miércoles, 27 de junio de 2018

Progresión en aperturas



Hay 3 tipos de jugadores de othello: los que juegan, los que juegan y analizan, y los que juegan y analizan de forma enfermiza. A principios de los años 90 e incluso primeros 2000, únicamente me atrevo a decir que habían jugadores del primer grupo. Siendo a principios de los 2000 quizá el 99% de jugadores. 

Desde que existen programas, los jugadores del segundo grupo han ido aumentando, y ahora diría que conforman la base del 80% de jugadores de othello. A todos nos gusta saber si un movimiento en una apertura es correcto o no, o más especialmente si hemos fallado justo al finalizar el juego. Resulta interesante y es lógico que se haga. 

Entonces llegamos a ese 1% de jugadores que no solo no repasan sus partidas de vez en cuando con naturalidad, sino que tienen un protocolo detrás de horas y horas de estudio, repartidas en rutinas quizá de más de ocho horas al día, lo cual los hace terriblemente poderosos, hasta llegar a un nivel difícilmente alcanzable para el resto. No quiero argumentar que todos los jugadores de cierto nivel son así, pero sí bastantes. 

Así que siguiendo con las aperturas, al principio movemos hacia adonde nos parece, y tal vez nos va a costar tiempo corregir déficits o errores en las mismas. Yo mismo jugaba al inicio la apertura Diagonal, pero dejé de jugarla porque su dominio implica en muchos casos haber estudiado algunas secuencias. La Diagonal es en general una apertura mucho más abierta que la perpendicular, y aunque la perpendicular también tiene muchas variantes, pocos jugadores las utilizan. La razón es en parte porque la Diagonal tiene varias opciones para negras entre -1 y -2, mientras que la Perpendicular salvo las secuencias que parten de la Comp'Oth hasta sus amigas Kung y No-Kung, el resto son algo más arriesgadas para blancas, aunque no por ello menos malas. En las 2 imágenes podemos verlo: mientras que Negras tiene en la primera foto hasta 4 opciones que no se alejan de un -2, en la segunda foto en el mismo movimiento 3 negras solo tienen una opción que no sea demasiado arriesgada.



Insisto en que esto no significa que la apertura Diagonal sea mala, pero hacerla implica llevar un buen estudio y miles de partidas detrás usándola. Es lógico que la mayoría de jugadores con negras en la perpendicular, te van a jugar E6, justo la opción con +0, mientras que en el mismo movimiento en el caso de Diagonal, negras te pueden hacer ya diferentes cosas. Es el motivo también por el que muchos jugadores experimentados abren en perpendicular con blancas.

A partir de aquí, llegamos a muchas posibles variantes, donde a poco que juguemos, iremos añadiendo más y más opciones. Hoy no voy a ser exhaustivo comentando todos los matices que las aperturas ofrecen. Sí volveré a remarcar que en mi opinión una apertura que nos ofrezca seguridad hasta el movimiento 15, es una buena apertura. El reto tal vez es llegar al movimiento 20. Ya en el 25, pocos tendríamos problemas para completar el juego correctamente, si disponemos del suficiente tiempo, como por otro lado sería normal. 

Así que si estamos empezando a jugar, lo ideal sería que partiéramos de 3 o 4 movimientos memorizados, y a partir de ahí construyéramos nuestro juego. En cuanto a memorizar aperturas, si no estamos dispuestos a dedicarle 1 hora al día como mínimo, lo veo bastante innecesario. Básicamente porque entre otras cosas, las aperturas que no juguemos se nos van a ir olvidando, por lo que una hora sería lo mínimo que necesitaríamos para ir manteniendo de forma fresca en nuestra memoria algunas aperturas. Lo que suelo hacer y lo que hacemos la mayoría de jugadores es ir pefeccionándolas e ir añadiendo nuevos movimientos según vamos jugando. Esto es sencillo al principio, puesto que es más y más probable que se repitan las secuencias... pero también es más difícil al final. Por ejemplo: yo me se algunas aperturas hasta el movimiento 20, pero como no las utilizo con frecuencia porque es raro que un rival también se la sepa o la juegue, a menudo se me olvidan movimientos y no puedo por tanto progresar y llegar hasta el movimiento 21. Por otro lado, aprenderme de memoria ese movimiento 21, puede ser una pérdida de tiempo dado que de media es probable que solo uno de cada 300 rivales me proponga esa jugada, en esa apertura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario