viernes, 12 de octubre de 2018

El Othello: ¿El juego que mataron los frikis?

Parte I

Artículo polémico pero no por ello pienso que menos interesante y tampoco cierto. Debo reconocer que al principio había titulado el artículo sin los interrogantes, sin embargo no voy a ser yo el que entierre al othello y haga una rotunda y tan osada afirmación. Así que lo he dejado como una pregunta para hacer autocrítica con la idea de tratar de analizar, cuestionar y solucionar problemas en la difusión de este genial juego. Aunque motivos por los cuales su desarrollo no ha cuajado (que no crecido) durante los últimos años hay muchos, aquí voy a hacer hincapié en algunas ideas sueltas. 

A parte de algunos temas que he desarrollado en el pasado o desarrollaré en el futuro, en estos artículos haré referencia a 2 cosas que me indignan bastante sobre algunos jugadores del panorama del othello internacional. Como siempre, no voy a mencionar nombres de ninguno de ellos, quién se quiera sentir aludido con lo que aquí voy a comentar, es libre de hacerlo. También es libre de analizar su propia conducta, así como de cuestionarse si estoy en lo cierto o si no soy lógico con mis argumentos o si debería cambiar algo en su forma de actuar. Aunque no pretendo ser exhaustivo en este artículo, sí voy a intentar en la medida de lo posible hacer de su propio abogado y también defender su posición, al menos mínimamente. Con esto pretendo cuanto menos ser justo con ellos, aunque nada me impediría dejar la referencia en la connotación negativa de su actuación. Por último, como me parece interesante este artículo, no descarto ampliarlo en el futuro con otros.

2 Cosas me indignan de ciertos jugadores

Punto 1: Empiezo por la que menos. Me indigna que se gasten cantidades de dinero relativamente elevadas en viajar para participar en eventos de Othello, pero que sin embargo no depositen un hipotético euro en un fondo común para intentar hacer crecer la comunidad. El contenido económico es cuanto menos, complejo, y para ser completamente justo y aportar toda la información, debería redactar otro artículo a parte. Para empezar: 1- Conozco jugadores que sí se han gastado su propio dinero en invitar a amigos u otros jugadores que sin ser amigos han considerado relevante que participaran, y 2- Desconozco si los jugadores de othello llevan años aportando dinero a un fondo común para fomentar el juego (aunque sería un fondo secreto porque a mi no me han requerido nada). Las cuotas están incluídas en el precio de entrada a un evento, aunque en la mayoría de casos dicha entrada se utiliza para financiar el evento, y en ocasiones el excedente, se reparte entre los ganadores. No me parece mal, pero sí que destacaría la obligación de aportar cada jugador anualmente una cuota, bien sea 10, 20 o 50 euros. (Lo ideal sería empezar por poco e ir subiendo). 

Los problemas estructurales se evidencian aquí. No debería existir debate acerca de que la comunidad de othello debe financiarse al menos privadamente, (si no obtiene ayudas públicas). El modo, precios, condiciones, etc, eso sí puede ser objeto de debate. El problema es que si ni siquiera nos ponemos de acuerdo en lo que tenemos que hacer, difícilmente vamos a hacer algo. Es como ir a nadar y no saber cómo nadar bien. Una vez sepamos como hacerlo, podremos hacerlo o no, querremos hacerlo o no, pero al menos la idea inicial y la base, la tendremos. Con esto sucede lo mismo: si no hay consenso acerca de lo que debemos hacer, difícilmente podemos llegar a acuerdos y hacer crecer al othello. 

En cuanto a los viajes, debemos ser conscientes de que no solo implica un gasto en avión, sino también en hoteles. A eso hay que añadirle el gasto en comida. No menos quizá de 300 euros por viaje, siendo en algunos casos hasta más de 700 euros según mis cálculos. Mi viaje a Madrid en tren y mi posterior vuelta, con 2 noches de hotel, ya me salió por unos 400 euros. Si tuviera que viajar más lejos, todavía me costaría más dinero. No hablo ya de una semana en el caso de un campeonato mundial, donde el gasto calculo que puede ascender fácilmente a 1000 euros. Pues bien, me resulta ridículamente insultante que ciertos jugadores se gasten esas cantidades anualmente, (e incluso en algunos casos mucho más) y no sean capaces de aportar lo que para ellos serían 50 míseros euros, a un fondo común que permita desarrollar actividades de fomento del othello (ver "propuestas del destino de los fondos" más abajo).

Y ahora aquí voy a autoresponderme. Esos 50, 20 o 10 euros anuales no son mi dinero, y cualquier jugador estará en su derecho de decirme que puede gastarse 2000 euros en un viaje y no aportar 10 euros porque o bien lo considera inútil o bien no le da la gana. Es su dinero y en la sociedad capitalista en la que estamos cada uno hace lo que quiere con su dinero sin tener por qué dar explicaciones de ningún tipo. Aunque, si me permitís la concesión, es,-cuanto menos-, éticamente reprobable. 

También existen fallos de coordinación. Yo mismo podría simplemente ir jugando eventos a nivel Europeo y viajando, pero no se me podría ocurrir hacer todo esto que vengo comentando. Es más: aunque se me ocurriera y lo propusiera, todavía deberíamos decidir quién constituye la asociación y cómo se gestiona. Creo que se debería debatir, evidentemente en inglés, hasta llegar a un acuerdo al respecto. 

Por otro lado no sé seguro al 100%  si están aportando dinero (tal vez en negro) con algún fin. Lo que sí sé es que he participado en varios eventos y a mi no se me ha propuesto (que no exigido) aportar ninguna cuota anual a ninguna asociación. Así que, estamos equivocados si creemos que los jugadores que viajan deben ser los únicos que financien la estructura económica, (estructura por ahora, aparentemente ausente, y por tanto como cualquier institución que carece de economía, carece en su esencia también).  Cada jugador debería aportar una cuota anual, ya bien sea de 10 o 20 euros. Sin embargo sí resulta comprensible que un jugador que no tenga dinero para viajar, no tenga tampoco fondos para aportar. 

Aquí de nuevo nos encontramos con varios problemas. El primero de ellos consiste en responder quién va a gestionar esos fondos. Una decisión salomónica sería dejar que se encargarn los jugadores promotores, que podrían ser varios jugadores que aportaran por ejemplo 100 euros cada uno (en vez de por ejemplo 20) y eso les diera derecho a iniciar la gestión. Por supuesto, la escritura social debería ser también obligatoria. Me consta que en países como francia, alemania o suecia, es casi tan fácil o más constituir una sociedad de este tipo que en españa. Sin embargo se necesita voluntad y por supuesto algo de tiempo, mencionado en el Punto 2. (Mención a parte otros escollos como son los honorarios a fedatarios públicos o registradores mercantiles, que pueden ser caros, aunque como vengo comentando, con voluntad y conociendo el importe, se pueden pagar entre varios jugadores).

Por último, el importe debería dar derecho a votar o bien a proponer en prorrata a la cantidad aportada, el destino de los fondos aportados. Las propuestas del destino de los fondos podrían ser las siguientes: En primer lugar y si cada jugador aportara 20 euros, de 200 participantes en un EGP completo, se obtendrían 4000 euros, sin considerar aportaciones nacionales a parte, ya que si cada asociación hiciera lo mismo a nivel nacional, podría aportar también "algo", (es evidente que entonces los jugadores podrían pagar el doble, o dos veces). Con ese dinero podríamos comprar una cámara (o varias), y retransmitir en directo algunas partidas, prescindiendo del ya obsoleto (aunque no por ello inútil) Liveothello. Retranscribir una partida en directo a través de youtube tiene innumerables ventajas, que no voy a detallar ahora mismo. Sus mayores detractores argumentan que entonces alguien que llegue tarde no ve el inicio del juego. Este argumento es el más utilizado y me parece que también el de menos peso, (sino es que es el único argumento). Si tu llegas a ver cualquier evento tarde, es obvio que te pierdes el inicio, igual que puede suceder si vas al cine tarde o si ves un evento deportivo tarde. Por otro lado: la transcripción podrás verla en diferido, por lo que si lo deseas no te vas a perder nada. Retransmitir en youtube implica directamente dar a conocer el othello a muchísima gente que no lo conoce. Cuando creé mi canal de youtube, creía que solo me seguirían jugadores de othello o jugadores que hubieran jugado alguna vez al juego. Mi sorpresa está siendo ver que más de la mitad de mis suscriptores no han oído hablar nunca del othello, y les estoy introduciendo en el juego. Tener un canal de youtube con los eventos que se retransmiten en Europa, debería ser algo obligado hoy en día, en pleno año ya 2018. Lo triste es que si se hubiera empezado a hacer en los años 2010 o 2012, el crecimiento estoy convencido de que habría sido espectacular, coincidiendo también con el crecimiento y auge de youtube. A 4000 euros al año de 200 aportaciones de tan sólo 20 euros, en 10 años, con intereses acumulados, podrían tener hoy un stock de fácil 60.000-80.000 euros, con lo cual podrían darle un impulso bestial al othello, a nivel de organización de eventos o de invitar a jugadores. Evidentemente no todo es tan fácil: tener en un canal de Youtube implica gestionarlo, pero os puedo confirmar que únicamente se pierde tiempo al crearlo. El mayor handicap es editar los vídeos, si los vídeos se suben tal cual sin editar como es normal al ser eventos en directo, realmente el esfuerzo para subirlos no es ninguno. De hecho, con un teléfono móvil adecuado y un palo de Selfie, ya se podría grabar algo. Aquí vemos un intento por grabar un juego, lo cual no puedo evitar aplaudirlo y alabarlo. Me parece correctísimo, aunque surjan errores (se corta al final), no hay problema. El próximo saldrá mejor. Pero si no hay próximo, entonces sí hay un problema. 


