viernes, 8 de junio de 2018

El Sistema de los Dans

 Foto

En multitud de páginas web nos asignan un Elo acorde con nuestro nivel de jugadores. Aunque aporta cierta información, creo que el sistema de los Dans es más preciso y ayuda a clasificar mejor a los jugadores según su nivel, en este caso de Maestro. Es decir, el Dan te otorga el nivel de Maestro en un juego, pero incluso a ese nivel, hay ciertas diferencias.

Empecemos reconociendo que en el othello adquirir el nivel de Maestro es muchísimo más sencillo que en otros muchos juegos. Si fuéramos teóricos, podríamos afirmar que el othello es por tanto, muchísimo mejor juego que el ajedrez u otros juegos donde un tedioso entrenamiento durante años puede no valer para que tu nivel sea tan alto como para llegar a competir (solo competir) contra los mejores jugadores del mundo. Aquí deberíamos definir lo que significa competir, que para mi viene a ser jugar una partida contra grandes jugadores haciéndoles pensar, (o al menos, haciéndoles pensar bastante). En definitiva: hacer que se esfuercen. Por ejemplo y volviendo a las metáforas deportivas: un equipo de muy bajo nivel de fútbol, no podría competir con el Real Madrid, por ejemplo un equipo formado por jugadores como mis amigos y yo. No tendríamos nivel físico y seguramente ni siquiera calidad para tratar de ganarles. Probablemente, los jugadores del Madrid nos ganarían sin esforzarse, pero por supuesto tendrían que correr y puede que hasta sudar. En los deportes mentales creo que existiría el mismo concepto: en el momento en que hacemos que un rival se tenga que poner en serio para ganarnos, implica que estamos compitiendo en igualdad de condiciones contra él y que por tanto nuestras opciones de ganar pueden ser reales.

El hecho de que el othello sea poco popular en comparación con el ajedrez, puede llevar a pensar que se debe a que en realidad un juego es mejor cuanto más se tarda en llegar al nivel de Maestro, pero yo pienso que el othello es poco conocido por otros motivos, (redactados en otros artículos a lo largo de este blog), y que el hecho de que se tarde poco en llegar a un nivel muy elevado en el othello, es más bien una característica muy a favor. Nos puede molestar o resultar pesado volvernos expertos en otros juegos como el go o el ajedrez, pero en el othello nos costará menos tiempo, y eso pienso que es bueno.

Una prueba de esto es el elevado nivel de jugadores menores de 12 años. Sin ir más lejos el finalista mundial, de 12 años en el pasado campeonato mundial, capaz de ganar 12 partidas en la liguilla general, (sistema suizo). Así que en el othello más que en otros juegos, quizá es necesaria una clasificación a nivel de Maestros y ahí es donde entran los Dans.

Según he leído por internet, el Dan proviene de otras disciplinas como el Karate o el Taekwondo. En teoría, y solo en teoría, un Dan se otorga a aquél que logra ganar un campeonato oficial. Como ya me imagino que muchos sabréis, en el Karate clasifican el nivel de los luchadores por el color del cinturón, empezando por el blanco y terminando por el negro. Esto es: el luchador con el cinturón de color negro se convierte en el luchador más avanzado. Ha aprendido todas las teorías necesarias y ahora ya no le queda más por aprender, sino por luchar de igual a igual contra otros de su mismo nivel. Esto se complica un poco más en ciertos casos al añadirle la etiqueta de "profesional", es decir: en algunos casos el Dan se utiliza para indicar que un jugador o luchador es tan bueno como para ganarse la vida profesionalmente con ello. Dado que eso no sucede en el othello, (al menos a gran escala), voy a prescindir de este matiz a lo largo de este artículo. De modo que cuando alguien es cinturón negro, debe ganar un campeonato, lo cual le otorgará su primer Dan. Es árduamente complicado llegar a ganar un campeonato, por lo que acumular hasta 9 Dans, puede ser algo muy difícil. Aquí ya me pierdo bastante entre lo que he leído, ya que parece ser que cada organización (según hablemos de Karate u otras disciplinas) impone sus propias normas y sistemas de valoración. Por ejemplo en ciertos casos a partir del cuarto Dan, no te vale con ganar un campeonato, sino que tiene que ser un Campeonato donde luches contra otros jugadores de Cuatro Dans, de ahí que realmente tu quinto Dan, sea merecido. A partir del séptimo u octavo dan, en la mayoría de casos sí que he visto cierta unanimidad al afirmar que únicamente serían merecedores de tal galardón los que hayan ganado un campeonato mundial.
 

No es de extrañar pues, que según el juego, el sistema difiera ligeramente. Por ejemplo en el ranking oficial del ajedrez encontramos a ajedrecistas con un Elo superior a 2800, mientras que en el othello según el Ranking oficial de la FFO son pocos los agraciados que superan los 2500 puntos. El Elo incluso varía según estemos hablando del ranking, por ejemplo la USOthello establece otro ranking donde tienen en cuenta el número de discos sumados. Además, cada página web, establece su propio Elo, que suele ser similar en muchos casos, con algunas pequeñas diferencias como son por ejemplo el punto de inicio, (suele oscilar entre 1000 y 1500).

Sin embargo a nivel de othello, únicamente he visto en Othello Quest este sistema. Se basa, como vengo comentando, en el formato oficial. El sistema empieza por los Kyu. Todos se inician en 30 Kyu. Este es el nivel de principiante. Según vas ganando partidas, el sistema baja hasta llegar al primer Kyu, el previo al primer Dan, después empieza a subir. Aquí creo que es importante destacar una pequeña puntualización: El sistema de Dan debe ir de la mano con el sistema de Elo. Es decir; este sistema que paso a describir debe ser un sistema complementario al sistema de Elo, que viene a reforzar y describir el verdadero nivel del jugador. Es cierto que un jugador de un Elo de por ejemplo 2300 puntos debería ser mejor que otro de por ejemplo 2000 puntos. Sin embargo, en el othello, dados los pocos torneos oficiales que hay, a menudo no siempre es cierto. En otros casos: la diferencia real de 300 puntos quizá es excesiva. El sistema de Elo por sí solo aunque es útil, no nos puede llegar a describir con suficiente fiabilidad el nivel del jugador, y ahí es donde debería apoyarse en este sistema, basado quizá en los logros personales de los jugadores, contra otros jugadores de su mismo nivel. Por ejemplo si un jugador ganara un torneo contra jugadores de un nivel inferior, eso implicaría que su Elo subiría, pero no merecería el Dan, ya que lógicamente solo debería ser otorgado si demuestra ganar con cierta solvencia a otros jugadores de sus mismo Dan. Aquí pienso yo que el othello es también especial: jugadores que tendrían el mismo nivel, pueden cosechar resultados muy distintos en el mismo torneo dependiendo de la apertura de sus rivales o de otras cuestiones más relacionadas con el azar. Yo creo que si se organizara un torneo de othello con más de mil jugadores, sería complicado ver a un jugador que sistemáticamente gana año tras año, ya que más bien se tenderían a repartir mucho los resultados, especialmente si se juegan muchas rondas. No obstante no pretendo quitarle mérito a Takanashi, y es evidente en mi opinión que su nivel está un punto por encima de cualquier otro jugador del mundo, dados los 5 campeonatos mundiales que ha ganado. A pesar de todo, no es posible económicamente organizar un macroevento de othello tan grande, por lo que todo lo que escriba al respecto no son más que pronósticos.

¿Cómo debería funcionar entonces el sistema?


Aporto una posible solución. La matemática detrás del sistema de Elo me parece correcta, aunque se debería establecer un criterio fijo para el factor k (la constante) así como un sistema para la introducción de nuevos jugadores en el mismo. Una de las controversias de siempre que ha tenido el sistema Elo ha sido sobre como introducir a nuevos jugadores en el mismo. En muchos casos se ha solucionado por no asignarles un Elo hasta que no hubieran jugado una muestra de partidas significativas. Las muchas posibilidades u opciones de falsear el sistema de Elo propician, en mi opinión, que se deba tener en cuenta el nivel del Dan como complementario a este sistema.

Partiendo de los 30 Kyu, el sistema no creo que tuviera problemas en requerir pocas victorias para que los jugadores lleguen al nivel de 20 Kyu, el nivel intermedio. Partiendo de 1000 puntos de Elo, se debería lograr al pasar de los 1500 puntos. A partir de aquí, el sistema sigue igual hasta el cuarto Kyu, entonces, se consigue el nivel de avanzado. En Othello Quest te proponen ganar 4 partidas seguidas, y como te juntan con rivales de tu nivel, resulta muy complicado conseguirlo, aunque no por ello es un sistema poco válido. En mi opinión se debería fijar el porcentaje. Por ejemplo, si has jugado una muestra significativa contra jugadores de 1700 puntos de Elo (por ejemplo 50) y tu ratio de victorias es superior a un % superior a la mitad, (por ejemplo 60%), es evidente que de media, eres mejor que ellos. Por tanto, deberías subir de nivel, por ejemplo de Kyu. El problema viene cuando debemos determinar ese %, pues si jugamos muchas partidas, va a resultar muy complicado variarlo, y al contrario, jugar muy pocas puede resultar sencillo manipularlo si tenemos suerte. Por lo contrario, si perdemos muchas partidas seguidas, nos puede costar revertirlo, aunque por otro lado, debería ser justo si esos jugadores tienen nuestro nivel. El problema viene, de nuevo, cuando no tenemos una muestra significativa de partidas. Es estadísticamente aceptable tomar como volumen de datos de una muestra un número de al menos 24 datos. No obstante y dada la característica del othello, ese número debería ser mucho mayor, (quizá entre 50 y 100). En Othello Quest funciona muy bien, partiendo de esta diligencia estadística, el problema de Othello Quest es que como toda página web o aplicación para jugar, peca de querer ir muy de prisa en esa catalogación del nivel de jugadores. Los nuevos jugadores en Othello Quest probablemente desean tener un Elo nada más empezar a jugar, cuando lo correcto tal vez sería que no lo tuvieran hasta llegar a unas 100 partidas, y que su Elo fuera más bien algo provisional. Sin embargo esto implicaría que sus juegos tampoco tuvieran consecuencias en el Elo de jugadores más veteranos, (recordamos que el sistema funciona por autoemparejamientos, sin poder tu decidir con quién juegas) por lo que si no asignan un Elo rápido a un jugador, el sitio perdería cierto atractivo. Por ejemplo a un jugador no le gustaría jugar una partida no clasificable, podría sencillamente dejarse ganar rindiéndose y volver a jugar a ver si en la siguiente ocasión le tocaba contra otro jugador que no fuera nuevo y sí tuviera Elo, en perjuicio del nuevo jugador, que no podría jugar y por tanto asignar un Elo a su nivel, o bien su Elo sería el reflejo de sus falsas victorias provisionales. Esto explicaría por qué en Othello Quest tras hacernos un nick y ganar 4 o 5 partidas seguidas, nos salen unos jugadores de 6 dans y más de 2300 puntos de Elo como rivales, a pesar de tener nosotros 20-25 Kyu y 1700 puntos de Elo: porque el sistema busca de este modo encasillarnos en nuestro nivel lo antes posible, de modo que si somos unos jugadores de 2200 puntos de Elo reales, ascenderemos rápido a ese nivel. Por lo contrario, si somos unos jugadores de un nivel más intermedio, (como por ejemplo el mío), el hecho de tener que jugar contra rivales tan fuertes, nos perjudicará por lo contrario: una derrota contra quién no debimos ni jugar hará que nuestro porcentaje de victorias baje, de nuevo perjudicando mi propuesta de Dan en base al ratio de victorias. Por ello es preciso antes de asignar el Dan en base a ello, determinar nuestro nivel previo para poder así el sistema encasillarnos con jugadores de nuestro nivel, el problema es de nuevo, (el pez que se muerde la cola) como determinar nuestro nivel si no hemos jugado, es decir, como introducirnos en el ranking.

Por último, puede ser que no hayan jugadores de nuestro nivel con los que jugar, por lo que el sistema podría tener ciertas equivalencias. Por ejemplo: si tenemos 1800 puntos de Elo y somos 1 Kyu, deberíamos ganar el 55% de las veces que juguemos con rivales de entre 1800 y 1850 puntos para conseguir el primer Dan, medido ese porcentaje, en un rango significativo, de por ejemplo 30 partidas. El problema y como ya vemos en Othello Quest, es que jugar esas 30 partidas, puede ser muy complicado, y que de nuevo si empezamos suficientemente mal por alguna razón, puede ser casi imposible lograrlo. De ahí que Othello Quest apueste por la teoría de ganar torneos, por lo que te requiere 4 victorias seguidas. Para ganar un torneo de othello habitualmente necesitaremos (como mínimo) esa racha. Siguiendo con othello Quest, una vez consigues el primer Dan, para el segundo te exigen creo que 5 victorias, pero además un segundo requisito: Tu elo debe ser superior a 1800 (por lo que tus rivales, generalmente también lo serán). Lo bueno es que el sistema en este caso es acumulativo, y si ya venías de ganar 4 seguidas para conseguir el primer Dan, te puede pasar que ganando la siguiente, asciendas directamente al segundo Dan, como vengo comentando, apuestan por la rapidez de asignación de puntuación. El sistema es similar a partir de aquí. No recuerdo bien, pero no difiere mucho de lo siguiente: 4 victorias seguidas y más de 1900 puntos para el tercer Dan, 4 victorias seguidas y más de 2000 puntos para el Cuarto Dan, 5 victorias seguidas y más de 2100 puntos para el Quinto Dan, 6 victorias seguidas y más de 2200 puntos para el Sexto Dan y 7 Victorias seguidas y más de 2300 puntos para el Séptimo Dan. Creo que nadie tiene 8 Dans en Othello Quest. Curiosamente, aunque el requisito de victorias consecutivas es el mismo, (8 de 8), el requisito de Elo difiere según el jugador, (me imagino que en base al %). Mientras aquí podemos ver que FoompyKatt necesita tener más de 2500 puntos de Elo, SuperAce, el primero del ranking, requiere +2700 puntos de Elo. Es decir, el sistema ya tiene en cuenta este tipo de situaciones donde un jugador parece que tiene un nivel desbocado.

Siguiendo en base al artículo de Fabrício Silva, sobre el nivel de los jugadores mundiales, sí es que es posible establecer cierto paralelismo puramente intuitivo y no tan matemático, en base al nivel de jugadores reconocidos mundialmente. El Dan nos debe ofrecer una idea general del nivel del jugador, obviando que cualquier Dan otorga el nivel de Maestro; es decir, de un jugador lo suficientemente fuerte como para conocer en líneas generales todos los trucos, trampas y curiosidades que el juego ofrece.

Creo que es más sencillo empezar desde arriba hacia abajo. Si tenemos claro que no existe humano capaz de batir al Zebra o al NBoard en profundidad suficientemente elevada, estaríamos hablando de que los programas deberían tener en efecto 10 Dans, el máximo nivel posible. En algunos casos se asocian los niveles superiores al octavo Dan como un nivel profesional, en otros casos fijan la siguiente regla: Campeón del mundo 10 Dans, candidato a Campeón del Mundo: 9 Dans. En el panorama del othello, no creo que hayan jugadores mucho mejores que Takanashi, eso es evidente. La pregunta correcta sería: ¿es él tan superior al resto? Esto implicaría otorgarle a él ser el único válido con 9 Dans, dejando a los candidatos para ocupar su puesto en el nivel del octavo Dan, (Seeley, y otros jugadores que han ganado recientemente las series finales o han alcanzado la semifinal). Aclarado este matiz, nos permite fijar los 3 últimos Dans, con la lógica consiguiente de que hay más jugadores cuanto más bajamos.

Resumiendo: Con 10 Dans estaría el Zebra en profundidad de 26 o el NBoard en profundidad de 30, con 9 Dans únicamente estaría Takanashi y con 8 Dans, los que han quedado segundos en una serie mundial en los últimos años, (entre los que estaría Akihiro, de 12 años). Su corta edad y alto nivel sería una prueba irrefutable de que el othello es un juego maravilloso porque permite llegar a un gran nivel si un jugador se esfuerza suficiente. 

Otra de las características hasta ahora no comentadas de los Dans en este artículo, es que en teoría no se pierden. No puedes perder tu nivel de Maestro básicamente porque se presupone que no tienes o no vas a tener amnesia, (no olvidas lo aprendido). Sin embargo resulta evidente que si no juegas durante mucho tiempo, tu nivel debería bajar. En mi opinión esto no me parece relevante, (motivo por el cual no lo he comentado hasta ahora), por varios motivos: 1- Sí es cierto que tu nivel puede bajar, pero no lo va a hacer demasiado, 2- Puedes volver a conseguir el nivel que tenías antes jugando muy pocas partidas y por último este es otro motivo de sesgo del sistema Elo, como reintroducir a jugadores que hacía tiempo que no jugaban, aunque no me parece un sesgo muy grande.

En mi opinión con 7 Dans estarían jugadores como Berg o Tastet, que han demostrado ser de los jugadores más fuertes a nivel Europeo y quizá estar un puntito por encima de otros jugadores europeos pero no tanto como para copar el Top 4 mundial (aunque sí tal vez para aspirar). Por supuesto, no son los únicos, (seguramente Takuji también esté ahí) pero en este artículo no pretendo ni mucho menos hacer una lista exhaustiva con todos los jugadores que yo creo que deberían tener 7 u 8 Dans. En general: jugadores que han llegado a copar las 10 primeras posiciones en un mundial o hacer Top4 en un torneo Europeo deberían tener sin duda 7 Dans.


Bajamos a 6 Dans, donde en mi opinión simplemente tendríamos que fijarnos en el nivel de los jugadores antes citados para meter en esta categoría a esos jugadores que han perdido más veces con ellos, pero no en una cantidad apabullante de derrotas.  Cualquier jugador de 6 Dans debería poder hacer top 10 en una serie mundial (y remarco lo de debería poder, ya que como sabemos, no es algo exacto y un jugador que por ejemplo quede top 30 también podría tener 6 Dans pero no haber tenido el día en el torneo). Si seguimos con 5 Dans... ahí sí que ya estarían jugadores muy potentes que pueden aspirar a quedar Top 30 en un mundial o a dar guerra en campeonatos Europeos derrotando aunque sea con suficiente suerte, a jugadores de 6 o 7 Dans, (aunque lo tendrían muy complicado, sino imposible, contra ya jugadores de 8 o 9 Dans). Mi objetivo es llegar a este nivel. 

Seguimos bajando a 4 Dans, el nivel de jugador de Maestro nacional, que sería un nivel como de los mejores de su país. Son los jugadores que suelen participar en torneos nacionales. En mi opinión, se debería potenciar la entrada de jugadores intermedios o principiantes en torneos. La pirámide poblacional en torneos no debería estar invertida, pero ello será quizá motivo de debate en otros artículos. 

Si llegamos a 3 Dans, quizá serían jugadores con Nivel de Maestro, pero no con un nivel quizá de juego final muy potente. Seguro que nos ha pasado el jugar con jugadores que se conocen aperturas y juegan relativamente bien el juego medio, (MPS, Movimientos Perfectos Silenciosos) pero que en el juego final cometen errores bien porque no les queda tiempo o bien por falta de entreno en juegos parejos. Bajando a 2 Dans estarían jugadores que se conocen aperturas y han abierto programas para analizar pero que no se conocen muchas aperturas hasta muy avanzado el juego. Por último con 1 Dan debería estar un jugador con nivel de Maestro suficientemente avanzado como para no ser considerado un jugador habitual avanzado, es decir: debería ser capaz de vencer a jugadores intermedios con cierta solvencia. 

En resumen: esta sería mi categoría de jugadores por Dans, que, ni mucho menos he pretendido clasificar por nombres personales a todos los jugadores de élite reconocidos en la actualidad. Creo que aporta bastante más información que el Elo, y el sistema a nivel de Dans debería establecerse de alguna manera tal vez parecido a como funciona en Othello Quest. En futuros artículos escribiré dando más detalles sobre los niveles de Dans, quizá poniendo como ejemplos jugadas en partidas y basándome mucho en Othello Quest, que es mi inspiración en este artículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario