miércoles, 6 de junio de 2018

¿Desaparecerá el EGP de Barcelona?



Me conmociona el hecho de que no se disputara más. Los motivos parece que son en primer lugar la baja participación de jugadores nacionales españoles. El problema en mi opinión es que tal vez sentarían un precedente y deberían comentar a partir de qué número de jugadores locales se considera aceptable la participación. No me parece bien que lo retiren, ni mucho menos que no consulten antes con los jugadores españoles que sí participamos, cual es nuestra opinión (aunque parece evidente). No obstante, puede ser democráticamente justo, si al fin y al cabo los jugadores extranjeros son mayoría en un evento por ejemplo en Barcelona. Parece lógico desde este punto de vista, que se deje de disputar. 

Esto es especialmente llamativo si atendemos a la diferencia en comparación con otros eventos celebrados por ejemplo en Praga o París, donde pueden llegar a haber hasta 40 jugadores. Contrasta con quizá los 8 o 10 que pueden jugar en Barcelona o Madrid. Debido a la poca participación, el presupuesto para organizarlo es también más modesto, pero sobre todo pone de manifiesto otras lógicas que paso a comentar. 

Si yo vivo en Barcelona y voy a jugar un torneo por ejemplo en París, puede resultar cuanto menos curioso encontrame con otro amigo mío que también vive en Barcelona. De modo que la pregunta es lógicamente evidente: ¿por qué hemos ido a París para terminar jugando entre nosotros dos? Pues esto es un poco lo que sucede al celebrar un evento en España. Los jugadores extranjeros desean jugar con jugadores nacionales, y el evento es también una ocasión para fomentar el juego entre jugadores nacionales del país correspondiente. Si eso no se logra, ¿no tiene más sentido prescindir de él y celebrar el torneo mundial o un europeo agregado? De las propuestas hablaré al final del artículo.


Sin embargo la idea de liquidar el torneo europeo en España por este motivo oculta otra razón subyacente quizá poco menos comentada y no menos importante. El hecho de que jugadores consideren innecesario viajar para terminar jugando los mismos entre ellos, pone de manifiesto que son pocos los jugadores que van viajando a menudo por Europa, en al menos los 8 eventos Europeos anuales. Que se desplacen los mismos y jueguen entre ellos cada pocos meses, es algo que no tiene culpa el EGP de Barcelona ni ninguno en concreto, sino es algo más bien estructural de la organización y el fomento del othello, motivo de otro debate a parte, más relacionado con el presupuesto y las fuentes económicas de la organización. Debido a ello, sí me permito comentar lo que en alguna ocasión he escuchado a modo de queja de algún jugador habitual de estos eventos. El problema es que al jugar entre ellos, repiten también las mismas aperturas. En algunos casos, les puede llegar a aburrir jugar entre ellos, ya que implica no solo jugar las mismas aperturas, sino tal vez aventurarse a probar cosas nuevas en las mismas, con el riesgo que ello a veces conlleva. En la práctica y a corto plazo, al conocer los jugadores de antemano contra quién van a jugar en un evento de este tipo, ha propiciado en mi opinión que los jugadores se preparen aperturas contra sus rivales, ya que conociendo de antemano al rival  (y la apertura) que va a jugar, es más sencillo prepararse contra ella. A largo plazo sin embargo ha provocado cierta ansiedad, ya que prepararte las aperturas antes de cada torneo no deja de ser algo pesado. Sin embargo este es un tema muy controvertido, ya que pocos jugadores te van a reconocer que se han preparado aperturas para uno u otro rival y mis observaciones están basadas más bien en partidas pasadas y sus propios resultados de torneos, no atreviéndome en este punto a mencionar el nombre de ninguno de ellos. Sin embargo sí he detectado una carencia de preparación de aperturas, (yo le llamo precocinado) en torneos más grandes. Aunque el sistema Suizo te va a volver a emparejar seguramente con los mejores y te va a tocar jugar con ellos, los jugadores en general tienden a preparar menos sus aperturas si en un torneo hay muchos rivales, y es lógico que así lo hagan, ya que la probabilidad de que no te toque con uno u otro aumenta y prepararte aperturas contra 7 u 8 rivales es mucho más pesado que hacerlo contra 2 o 3, más aun si te la preparas y encima no juegas contra él.

Perspectiva de la sala principal del EGP de Barcelona en futuras participaciones si se adoptan ciertos cambios

Aun así, el tema de las aperturas abre la puerta a futuros debates: ¿deberían de dejar de jugarse torneos con aperturas normales y jugarse únicamente en la modalidad xot? Una respuesta afirmativa a esta pregunta implicaría recibir de parte de según qué jugadores, un escupitajo cargado de infinito desprecio. Existen jugadores que llevan años dedicando ingentes cantidades de horas a memorizar aperturas, y si dejaran de jugarse, no cabe duda de que se sentirían gravemente perjudicados. Sin embargo y como un jugador italiano me comentó una vez: memorizarse aperturas para él era hacer trampas, ya que no había mucha habilidad en ello sino más bien muchas horas de trabajo detrás. La meritocracia de ello a pesar de todo, creo que es evidente y yo sí creo que si alguien es capaz de pasar tantas horas memorizando aperturas, se merece ser mejor jugador. Además, yo mismo me se algunas aperturas simplemente por jugar mucho, y nunca me he parado a memorizarlas por rutina, por lo que parece justo y normal que un jugador veterano, conozca muchas. No obstante el ignorar este pequeño handicap no solo evidencia no comprender bien el funcionamiento del othello, sino el no ser conscientes de quizá un argumento escondido que hace que a la postre se tomen decisiones como no querer jugar ciertos torneos por no repetir juegos contra el mismo rival. En mi opinión, no volver a jugar contra un mismo rival (o cualquier rival) no debería ser motivo de renuncia para jugar en un torneo. En cualquier caso, no debe el othello pagar la consecuencia de que no nos guste el estilo de juego de un rival, su apertura, o el que siempre nos gane o siempre le ganemos.

Me sigue pareciendo también negativo que por tanto exista cierta sombra de sospecha sobre un evento, como si amenazantemente se sugiriera: o más jugadores, o no se celebra. Por otro lado y como he comentado al principio, puede ser democráticamente justo que así sea si al fin y al cabo la mayoría de jugadores extranjeros que son mayoría en estos eventos, deciden no viajar, (y están en su perfecto derecho). Sin embargo no siempre lo más democrático es lo más justo, aunque me sigue pareciendo comprensible y respetable. 

Otra idea interesante es el hecho de jugar un torneo que puntuaría para los EGPs, pero están debatiendo ahora los efectos que tendría. Parece que la idea es darle menor importancia. La consecuencia lógica tiene fundamento matemático y es irrefutable: En un torneo con 8 participantes es más sencillo quedar por ejemplo cuarto, que en un torneo con 50 participantes. De modo que ciertos jugadores muy buenos pueden intentar ganar torneos con menor participación. Evidentemente esto produciría un efecto llamada, por lo que finalmente suelen acudir jugadores de un nivel extraordinariamente alto, a torneos con poca gente, motivados por las altas probabilidades de meterse en una semifinal: ronda que solo se juega por otro lado en torneos con menor participación. De nuevo aquí se ponen de relieve detalles que a mi no me gustan, que son el hecho de que se cambie la estructura del torneo en función de la gente que participe. De ello hablé hace un tiempo en el blog. Básicamente en torneos con alta participación se juegan 11 rondas, donde hay únicamente final y tercer y cuarto puesto, mientras que en torneos más cortos se juegan 8 rondas y posteriormente semifinal y final. La idea es que en este segundo caso, se deberían repetir rondas, y el resultado sería sustancialmente igual. Lo negativo de este segundo formato es que no beneficia a los jugadores que quedan últimos, que terminan por jugar menos rondas respecto de si el torneo se hubiera jugado en otro país. De nuevo la idea es que podría no tener interés repetir enfrentamientos para ellos, pero yo vuelvo a insistir en que lo importante es jugar cuanto más mejor, independientemente de contra quién. 


Como iba diciendo, el hecho de que aparezcan jugadores con un nivel muy alto en un evento con poca participación, en ocasiones puede conducir a que los jugadores de cierto país desistan de participar en dicho evento, dado que sus posiblidades de clasificarse incluso para la semifinal van a ser ínfimas. No obstante este argumento simplón de "se asustan", me parece algo maquiavélico y no quizá muy contundente, es por ello por lo que lo he dejado para el final. Sin embargo sí me parecería bien hacerles aprecio y pensar también en ellos cuando se organiza un torneo. Homogeneizar la estructura de participación en un torneo que es el mismo, independientemente del número de jugadores, me parecería que estaría bien. Personalmente propondría el máximo número posible de rondas, con Playoffs por cada grupo de 2 jugadores, con una semifinal si hace falta.

Otra propuesta es la de desglosar la participación en función del nivel/Elo de los jugadores, aunque no he visto aclaraciones al respecto. Esta cuestión evidencia el hecho de que existe una estructura piramidal invertida en torneos de othello, en la cual a pesar de que en cualquier juego la mayoría de jugadores tienen un nivel bajo y solo existen unos pocos jugadores de élite, en torneos de othello esto se invierte: La mayoría son jugadores de extraordinario nivel, existiendo unos pocos jugadores de mucho menor nivel. A veces se ha dado el caso de que un único jugador de menor nivel puede salir vapuleado en dicho torneo, como me pasó a mi en el 2013. En ciertos casos, dichos jugadores pueden sentir que no vale la pena volver a jugar otro torneo, retroalimentando el ciclo negativo. He apostado en otros artículos por soluciones, (no fáciles) acerca de ello, como no burlarse (evitar aperturas de 64-0) y tratar de que a pesar de todo se sientan bien, hacerles entender que el othello es así, y que pueden aprender y disfrutar jugando, que es de lo que se trata, no tanto de ganar.

Existen en mi opinión problemas estructurales, como por ejemplo que la organización no esté profesionalizada y ello pueda empujar a no participar a jugadores intermedios. Si negamos las carencias y defectos de cómo nos percibe desde fuera un extraño y no las solucionamos, estaremos condenados a seguir sin crecer y abocados al fracaso. Aunque muy peyorativamente y no me ha gustado esa expresión, sí que en más de una ocasión algún jugador por internet ha tildado los eventos como una reunión de frikis. Aunque insisto en que me parece despectivo, nos corresponde a nosotros gestionar todas estas situaciones y decidir si queremos que se nos vea desde fuera como unos frikis que se reunen para jugar o como una organización seria y profesional. Pienso que solo en el segundo caso, podremos atraer a más jugadores. En este segundo caso, propongo una serie de medidas en el blog, redactadas en otros artículos y que son también foco de futuro análisis y debate. Entre ellas no deben faltar plataformas online para impulsar los proyectos y adecuado seguimiento de torneos, estadísticas y cumplimiento normativo a rajatabla, con un adecuado comité para gestionar todas estas cuestiones. 

Volviendo al tema de que quizá un jugador con poco nivel es incapaz de hacer algo en un torneo grande, ciertas propuestas van encaminadas a desglosar los torneos en función de Divisiones. Por ejemplo como se hace en el fútbol con la Primera y Segunda División. De manera que si un jugador quiere por ejemplo tener derecho a participar en un campeonato Europeo de primer nivel, primero deberá quedar primero o Top 3 de su correspondiente división. Esto también privaría de que un jugador muy bueno participara en ciertos torneos, y como ya se hace en el ajedrez, los jugadores de menor nivel competirían entre ellos por un puesto en la élite. De igual modo, los jugadores de primer nivel que quedaran últimos del respectivo torneo, descenderían al segundo nivel.


Aunque esta propuesta me parece muy interesante, creo que la comunidad de othello hoy en día no goza de la suficiente cantidad de jugadores como para apoyar este sistema. Sin embargo, en algún momento tal vez debería surgir el debate. Este debate ha conllevado también a pensar que como hemos visto en recientes años, en un torneo con 40 jugadores, existen ya 2 grupos diferenciados de unos 15-20 jugadores de mucho nivel y otros 15-20 jugadores de menor nivel, siendo posible ya en esos respectivos países, aplicar quizá este sistema. Este sistema sin embargo hace aguas cuando lo enfocamos al caso español, donde en un torneo con 8 participantes, el desglose se quedarían en una liga de 3 para un presunto puesto en la élite.

Este debate creo que puede ser a la vez que enriquecedor, intensísimo. En el caso de las selecciones de fútbol también existe. A ciertas personas les parece irrelevante, que España deba jugar contra, (con todos los respetos), por ejemplo San Marino. A nivel de selecciones se está proponiendo que ciertas selecciones no tengan derecho a jugar contra otras, debiendo previamente clasificarse. La opinión contraria a esta teoría aboga porque es un poco feo no darles la oportunidad de jugar con los mejores, y esa misma opinión también existe en la comunidad de othello, donde la gracia para muchos es precisamente tener la oportunidad de medirse ante los mejores. Como digo, en el mundo del fútbol no se aclaran sobre lo que se debe hacer, y de hecho en este mundial que se va a jugar se han ampliado el número de selecciones que van a participar. 

La idea aun así no me parece mala. El problema que le veo es que como suele suceder en estas cosas, grandes cambios estructurales pueden terminar por ahuyentar a la poca gente que ya participa, siendo el resultado contrario al que se desea. Primero deberíamos garantizar un nutrido grupo de jugadores habituales, y más tarde en todo caso plantear este tipo de cuestiones. Claro que un extranjero me dirá, que ese grupo ya existe en ciertos países. Aun así, creo que lo más imporante en este punto es no ser excluyentes en los eventos que se propongan. Algunas propuestas abogan por un Europeo generalizado, como ya se hace con el WOC. Yo creo que organizar más torneos nunca está de más, especialmente porque somos una comunidad que está o debería estar creciendo. Lo que es contradictorio y negativo, es precisamente que se liquiden torneos. Deberíamos intentar jugar más torneos, de una forma u otra, sin eliminar los clásicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario