viernes, 19 de octubre de 2018

Comentando las normas - Parte II

La problemática de ciertas transcripciones

Quizá no voy a abarcar hoy aquí todas las situaciones que se pueden dar con las transcripciones mal anotadas. Desde fallos de cuadre, pasando por movimientos ilegales o resultados que no cuadran, se pueden dar distintos casos. Lo habitual es omitir o repetir movimientos, aunque en ocasiones no afecta al cuadre. En muchos casos suponen horas por parte de los directores del torneo para tratar de reeditar una partida descuadrada para que adopte el resultado anotado. En mi opinión y con carácter general, se debería establecer un protocolo a través del cual se de audiencia (vía e mail) a los interesados, para tratar de esclarecer lo que sucedió en la partida, si se desea transcribirla. Si ambos resultados difieren, o en ciertos casos, apostaría por la anulación, como comentaré al final.

1- Que la suma total del tablero sea diferente a lo anotado. Mientras el tablero permanezca, se puede volver a contar y corregir el error. Hay jugadores que no deshacen el tablero después de terminar, (yo soy uno de ellos), otros lo deshacen nada más terminar para así ahorrar trabajo al siguiente jugador. Mi teoría es que el tablero es más adecuado que lo deshaga el siguiente jugador, así mientras este no tome acción en la mesa y no se empiece a disputar la siguiente ronda, los anteriores jugadores siempre están a tiempo de volver a contar. Este es el motivo por el cual no me gusta deshacer el tablero. También me gustaba en el pasado hacerle una foto, y algunos jugadores lo hacen, como recuerdo, de la posición final. "La estética del othello" le suelen llamar algunos. Aunque a mi me parece interesante, no lo hago ya que en caso de una victoria grande por mi parte el otro jugador se puede sentir molesto por ello. No es habitual, pero igual que hay jugadores en internet que se ponen rabiosos por perder juegos a 1 minuto, en torneos quizá hay jugadores que se sienten molestos si tomas demasiada interacción con ellos o con el tablero, especialmente si han perdido. Es mejor ser discreto una vez termina la partida, el comportamiento en torneos es también motivo de varios debates en mi blog.

2- Que cuando se reconstruye la partida, da un resultado diferente del anotado. En ese caso el director del torneo tiene un gravísimo problema si ese resultado da victorioso al jugador contrario del que está anotado. Aquí se abren un abanico de posibilidades distintas: 1- Algunos directores de torneo optan por traspasar las partidas antes de que acabe el torneo, así si eso sucede, están a tiempo de requerir a los 2 jugadores para que traten de dar explicaciones, reconstruir la partida o cotejar las partidas. 2- Las normas en ocasiones señalan que precisamente por este motivo deben los 2 jugadores transcribir la partida, de manera que existan 2 transcripciones de la misma partida. De esa manera, si existe una hoja que no cuadra el resultado, el director del torneo puede posteriormente sin requerimiento de ambos tratar de deducir en cual de las 2 hojas existe el error. En la mayoría de casos, así es como solucionará la situación. En ciertos casos, (como me pasó a mi una vez) simplemente anotas el resultado al revés, (por ejemplo 34-30 anotas 30-34) y es sencillo darse cuenta del error si cuadra un 34-30. Puede pasar aun así, que las 2 transcripciones sean caóticas y no cuadre nada y a la vez no hayan movimientos ilegales, en ese caso la partida se debería anular, aunque el criterio tiende a ser que prevalezca el resultado anotado en las 2 hojas, que al menos, sí debe coincidir.

Debido a lo que comento en este segundo punto, resulta comprensible el darse cuenta de por qué se requiere que 2 jugadores a la vez anoten la transcripción de la partida. Una única transcripción da pie a que pasen cosas raras, o un jugador anote algo raro, o anote un resultado correcto y una transcripción incorrecta creando dudas futuras sobre la partida pasada y no siendo nadie capaz de reeditarla, (perdiéndose la partida). De ahí mi lógica de: "partida perdida, partida anulada". Sin embargo eso no se suele dar, y el criterio general suele ser el de imputar el resultado independientemente de que la partida ya no se pueda recuperar, de manera que los directores de torneo se aseguran de que al menos en las 2 hojas, el resultado sea el mismo.

El no cumplimiento de las normas de transcripciones de los jugadores trae varios problemas: 1- Algunos jugadores se guardan la transcripción para si mismos y no las comparten. Tiene sentido que lo hagan y están en su derecho, aunque quizá lo mejor sería hacerle una foto a la transcripción y pasarla luego (¿pero da pereza no?). Se fían de que la hoja de su compañero sea la correcta. Pero imaginemos que su compañero por error (y sin mala fe) comparte una hoja en la que él gana cuando en realidad ha perdido. El jugador que no comparte su transcripción posteriormente en su casa comprueba como el año 20X8 perdió una partida contra el rival W. "¿Pero no le gané ese año?" Entonces acude a su transcripción y comprueba que en efecto le ganó, pero en las estadísticas públicas figura una derrota. No hace falta que siga explicando el perjuicio o el inconveniente que ello supone. 2- La transcripción por Live-Othello, por lo que he visto en la práctica libera a uno de los 2 jugadores de anotar, lo cual no me parece justo. Una mala transcripción en Live othello puede ser muy cachonda si el jugador que transcribe está a la vez corrigiendo desde una pantalla de ordenador. Mientras que si eso te sucede en una partida pierdes tiempo anotando en el papel, cuando lo haces en la tablet, estás jugando con la tablet un rato mientras tu rival no sabe bien qué haces. 3- Por último la transcripción a través del juez suele ser un sistema en el cual el juez cuenta los discos y su hoja tiene digamos más valor. El conteo cuadra con lo que él anota, y no hay mayor inconveniente, aunque no suele ser habitual que haya un juez en todas las partidas y por ello se deben cuidar estos detalles.

Además, el jugador que no comparte la transcripción está forzando al que sí lo hace a reanotar o hacer fotos a todas sus partidas, lo cual tampoco es del todo justo. Es importante tener claras las normas de transcripciones para evitar este tipo de conflictos. A partir de aquí, las hojas también pueden revelar errores de movimientos prohibidos, incluso por los 2 bandos, haciendo imposible saber quién sería el ganador de esa partida, por lo que de nuevo la anulación debería estar presente, bien a disposición del director del torneo cuando las repase, o bien a solicitud de uno de los 2 jugadores si considera que el otro ha llevado a cabo actuaciones raras como hablar durante la partida, (en teoría prohibido). Aconsejo anotar este tipo de cosas en la hoja de anotación, para que el director del torneo tome medidas al respecto. Por ejemplo: "En el movimiento 36 se ríe y me dice que soy muy malo", pues eso se anota. El director del torneo cuando lo vea lo más probable es que para evitar la disputa no haga caso al respecto, pero creo que aun así es importante mencionarlo y dejarlo por escrito, ya que las hojas se suelen guardar y los jugadores que tienden a hablar en las partidas son siempre los mismos por lo que si existiera una base de datos con los "feedbacks" de manera pública o a modo de whistleblowing, se terminaría sabiendo qué tipo de jugadores son conflictivos.

Por último si todo esto no es posible, si no se puede recuperar la partida, y si no hay consenso, propondría la anulación en los siguientes casos: 1- 2 Resultados diferentes, con uno de los 2 jugadores que no quiere firmar, o confiesa un resultado contrario, 2- Mismo resultado pero con errores en las 2 transcripciones que no permiten reconstruir la partida,  3- Mismo resultado pero que da como ganador al jugador contrario, 4- Mismo resultado pero con distinto resultado en las 2 transcripciones. En todos estos casos si no hay acuerdo, creo que se deberían anular los juegos, y dejar quizá de margen 1 hora en el torneo para intentar tratar estos asuntos, o simplemente que se mantenga el resultado del torneo, pero con la partida anulada. Es decir, en el peor de los casos si esa partida es una final (árduamente improbable por otro lado ya que la suele transcribir el juez de silla) lo que significaría es que se daría por ganador a uno de los 2 con el resultado cierto, pero posteriormente esa partida sería eliminada y anulada y no constaría a efectos de Elo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario