miércoles, 24 de octubre de 2018

Estrategia - Capítulo 4

Capítulo 4: Patrones y nombres de las aperturas

En el tema de las aperturas siempre estoy tentado de llamarle a los artículos por Aperturas en vez de por "Estrategia". Sin embargo en este caso aprovecharé el artículo para dar salida a un vídeo acerca de los animales relacionados con las aperturas. En algunos casos, por lo que respecta al caso español, las aperturas se han llamado también "saques", o "salidas", y en ambos casos significa lo mismo. En este artículo menciono algunos puntos de interés sobre las mismas. 

Las aperturas generalmente tienen 3 nombres. Los 3 primeros son los siguientes: Perpendicular, Diagonal y Paralelo. No hace falta que diga de donde vienen esos 3 nombres, pero sí añadiré datos interesantes al respecto. En Perpendicular y en Diagonal, la valoración es la misma (+0) mientras que en Paralelo, el Zebra la valoraba en -6 para blancas, y como vemos en la imagen, el Saio con el libro de 10 Gigas, la valora incluso peor. Un saque en Paralelo deja a blancas vendido con un hipotético 36-28 de entrada, algo absurdamente arriesgado para un primer movimiento. Podemos probar. Siempre he dicho que los jugadores de othello que han jugado el paralelo por costumbre, son muy diferentes del resto: es posible que nunca lleguen a ser grandes jugadores, dado que están tirando a la basura casi todas sus partidas con blancas. 


A partir del primer nombre ya mencionado, tienen un segundo nombre de acuerdo a animales. Algunos de ellos son: Mapache, Escorpión, Gato, Vaca, Caballo, etc. El nombre viene lógicamente de la forma que tiene la figura sobre el tablero, normalmente de acuerdo al color de negras. El Othello es un juego bonito por la forma de disposición de fichas en el tablero, perfectamente ordenadas, que transmiten cierta energía en esa representación visual tan abstracta. Adicionalmente, ciertas aperturas llevan el nombre de figuras, por ejemplo: Piruleta, Chimenea, Rayo luminoso, y un largo etcétera. Por último, las aperturas llevan el nombre de los jugadores tradicionales más veteranos y laureados, alcanzando el máximo nivel de desagregación, y siendo un honor para muchos de ellos. Algunos ejemplos: Tanida, Berg, Nicolet.. en ciertos casos además, se añaden los nombres de ambos jugadores que disputaron un duelo magistral, histórico y épico con esa apertura entonces desconocida.

Recuerdo mantener una conversación con un suscriptor de mi canal que no entendía por qué ciertos movimientos de ciertas aperturas eran correctos, (por ejemplo en el caso del paralelo no es evidente). No entendí bien su pregunta, y para contestar ciertas dudas, debemos primero valorar y analizar de qué movimiento estamos planteando la duda. Yo entendí que me hablaba más bien del juego medio (a partir de los movimientos 10-15) en vez de en la apertura. Este es un asunto que puede molestar o no gustar a la gente: no hay secreto respecto de las aperturas, hay que saberlas de memoria y punto final. Sucede también en otros juegos como el ajedrez, y para ser buenos jugadores no tenemos más que memorizar aperturas aceptables. Si una apertura no tiene nombre de animal, ni de persona que la haya jugado, muy probablemente sea muy mala. Podemos innovar, y es algo que me gusta hacer, pero de ello ya he hablado ampliamente en el blog y probablemente lo seguiré haciendo. Como vengo comentando: Algunos jugadores dedican cantidades ingentes de tiempo a memorizar aperturas, (8 horas diarias) pero en mi opinión eso no es necesario, ya que seguirás estando lejos de competir con el rival que dedique 12 o más horas al día. El othello es un juego muy jugado por asiáticos, una sociedad ultracompetitiva donde el segundo puesto es un fracaso, y allí la gente no se anda con tonterías, les gusta mucho memorizar. Algunas pautas en este sentido hablan de que por ejemplo en el caso japonés, los hiraganas les permiten tener más espacio cerebral para estas cosas, aunque es otro tema controvertido y quizá de futuro debate. Como he dicho a menudo, si jugamos siempre el mismo rango de aperturas, no nos hará falta estudiar demasiado, y podremos ser unos jugadores bastante solventes jugando ese tipo de aperturas y ahorrando un tiempo descomunal. El problema será que los rivales nos conocerán ya, y tratarán de buscarnos algún punto débil en el juego medio. 

Por último, se habla de libro de aperturas, como el rango de aperturas que nos sabemos. Algunos jugadores lo anotan en documentos de texto, y especifican que se conocen de memoria 10,15, 20, 300 folios con movimientos de aperturas. Otros jugadores como yo, las contamos por avances en el juego. Por ejemplo, un jugador nos podría decir que su libro más largo de aperturas cuenta hasta el movimiento 30, al saberse X juegos enteros. En mi caso me sé unas cuantas hasta el movimiento 20-22, y como es lógico van bajando progresivamente el resto. En general, diría que me se casi todas las aperturas habituales (no malas) hasta el movimiento 10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario