miércoles, 28 de marzo de 2018

El quinteto mortal - Parte I

Facebook, Google+, Twitter, Instagram y Youtube



Las redes sociales han revolucionado la forma en que se conciben las relaciones sociales. Tienen muchos aspectos negativos, aunque también algunas cosas muy positivas. Aunque este blog es de temática reversista, en ocasiones me gusta exponer mi opinión sobre estas nuevas páginas web que han alterado la concepción de la realidad humana hasta un nivel en ocasiones delirante. En este caso, voy a tratar de enfocar mi opinión desde el punto de vista de la difusión del othello.


Y es que cualquiera que se proponga difundir el othello, crear una página web, un canal de youtube o compartir cualquier situación othellística en la red con ánimo de dar su opinión, debe plantearse que su compromiso no será 100% férreo mientras no comprometa tiempo en crearse una diversidad de redes sociales que apoyaran su proyecto. En caso contrario: la condena al ostracismo (como puede suceder con este blog) o a la autarquía más absoluta socialmente hablando, es lo que le puede esperar a quién o bien no haga publicidad activa o su blog o canal de youtube no sobresalga del resto por algo en especial. 

Las redes sociales actúan como los virus informáticos: se propagan rápido y exponencialmente, pero, al contrario que los virus, estan legalizadas y permiten esa rápida expansión que haya provocado que chavales sin ningún talento puedan ganar bastante dinero básicamente compartiendo sus partidas y sus juegos habituales en videoconsolas. Motivo de futuro debate será quizá explicar este fenómeno, hoy simplemente me voy a limitar a dar unas pequeñas puntualizaciones sobre el tema de las redes sociales.


Supone cierto estrés por tanto, hacer, comunicar y dirigir todo lo que tu hagas, enfocado al menos en 3 directrices: Facebook, Twitter e Instagram. Es decir, tu mensaje se potenciará si estas 3 plataformas actúan paralelamente reincidiendo en todo lo que tú haces socialmente. Digamos que tendrá un triple efecto, al margen de múltiples redes sociales y sistemas que ignoramos.

Este blog mismo te propone compartir el artículo sin que ni siquiera yo lo haya propuesto en el diseño, motivo por el cual casi todas las páginas web estén ya programadas para ser compartidas. Así que finalmente, es importante los amigos o grupos que tenemos en persona, ya que en última instancia van a ser ellos sobre los que vamos a compartir el material. Si bien pienso que desde el año 2013 ya está "todo el pescao vendido" y que el potencial de compartir estos fenómenos ha perdido mucho fuelle debido a diversos factores. El principal es que efectivamente la gente debe tener un grupo limitado de intereses y que la adicción a Facebook o Twitter ya ha pasado a la historia por parte de muchas personas. Solo queda la renovación de esa adicción, de ese pensar las 24 horas cuando ves o te gusta algo: "voy a compartirlo o a darle a Like", y eso quizá se dará más bien en gente joven que no haya estado sometida antes a estos adictivos sistemas, así que en base a expectativas demográficas me atrevo a presagiar que el crecimiento y que la potencia de propagación vírica de estas redes sociales, ha decaído si la comparamos con lo que fue en su inicio. Está relacionada proporcionalmente con la demografía de la población, algo que en ciertos países como por ejemplo España, está en declive.


A nivel de youtube hay 2 factores que también influyen: 1- Darle a Like y 2- Suscribirse. En el primer caso propagas el virus, en el segundo lo mantienes. De alguna manera, la gente no suele darle a Like, y si lo pides, son muchos los que lo hacen. Es curioso pero funciona así. Yo no lo he pedido nunca en mis vídeos, básicamente porque me parece absurdo que alguien le tenga que dar a Like porque tu lo pidas, aunque se ve que funciona así: si no lo pides muchos no le dan.


De manera que debemos ser conscientes de como gestionar todas estas herramientas y del apoyo que nos pueden dar para propagar nuestro pequeño proyecto. Por ejemplo el Twitter: en mi opinión es una herramienta que carece de sentido salvo que seas famoso. Si eres famoso, puede tener interés tu opinión o lo que estés haciendo, pero si no lo eres, no lo veo tan interesante. La limitación de carácteres hace el resto, directamente no es necesario que elabores un artículo. Igual sucede con instagram, donde no es necesario escribir, únicamente publicar fotos. El problema llega cuando alguien con una plataforma relativamente seria (por ejemplo cualquier asociación) decide ponerse en marcha con el objetivo cultural de difundir algo (el othello). No es de extrañar pues, que existan puestos de trabajo especializados: "community Manager" le llaman en algunos casos. Trabajos laborales desempeñados por personas que llevan la gestión de todas las distintas plataformas que rodeen la empresa. Esto evidencia que por ejemplo en mi caso, llevar al día Youtube, Twitter, Blog, Instagram, y Página de Facebook, se me hace peligrosamente inviable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario