viernes, 28 de diciembre de 2018

Debería ser al revés



El otro día observé unos datos estadísticos sobre la participación en EGPs, particularmente en el EGP de Bélgica del 2017. El gráfico que comparto es revelador: en el eje vertical me costó averiguar que se refería al número de participantes. Y es que está bien hacer gráficos, pero hay que saber leerlos e interpretarlos. No sirve de nada realizar análisis estadísticos si no se interpretan. El objetivo parece que es mostrar, en lo que sería estadística descriptiva y nada más. Pero todo análisis que no se haga de dicho trabajo, lo hace completamente inútil.

Pero me parece llamativo que hayan pongamos un 90% de jugadores de un rating de Elo superior a 2100 y por ejemplo un 10% de jugadores menos habituales en torneos. Pienso que debería ser al revés: en un torneo deberían existir quizá un 10% de jugadores de rating elevado y un 90% de los demás jugadores. ¿Por qué esta diferencia? Evidentemente es debido a otros motivos que vengo comentando por el blog, aunque en países donde no hay tanto paro y sin una tradición futbolística tan arraigada como en España pienso que la participación debería ser mucho mayor. 

Primero: No me parece bien que propongan adjetivos o nombres para clasificar a los jugadores en función de su Elo oficial. Aquí podría enlazar con la posibilidad de jugar con sobrenombres (todo sea por incentivar la participación), pero tal vez a algunos jugadores no les gustaría ver su nombre en una lista junto al calificativo de: "New" o "Promising". Ellos siguen un criterio muy lógico para autocalificarse como "Élite", que es haber quedado cuarto en algún campeonato Europeo, pero no tiene mucho sentido si digamos en un campeonato Europeo participan por ejemplo 4 o 5 personas (en el pasado EGP en Berlín creo que fueron 7, lo cual es especialmente llamativo en un país tan avanzado como Alemania). 

Tampoco creo que los puntos se repartan de una forma coherente. Es decir, un jugador que por ejemplo no haya jugado en su vida al othello puede jugar sus primeras partidas en Berlín, quedar séptimo y obtener en la clasificación final más puntos que otro jugador que ha participado en París y ha quedado undécimo y no recibe puntos simplemente porque en Paris jugaron 50 jugadores, 20 de ellos muy buenos. 

Pero esa es otra historia. Lo preocupante es: ¿cuál es el futuro del othello cuando el ratio de participación está invertido? Es decir, hay pocos jugadores a los que ellos llaman "Promising". Y por eso creo que el ratio Elo está bien: es un número obtenido matemáticamente y no entra a calificar discrecionalmente el nivel. Nada impediría a los organizadores cambiar los calificativos y empezar a llamarles "novatos", o autocalificarse a si mismos como "Superb players". De todos modos, yo me centraría en los nuevos jugadores. 

Yo creo que aquí la clave debe ser establecer un feedback muy fuerte y profundo con los nuevos jugadores. Hacerles una encuesta, (como una encuesta de satisfacción o algo así) pedirles su opinión para tenerla en cuenta y en definitiva invitarles por mail si es necesario a cada evento Europeo. Por último, y viendo la suscripción de 50€ al evento de Ghent, pienso que el precio está bien. Pero estaría mejor si los jugadores de "élite" e incluso cualquiera que así lo desee, aporte una cuota anual para invitar a nuevos jugadores. La cuota anual también podría dar derecho a los aportantes a obtener rebajas en sus participaciones en otros eventos Europeos. Si esa cuota es de 50€, por unas 100 aportaciones, tendrían una cantidad cercana a los 5.000€. ¿Acaso lo están haciendo? Si lo hacen y yo como jugador ni me he enterado, es que algo funciona mal...

Así que deberían constituir una empresa formal, con sede en algún país de la UE. Que cada socio aporte anualmente cierto dinero, que nombren a unos gestores democráticamente, en definitiva: que se formalicen y se constituyan como una organización oficial dedicada a fomentar el othello, utilizando para ello recursos económicos, (en realidad, como funcionan todas las organizaciones o empresas). Con 5.000€ al año de aportaciones se puede organizar un gran evento invitando hasta a 20 jugadores nuevos con todos (o casi todos) los gastos pagados.  Un viaje en avión puede costar dependiendo del destino unos 100 o 200€ (cuanto antes se reserve suele ser más barato). Alojamiento a parte, podrían invitar por sorteo a un jugador de cada país o al Campeón Nacional en caso de no querer hacerlo así. Es solo una idea. Seguro que si a ti te dicen que te invitan a Paris a jugar un día a othello con el viaje en avión pagado, aceptas encantado.

Otros motivos son como he comentado, el no respetar la privacidad de los jugadores.  Otras cuestiones son también el número de partidas, en las que jugadores quizá piensen que no vale la pena viajar para jugar un día y perder 7 u 8 partidas. Creo que en un evento de este tipo el número de partidas se debería maximizar más. Debate a parte sería considerar hacerlo en un solo día (menos coste para pagar el alojamiento) o improvisar algún tipo de alojamiento barato en alguna posada aceptable cercana al lugar del evento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario