas situaciones y decidir si queremos que se nos vea desde fuera como unos frikis que se reunen para jugar o como una organización seria y profesional. Pienso que solo en el segundo caso, podremos atraer a más jugadores. En este segundo caso, propongo una serie de medidas en el blog, redactadas en otros artículos y que son también foco de futuro análisis y debate. Entre ellas no deben faltar plataformas online para impulsar los proyectos y adecuado seguimiento de torneos, estadísticas y cumplimiento normativo a rajatabla, con un adecuado comité para gestionar todas estas cuestiones. 

Volviendo al tema de que quizá un jugador con poco nivel es incapaz de hacer algo en un torneo grande, ciertas propuestas van encaminadas a desglosar los torneos en función de Divisiones. Por ejemplo como se hace en el fútbol con la Primera y Segunda División. De manera que si un jugador quiere por ejemplo tener derecho a participar en un campeonato Europeo de primer nivel, primero deberá quedar primero o Top 3 de su correspondiente división. Esto también privaría de que un jugador muy bueno participara en ciertos torneos, y como ya se hace en el ajedrez, los jugadores de menor nivel competirían entre ellos por un puesto en la élite. De igual modo, los jugadores de primer nivel que quedaran últimos del respectivo torneo, descenderían al segundo nivel.


Aunque esta propuesta me parece muy interesante, creo que la comunidad de othello hoy en día no goza de la suficiente cantidad de jugadores como para apoyar este sistema. Sin embargo, en algún momento tal vez debería surgir el debate. Este debate ha conllevado también a pensar que como hemos visto en recientes años, en un torneo con 40 jugadores, existen ya 2 grupos diferenciados de unos 15-20 jugadores de mucho nivel y otros 15-20 jugadores de menor nivel, siendo posible ya en esos respectivos países, aplicar quizá este sistema. Este sistema sin embargo hace aguas cuando lo enfocamos al caso español, donde en un torneo con 8 participantes, el desglose se quedarían en una liga de 3 para un presunto puesto en la élite.

Este debate creo que puede ser a la vez que enriquecedor, intensísimo. En el caso de las selecciones de fútbol también existe. A ciertas personas les parece irrelevante, que España deba jugar contra, (con todos los respetos), por ejemplo San Marino. A nivel de selecciones se está proponiendo que ciertas selecciones no tengan derecho a jugar contra otras, debiendo previamente clasificarse. La opinión contraria a esta teoría aboga porque es un poco feo no darles la oportunidad de jugar con los mejores, y esa misma opinión también existe en la comunidad de othello, donde la gracia para muchos es precisamente tener la oportunidad de medirse ante los mejores. Como digo, en el mundo del fútbol no se aclaran sobre lo que se debe hacer, y de hecho en este mundial que se va a jugar se han ampliado el número de selecciones que van a participar. 

La idea aun así no me parece mala. El problema que le veo es que como suele suceder en estas cosas, grandes cambios estructurales pueden terminar por ahuyentar a la poca gente que ya participa, siendo el resultado contrario al que se desea. Primero deberíamos garantizar un nutrido grupo de jugadores habituales, y más tarde en todo caso plantear este tipo de cuestiones. Claro que un extranjero me dirá, que ese grupo ya existe en ciertos países. Aun así, creo que lo más imporante en este punto es no ser excluyentes en los eventos que se propongan. Algunas propuestas abogan por un Europeo generalizado, como ya se hace con el WOC. Yo creo que organizar más torneos nunca está de más, especialmente porque somos una comunidad que está o debería estar creciendo. Lo que es contradictorio y negativo, es precisamente que se liquiden torneos. Deberíamos intentar jugar más torneos, de una forma u otra, sin eliminar los clásicos.

viernes, 1 de junio de 2018

Problemas de othello Japan - 12

Capítulo 12: ¿Por dónde acabamos?


El problema empieza con una jugada clásica en la que con negras debemos liquidar el norte. No podemos dejar que blancas ejecute la amenaza por arriba, y aunque la suma de discos nos va a dejar en mala posición, debemos hacerlo a pesar de todo. Hecha esa primera jugada, empieza el verdadero problema. 

Efectivamente existe trampa de paridad: fácilmente ejecutable movemos 2 veces y podemos dar vidilla a blancas por un lado, para termina cerrando haciendo el "tijeretazo". Podemos sumar hasta 11 discos en un último movimiento que nos puede dar la vida. (Más de 10 discos en un movimiento es un mucho en el othello). 

Una segunda secuencia muestra un empate en el que de forma no menos retorcida, terminamos sin ninguna esquina. La idea de conocer por dónde terminar el juego, es quizá motivo de intuición en un problema como el de hoy. El conteo se puede demorar casi 10 minutos en un juego como este. Tal vez blancas no tenga muchas opciones, pero sí las tenemos nosotros, lo cual nos hace el conteo especialmente complejo en este punto.

En cuanto a la solución, una primera teoría y que a mi se me ha llegado colar en el vídeo, es la de acabar con negras en A2. Tenemos paridad, y en ese hueco impar blancas no puede acceder, por lo que en teoría al haber un hueco impar, la suma de los restantes huecos también será impar. Esto significa que si acudimos a los otros huecos, acabaremos por donde sea y en teoría, solo en teoría, moveremos 2 veces, pudiendo terminar en A2. Sería una idea válida jugar en A2 con objetivo de mover 2 veces y terminar el juego, aunque en cuanto a paridad, suele ser más aconsejable el hecho de que si vas a mover 2 veces, que sean las 2 últimas seguidas. Esa es la motivación de mover 2 veces aprovechando la ventaja en paridad. Con negras es difícil jugar a eso, pero este problema demuestra lo perjudiciales que son las regiones, en este caso 2 regiones impares para blancas donde no puede acceder, se transforman en una herramienta clave de negras para ganar. 

Una vez te queda claro que la región par de abajo a la izquierda se convierte en una región impar gracias al quinto hueco de arriba, la idea es como terminar el juego, aprovechando previamente la ventaja local por el sureste. Y este es otra norma general: en este tipo de problemitas, utilizamos las regiones impares para equilibrar, o ganar en paridad, y terminamos en la región par, transformada, en una región impar que nos permitirá acabar el juego con una ventaja evidente.