miércoles, 10 de mayo de 2017

Difundir el othello



Sobre el mes de mayo se está bien al Sol, unos 20-22ºC y los rayos que impactan de forma penetrante en el tablero.  Por momentos parece que las fichas blancas reflejan el Sol como si fueran un espejo. Se quieren poner morenas. Supongo que es un condicionante positivo de vivir en España, hace Sol y la gente pasa más tiempo en la calle. Quizá es imposible o más difícil jugar en la calle a othello en algunos países del norte donde las temperaturas son realmente bajas. Eso a veces me lleva a pensar que el hecho de que jugadores rusos o nórdicos sean tan buenos a este tipo de juegos, es debido en parte al clima. Hace mucho frío en la calle y se está infinitamente mejor en casa... jugando. Creo que leí una vez que en Alemania se hace de noche como a las 5 de la tarde... así que supongo que eso también influye. Evidentemente Japón sería el contraejemplo perfecto.

Aquí en España por desgracia muchos fines de semana no son pocos los jóvenes que se van de botellón. Se compran bebidas alcohólicas (muchos siendo menores incluso de 16 años), y disfrutan del Sol y de los fines de semana bebiendo. Sin entrar en detalles sobre como se divierten, creo que sería mucho más constructivo que dedicaran ese tiempo en aprender a jugar a algún juego o deporte y lo practicaran los días que tienen libres. No hay que generalizar claro, hay muchos jóvenes que no siguen esos malos hábitos. Y es que el othello es un juego relativamente joven, si atendemos a los años 70 como su época de propagación, teniendo en cuenta que seguramente llegaría a Europa unos años más tarde. Por tanto no hay que desesperarse si mucha gente no lo conoce, lo cierto es que su sencillez y su estructura lo hace un juego especialmente apasionante. Aquí comento anécdotas u opciones en las que creo que podemos aportar nuestro granito de arena:

1-Enséñalo a alguien. Es muy fácil y rápido de aprender. Lo de un minuto para aprender y una vida para ser maestro, es realmente cierto. En apenas 60 segundos cualquier persona puede conocer perfectamente la estructura y el funcionamiento del juego, lo que es una tremenda ventaja para presentarlo a cualquier amistad. El hecho de que podamos jugar en el teléfono móvil, también ayuda. Podemos explicar en menos de un minuto a cualquier persona cual es el funcionamiento del juego. Yo siempre invito a que se metan en Playok a jugar, ya que así conocerán a otras personas y empezarán a descubrir el juego en las apasionantes y adictivas partidas a 1 minuto.

2-Regala un tablero. No son especialmente caros. Creo que el precio de los más baratos oscila los 20€. Yo tenía varios y uno lo regalé a mi sobrino, ahora me queda otro y tengo pensado comprarme algunos más en el futuro. Que alguien tenga un tablero físico del juego creo que es importante para que le entren ganas de jugar. Incluso aunque no sepa jugar, tal vez un día encuentre el tablero por su casa y suscite su curiosidad y piense: ¿cómo se jugaba a este juego?

3-Participa en un torneo. Por último, si participamos en un torneo, también estamos contribuyendo. No es necesario ser muy bueno para participar en un torneo. Lo importante es pasarlo bien jugando. Tampoco voy a negar que a todos nos gustaría ganar cuantas más partidas mejor, pero precisamente cuanta más gente haya, más partidas podremos ganar. No obstante la decisión de participar en un torneo es personalísima, y aunque conozcamos a gente que sepa jugar, al final les corresponde a ellos tomar la decisión sobre participar. Aun así, yo siempre les animo a que lo hagan.

miércoles, 3 de mayo de 2017

Decepcionado con el EGP Bcn 2017 - Parte II

Parte II 

Según las normas del EGP en la página oficial, no está permitido el uso de dispositivos electrónicos, es decir, las normas van en el sentido en que apuntan mis artículos. Sigo pensando que no es factible estar mirando el teléfono móvil de otra persona mientras juegas para asegurarte de que no hace trampas. Más aun, y como creo que puede ser lógico, se toman mal que puedas incluso insinuar que puedan hacer trampas. Ellos pueden utilizar el programa honestamente para apuntar, pero aun en caso de no hacer trampas, no me parece correcto que lo haga el mismo jugador que está jugando. 

Fueron los Japoneses los que relanzaron el juego y la mayoría de japoneses con los que he jugado son bellísimas personas que no han tenido nunca una palabra mala ni una mala actitud jugando. Mis ratios de jugadores que abandonan durante una partida para jugadores Japoneses son bajísimos, y en general los asiáticos con los que he tenido el placer de jugar han sido gente muy agradable y respetuosa. Precisamente en Japón es donde más se juega a este juego y por ser la cuna del Othello debe ser también un punto de referencia y algo a lo que nos deberíamos parecer. 

La cultura es algo diferente en Europa, y diría que en cada país hay un perfil de jugador online diferente. Creo que es importante destacar el perfil de jugador online que suelen ser porque luego algunos de estos jugadores participan en torneos. En Europa en general hay poca cultura de juego presencial, salvo en los países nórdicos. Francia es el país de Europa en el que me da la sensación de que más se juega a Othello. A nivel de internet, en general los Argentinos y Mexicanos son muy insultones, pero no hay término medio: o son amables y amigables o insultan. Pero no pasan de decir cosas como "La Concha de tu madre". La verdad es que a mi me parecen hasta graciosos y me lo tomo con sentido del humor. Más desagradables son otros comentarios de otros jugadores. Por ejemplo en Alemania, a nivel de internet me he encontrado con jugadores muy arrogantes y desagradables, que sin insultar directamente tenían comentarios muy feos. Un Danés cuyo nombre prefiero no revelar, me llegó a decir que fue una pena que no muriera en las bombas de Madrid, todo por ganarle una partida. Un alemán me dijo que en España éramos pobres y no sabíamos jugar porque solo dormíamos la siesta. Este tipo de comentarios desagradables creo que son absolutamente impensables que vengan de un asiático, y creerme que en varios años he jugado con unos cuantos... En defintiva: que tienen otra cultura de juego y parece evidente que es más sencillo invitar a jugar a un Japonés que a un Alemán que se dedica a ir faltando al respeto.

En Japón tienen más cultura de jugar presencialmente a este tipo de juegos, y no están tan focalizados en el juego online. Sí es cierto que juegan online, pero precisamente por alguna razón cultural, su honorabilidad les impide tratar de forma irrespetuosa a otros jugadores por internet, y a la vez eso se transmite en las partidas en directo. Hasta un jugador español me reconoció jugar habitualmente en páginas Japonesas. De mis épocas de largas horas jugando a 1 minuto lo que me viene a la cabeza es hacerlo en Playok con jugadores japoneses. En la mayoría de casos jugaba con un mismo jugador Japonés durante horas. No obstante, tampoco voy a meter la mano en el fuego, porque a ver si va a ser posible que en Japón se hagan torneos con un jugador que mientras juegue esté pasando la partida por internet. Pero me extrañaría mucho.

   Foto: Othellonews

En esta última foto podemos ver un ordenador, pero no lo está utilizando ningún jugador. Otra cosa que creo que ha cambiado es la obsesión de algunos jugadores por analizar partidas o compartirlas en directo. En el EGP en 2013, apenas pasaban 5 minutos entre ronda y ronda. Lo justo para revisar rápidamente la partida y seguir. En 2017, entre ronda y ronda quizá pasaban hasta 15 minutos, pues los jugadores acudían al ordenador a hacer no se sabe bien qué. Entiendo que después de la partida quieras comprobar los errores y acudas al ordenador, pero tampoco veo clara cual es la normativa. Por ejemplo: yo tengo que copiar 2 veces la hoja. Una durante la partida y otra para llevármela a mi casa, ya que una la debo entregar a la organización por si acaso mi rival no la entrega.

Otra cosa que me molestó fue el hecho de que un jugador me acusara de que no paraba de ir y venir entre dos partidas y que eso le molestó en una derrota suya. De nuevo volvemos a las normas. Yo hago lo que he visto, y he visto que es habitual que los jugadores que han terminado miren varias partidas que no han acabado, siempre evidentemente en silencio y "sin poner caras". Así lo hice yo, pero él me dijo que le molestaba que estuviera andando acercándome todo el rato a la partida. Yo estaba en directo subiendo otra a LiveOthello, y quizá debería estar únicamente en esa partida, y él me dijo que la suya podía verla por LiveOthello pero yo no quería tocar nada porque tampoco sabía bien si iba a perder la partida que yo estaba transcribiendo. De nuevo, otro descontrol absoluto por una carencia de normas. ¿Podemos ver otras partidas? ¿Dónde colocarnos? Yo me coloqué detrás de su rival porque así puedo ver qué sucedería si juego yo en su lugar, ya que la visión lateral no me va bien. No me gusta poner de ejemplo el ajedrez porque es otro juego diferente y además a nivel personal no me gusta, pero incluso para ser árbitro de ajedrez hay que aprobar un examen! Como voy yo a transcribir una partida de Othello si ni siquiera sé las normas de missflips.

Se debería regular lo qué hay que hacer al terminar una partida. En qué posición colocarse y si pueden ir viéndola en directo con el Zebra. He visto que durante las partidas importantes hay jugadores que están con el teléfono móvil justo al lado cargando la partida con las valoraciones del Zebra, y sí que me pareció un poco raro, porque si alguno se levanta y lo ve sin querer, se puede liar. El que lo hace ya se tiene que asegurar de que no puedan verle, tal como hice yo. De hecho ni siquiera cargué toda la partida, solo estaba mirando el opening. Pero de nuevo insisto: Hice lo que ví. Y yo vi que en anteriores torneos, jugadores miraban la partida con el Zebra al lado de la mesa, y entendí que está permitido. Si los nuevos jugadores ven que juegan con un ordenador portátil encima de la mesa, ellos también lo harán. Por eso no me gusta. No dudo de la integridad u honorabilidad de ningún jugador reputado de EGPs, pero cualquier día aparece un listillo (un jugador anónimo) y hace como que transcribe la partida pero cuando no se den cuenta, carga las valoraciones con el Zebra. ¿Cómo impiden eso? ¿Solo tienen derecho para transcribir las partidas los jugadores veteranos?

Otro ejemplo es que me gusta llevarme de recuerdo la firma del jugador con el que juego en mi hoja personal de anotación, pero un jugador se negó a firmarme inicialmente porque argumentaba que podía ir con su firma a solicitar que yo había ganado la partida tras anotar un resultado falso. Luego encima yo sí tenía que fiarme de que él con su ordenador no hiciera trampas.

El tema de las hojas de anotación es otro ejemplo: Se supone que todos los jugadores deben entregar la suya. Posteriormente el director del torneo comprueba que cuadren los resultados y esten las firmas. Yo tengo entendido que tu firma en la hoja de anotación implica tu conformidad con el resultado. De manera que si en una hoja falta tu firma, el director del torneo se debe poner en contacto contigo para preguntarte si simplemente se te ha olvidado y no importa... o de lo contrario puedes anotar en el apartado de observaciones: "mi rival ha usado el teléfono", "se le ha acabado el tiempo", "ha hablado".. y por tanto no firmas, y el director del torneo podría entonces solicitar información al rival, mediar entre ambos y proceder a anular la partida si no hay consenso. Pero da igual, todo eso no sucede. 

Da la sensación de que los jugadores más modestos que nos presentamos al torneo, somos relleno que está ahí para hacer de esparrings y que no tenemos voz ni voto simplemente porque no viajamos o directamente porque no somos buenos en el juego. De hecho un jugador veterano en privado me reconoció que yo era un novato y que él trataba de aleccionarme. Llevo varios años jugando al othello y la verdad es que no me considero un novato en el juego. Sí es cierto que he jugado pocas partidas en vivo, tal vez la próxima vez que me llame novato, le pediré si me puede prestar dinero para ir viajando por el mundo jugando al othello como hace él y así dejar de serlo.  A pesar de estos artículos, tengo preparados los que escribí en su día del EGP 2013 y 2015 donde me lo pasé muy bien. Los tengo en inglés y quiero traducirlos añadiendo matices, supongo que saldrán publicados un día u otro. Así que rotundamente sí aconsejaría participar en eventos de Othello porque creo que si nos gusta jugar al Othello, no podemos perder la ocasión de jugar presencialmente a este juego (de una forma u otra).