Otros destinos de los fondos comunes pueden ser el invitar a jugadores (por algún sistema, como por ejemplo por sorteo o por ser jugadores revelación) a un evento. Esto, es evidentemente más caro, pero se puede hacer subvencionado, por ejemplo pagarles a ciertos jugadores un 50% del precio de transporte. Por último los fondos también se pueden destinar a jugar otro torneo agregado a nivel Europeo, o, -por qué no-, a remunerar de alguna manera el tiempo que dedique la persona que gestione el canal de youtube, los fondos en general, o cualquier otra función en el seno de la organización. 

Acabo de nuevo destacando y remarcando que cada persona es libre de hacer con su dinero lo que quiera. Pero resulta llamativo que se gasten grandes cantidades anuales y no exista un mínimo de coordinación entre varios jugadores para constituir un fondo común. Fondo común donde todos deberíamos colaborar. La condición de socio nos debe otorgar cuanto menos, derechos de voto. Existen aquí más y más argumentos en contra de lo que estoy proponiendo pero ahora no voy a entrar en todos ellos, (más adelante sí) ya que no quiero que el artículo sea demasiado largo. Uno de los argumentos más utilizados es el de por qué iba a aportar dinero por ejemplo un tal Sergio de España, si únicamente participa en un torneo anual, o directamente lleva 5 años sin jugar un campeonato. Bien: precisamente esta es una de las ideas para aportar a un fondo anual. Una aportación relativamente pequeña de por ejemplo 10 euros al año, es más bien algo simbólico, pero que en agregado puede ser mucho, (realmente 200 euros de tan solo 20 personas es más que nada). La aportación anual tendría un significado de compromiso con esa persona en relación con el mundo del othello. Más allá de su palabra, el que aporte, significa que está en activo, aunque no juegue. Si un jugador no juega nunca y además no aporta dinero, es más sencillo que se desvincule y desee no jugar más. Motivos que hacen que jugadores en el pasado hayan jugado y de repente dejen de jugar o participar en torneos, es razón también de análisis en este blog, y más concretado en el Punto 2. Por ello, un jugador a menudo siente que va dejando de jugar a poco a poco... pero si cada año debe renovar una cuota anual, debe también plantearse si dejarlo oficialmente o no, lo cual en muchos casos puede llevar a que dicho jugador siga vinculado: especialmente si el no pago de dicha cuota implica su retirada del ranking WOF, su pérdida de derechos de voto y su pérdida por ejemplo de recibir un boletín anual, semestral o trimestral con información acerca de eventos o su no derecho a participar en grupos como de Facebook o whats app. En definitiva: el pago de la cuota se debe hacer de modo que resulte atractivo hacerlo.

Punto 2: Los frikis de las 16 horas. (En la siguiente parte, en las próximas semanas..).

No hay comentarios:

Publicar un comentario