viernes, 4 de enero de 2019

La pereza

Un pecado capital

Hace tiempo grabé un vídeo comentando que la regla MD, de Máxima Diligencia, era muy útil en el juego. Simplemente antes de mover, aunque creamos que el movimiento es seguro (salvo la apertura), debemos estar concentrados y valorar adecuadamente los pros y contras de ese movimiento. Aplicar dicha regla en más de 20 movimientos del juego, podía conllevarnos demasiado tiempo. 

Sin embargo a medida que he ido jugando, he observado un empeoramiento sustancial en mi nivel de juego. ¿A qué puede ser debido? No solo a una carencia de la aplicación de dicha regla sino a otro factor muy importante que comento por aquí: La pereza. Fue ver a Seeley diciendo que estaba muy cansado (y que por eso perdió) en un campeonato Mundial, cuando até cabos y comprendí por qué en algunos aspectos, incluso mi juego en el año 2016 era peor que en el 2013. ¿Por qué? Por la pereza. 

Cuando jugamos juegos a 1 minuto es más difícil que eso nos pase, puesto que cada juego nuevo a 1 minuto, requerirá el 100% de nuestra atención, a no ser que no nos preocupemos en cosechar una derrota tras otra. En Playok creo que no he sido el único que jugaba a 1 minuto contra rivales muy superiores a mi, y evidentemente, si pretendes ganarles tienes que dar el 100% en ese minuto, de manera que no importa que hayas perdido 10 partidas seguidas, en la decimoprimera deberás darlo todo si pretendes ganarla. Eso hace que no exista esa pereza al jugar a 1 minuto, y que solo el asfixiante e inevitable cansancio puedan hacer mella en ti. 

Pero cuando juegas una partida larga, realmente es como jugar muchas partidas a 1 minuto seguidas. Pasan las horas, avanza el torneo y llega tu octavo o noveno juego. Ahí es donde el entreno de un jugador de partidas largas puede dar mas de si. Por muchas horas que juegues a 1 minuto, no se pueden comparar con la elevada concentración en una partida en un evento oficial donde al menos tienes 20 minutos. Como le pasaba a Seeley, el despiste y la pereza hacen mella en el jugador de othello y sencillamente simplificas más las cosas, mueves más rápido y en general cometes más errores. 

Así que al final uno se pregunta: ¿Qué movimientos hacen que nos cansemos más? Pues igual que un ordenador, calculo que los movimientos de profundidad son los que nos hacen cansarnos más, (y curiosamente los más útiles). Los movimientos de profundidad o "look-ahead" son cuando tratamos de imaginarnos el tablero tras varias secuencias de juego. Normalmente, la mayoría de los mortales lo podemos revisar a 4, 5 e incluso 6 movimientos. A partir de más movimientos, nos perdemos. Por alguna razón, creo que la concentración y la atención es tan grande, que hace que nos agotemos mentalmente. Pensamos en como se voletan los discos y trabajamos por memoria. Mover posicionalmente ayuda a cansarse menos, pero en el juego final no es útil. 

Pero cuando nos da pereza, empezamos cada vez a mover más posicionalmente, tratando de recordar antiguas jugadas o haciendo movimientos bonitos, sin importarnos por el "look ahead". Esa pereza a veces es contraproducente en el juego. Cuando la adoptamos de forma natural, es muy complicado desprenderse de ella, y es un factor clave que los jugadores de partidas rápidas deben saber gestionar. Los malos hábitos los podemos adoptar siendo muy difícil desprendernos de ellos en el futuro. Esto me recuerda al mal nadador de mariposa que abusa del punto muerto por falta de aire, cuando se acostumbra a usar el punto muerto, abusa de él sin darse cuenta, incluso es posible que lo haga nadando crol.

Por eso me apasionó tanto empezar a jugar juegos largos al principio: porque descubrí un concepto de juego que hasta entonces desconocía, que es el de tratar de jugar secuencias como si fueras un ordenador e imaginarte el tablero, contar las fichas... cosas que no puedes hacer a menos de 1 minuto, ahora sí podías hacer. Aprendí nuevos conceptos de juego y mejoré bastante, a la vez que me di cuenta de que los juegos a 5 minutos, igual que los de 1 minuto, son juegos locos donde muchas veces tampoco te da tiempo de valorar gran cosa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario