miércoles, 18 de julio de 2018

El othello y el síndrome de Asperger

 Foto: Somarmonia

Una vez me encontré con un jugador que tenía síndrome de Asperger. Me llamó mucho la atención ya que nunca había conocido a alguien así y me fascinó nada más conocerle, así que empecé a buscar información sobre el tema y a leer y leer.  Es un síndrome; lo cual significa que puede tener mayor o menor grado dependiendo de la persona. En un nivel elevado, puede ocasionar problemas sociales a los sujetos que lo experimentan. Generalmente se caracterizan por una falta de empatía que se suele traducir en una grave falta de respeto (generalmente involuntaria) contra otros jugadores o personas. Voy a resumir las principales características de este síndrome.

1- Carencia absoluta de empatía: Es la característica fundamental del Síndrome de Asperger. Algunos os preguntaréis, ¿en qué se diferencia de un psicópata? Más adelante responderé a esa pregunta. Por ahora nos interesa tener en cuenta que la persona que tiene este síndrome, es absolutamente incapaz de sentir empatía. La empatía, según he leído en varias páginas web, se tiene o no se tiene. La mayoría tenemos. Es la capacidad de ponernos en la situación del otro. Por ejemplo, si una persona lo está pasando mal, empatizamos y no nos burlamos de ella. Alguien que tiene síndrome de Asperger es absolutamente incapaz de comprender la situación de la otra persona, por lo que no tiene problemas en burlarse o hacer comentarios que puedan sentar mal, dado que todo lo que esta persona conoce se lo han enseñado generalmente los educadores sociales o psicólogos y no es algo que sienta de verdad. Es decir, en general una persona que no tiene empatía es como si hubiera nacido ciega, o sin un brazo o sorda, no podrá NUNCA llegar a empatizar realmente. Del mismo modo, nosotros, nunca podremos abandonar nuestra empatía. Es decir, nosotros no podemos ponernos en la situación de alguien que no tiene empatía, no podemos ni imaginarlo, del mismo modo que él no puede imaginar qué es eso de la empatía. 

2- Atracción desmesurada hacia ciertos hobbies y carencia de intereses en otras áreas. Un clásico ejemplo de persona con Asperger era Einstein. Las personas con síndrome de Asperger centran sus gustos en una actividad limitada, por ejemplo el othello, sin interesarse por muchas otras o interesándose en exceso por unas pocas cosas. Suelen ser expertos en su área de interés, pero no porque tengan mayor inteligencia que la media. Contrariamente a lo que se suele pensar, no son superdotados ni tienen un cociente intelectual muy superior, de hecho su retraso cognitivo a menudo se traduce en una inteligencia inferior a la media. Su éxito reside en la cantidad de tiempo ingente que dedican a sus limitadas áreas de interés. Esto provoca que se vuelvan realmente expertos y buenos en esa materia no tanto por su inteligencia sino por la cantidad de tiempo que le dedican a sus hobbies o pasiones, mucho mayor que la de cualquier otra persona.

Las personas con Asperger, tienen dificultades para captar sentidos de las cosas que no sean literales

3- Defensa de ideas locas o descabelladas. Las personas que paceden de Asperger generalmente suelen defender tesis indefendibles, incluso aunque resulte evidente que sean absurdas. Un claro ejemplo en el mundo del othello es la defensa a ultranza de algunos jugadores internacionales del uso de dispositivos electrónicos. En algunos casos roza lo ridículo. Un claro ejemplo que se suele poner es el hecho de que una persona con síndrome de Asperger que sea científica o técnica, podría defender temas indefendibles como la invasión alienígena o la tierra plana con elocuencia y argumentos y estaría convencida de tener razón. Más importante aun: lo defenderían tratando de convencer al resto y tendrían dificultades para percibir las posibles burlas de los demás.

4- Las personas con síndrome de Asperger creen de verdad que son más inteligentes y superiores a los demás. Es una característica clave acorde con los demás síntomas. Están convencidos de que son mucho más inteligentes que el resto y a menudo tratan de querer demostrarlo.  Suelen tener delirios de grandeza y la creencia de que los demás son insectos comparados con su sobrenatural inteligencia. En ocasiones son inteligentes realmente, lo que potencia todavía más esta creencia haciéndoles parecer personas extremadamente arrogantes.

5- Incapacidad para detecar el sarcasmo. Esto les ocasiona serios problemas sociales. Generalmente no tienen de base un nivel intelectual inferior a la media, pero pueden tener problemas en su educación que pueden hacer que no se desarrollen bien, especialmente a nivel verbal. Suelen tener una gran elocuencia hablando en determinados temas, y una nula verbalización en otros. 

¿En qué se diferencia pues alguien con Síndrome de Asperger de un psicópata? 
Foto: Imágenes Educativas

1- Si  atendemos a las características principales, nos puede parecer que alguien con Asperger podría ser un psicópata, pero hay ciertas diferencias claves. Por un lado, alguien con Asperger puede sentir remordimientos, mientras que un psicópata no, siendo esa su característica más importante. Es cierto que al carecer de empatía, sus remordimientos no van dirigidos tanto hacia haber ofendido a otras personas (ellos en realidad, al no tener empatía, no conocen el daño que realmente pueden hacer a los demás) sino más bien en lamentar los errores propios, (aunque por otro lado, les cuesta reconocerlos).

2- Alguien que sea un psicópata pasaría desapercibido del resto, mientras que el que tiene Asperger no. La persona con Asperger resulta evidente que socialmente es "rara", tiene una conducta poco normal y su delirio de grandeza constante le deja en evidencia. Un psicópata por ejemplo, no tendría problema en dar la razón a alguien si cree que es necesario para sus objetivos o que no vale la pena discutir, alguien con Asperger en cambio jamás dará la razón a alguien si no cree que la tenga de verdad. 

3- La persona que es un psicópata carece del delirio de grandeza de alguien con síndrome de Asperger. El que tiene Asperger está convencido de que él es superior en todo a los demás, lo que le puede acarrear problemas sociales. El psicópata generalmente no, y si lo pensara lo ocultaría para no tener problemas. 

4- El psicópata suele ser hábil socialmente y suele tener más inteligencia. No tiene un reducido grupo de intereses ni defiende tesis absurdas. También es capaz de detectar el sarcasmo. No tiene por qué tener una gran elocuencia, aunque sus habilidades sociales suelen ser buenas. El típico ejemplo de descubrir a alguien psicópata es la clásica pregunta de qué haría un psicópata si en un entierro se enamora de una chica. La respuesta es: asesinar a alguien del funeral para así volver a verla. 

5- Por último la persona con Asperger renuncia drásticamente a la violencia, mientras que el psicópata no tendría problemas en utilizarla si lo cree necesario. Hay mucho debate sobre si un psicópata siente atracción por la violencia, pero lo que está claro es que la persona con Asperger la rechaza absolutamente y tampoco suelen ser personas ni muy deportistas ni muy habilidosas practicando cualquier deporte, mientras que el psicópata puede sí serlo. 

En definitiva, que un psicópata podría pasar desapercibido mientras que alguien que tiene asperger no. ¿Son malas personas los que tienen Asperger? La sensación es que sí, puesto que su carencia de empatía y sus ideales mitómanos hacen de ellos unas personas generalmente arrogantes, pedantes y mal educadas. Yo no sé responder a esa pregunta, pero sí que me he encontrado con un jugador con este síndrome con el que no se puede dialogar demasiado. Algunos otros no creo que tengan este síndrome, aunque sin duda ya bien sea por el delirio de grandeza de que ellos creen que tienen por haber ganado campeonatos, hace que sea muy complicado hacerles entrar en razones cuando toman una decisión algo descabellada como poner una bomba en forma de teléfono móvil en eventos de othello para retransmitir el juego. Una vez más, los delirios de grandeza y de compartir sus hazañas, priman sobre el resto. 

El personaje Sheldon Cooper, tiene asperger

No hay comentarios:

Publicar un comentario