miércoles, 7 de febrero de 2018

Rabiosidad máxima

Después de leer los múltiples artículos donde comento como muchos jugadores (diría que la gran mayoría) se vuelven locos jugando partidas de 1 minuto, muchos comprenderéis lo que voy a comentar en este artículo. Y es que no solo son malas para la salud física; las partidas de 1 minuto estoy convencido de que traen graves consecuencias para la salud mental. Sí, vale, Seeley juega un minuto, y qué. Seeley no está (que se sepa) 4 horas diarias jugando partidas a 1 minuto (puede que haya estado en el pasado, pero llevo tiempo siguiéndole y no juega tanto). Aquí la clave es la continuidad de ese tipo de partidas así como la carencia absoluta de juegos en torneos oficiales. El no jugar en vivo al othello con otras personas es un factor que hace que se desnaturalice el juego, y que simplemente seas más huraño cuando juegas por internet. No consideras que has podido estar jugando con esa persona en vivo o que vayas a poder jugar con ella, por lo que simplemente te vuelves más apático. 


La apatía se transforma en agresividad cuando a las partidas de 1 minuto se le añaden personajes como los que vengo relatando en algunos vídeos y artículos: jugadores que se crean compulsivamente nuevos nicks con el objetivo en ocasiones de perjudicar a los jugadores más veteranos de Playok. Algunos, hasta insultan por perder. Esto afecta a los jugadores veteranos, que se van quemando a la vez que cada día tienen una lucha constante por conservar su puntuación. Y es que reacciones las hay de todos los tipos. Desde los que insultan por jugar despacio, hasta los que me bloquean por decir "good luck" como el jugador Shalom.

Y es que desde siempre que jugaba a 1 minuto, no me gustaba repetir. Me gustaba ganar una partida e ir a por otro rival. Muchos jugadores rabiaban, por ejemplo el jugador del que copio las capturas aquí, es un jugador al que le he derrotado a 1 minuto. Mi única palabra ha sido "hi", tras ganar me he ido a otra partida y me encuentro con que dicho jugador me persigue, y en privado me dice cosas como las que copio. (Puedo evitar que me envien mensajes privados, pero pagarían justos por pecadores).



Todo por ganarle una partida, supongo. Pero el nivel de rabiosidad se potencia al extremo si esa partida la he ganado 64-0.  Simplemente no me apetecía jugar y trataba de terminar rápido: las aperturas de 64-0 son ideales para jugarlas a un minuto. Pues bien, el jugador, al verse acorralado (literalmente), empieza a darle a deshacer movimiento. "Claro que sí guapi", estoy intentando ganarte por la vía rápida, ¡no tiene ningún sentido dejarte deshacer! en realidad, creo que nunca tiene sentido, salvo que sean partidas no clasificables. 



Pues el jugador va y me bloquea. Está en su derecho, aunque me parece un poco inmaduro. Quizá la rabiosidad está ahí, oculta. Es solo un ejemplo. Otros muchos se quedan pasmados. Por eso considero el hecho de rendirse como un acto rabioso. El jugador que se rinde, muchas veces está en una mala posición psicológica. Está cerca de hacer trampas o insultar. En el caso de Reversi Wars, malos perdedores que sienten la imperiosa necesidad de ganar un juego lo antes posible con tal de olvidar essa derrota. Y en cuanto a las aperturas de 64-0, es el motivo por el cual no las juego ya nunca en Playok. Tampoco me apetece tener a un tío que me va siguiendo e insultando constantemente. Ya comenté el otro día que en torneos no me parecía que tuviera mucho sentido jugarlas, y en internet estoy empezando a dejar de jugarlas. En ReversiWars las he aplicado últimamente ya que ahí no pueden insultarme pero curiosamente la mayoría se rinden antes del último movimiento previo al wiped out o se desconectan. Así que aunque son graciosas, las reservaré como conocimiento defensivo ya que utilizarlas a nivel de ataque como vemos trae consecuencias más bien negativas. Si me interesa fomentar el othello, hay que procurar que la otra persona esté a gusto jugando y que no se lleve una mala experiencia. Es cierto que eso no debe implicar dejarme perder como en algunas ocasiones también he hecho pero... ¿dónde está el límite entre saber perder y no saber perder? De nuevo recalco: jugadores que no copan torneos tienen peor perder por internet.

Por este motivo tampoco me gusta jugar partidas a 1 minuto. Parece que no tengas derecho a ganar una partida sin que tu rival lo lamente profundamente. La idea de muchos quizá es jugar rondas de 5 juegos de 1 minuto seguidos, pero a mi eso me atonta la cabeza demasiado y soy incapaz. Me gusta descansar unos segundos entre partida y partida. 

Pero si juegas una y te vas, se lo toman a mal. Algunos te llaman gallina, cobarde, y cosas así. Realmente muchos jugadores se molestan cuando me tomo mi tiempo en mis juegos a 30 minutos, pero todavía ninguno me ha amenazado de muerte por ello como cuando en juegos a 1 minuto probé la Rose-8. No recuerdo si ese es el nombre. Leí el libro de Brian Rose, donde te comentan la famosa apertura para dejar al rival 64-0 al inicio. Me hizo gracia y me dediqué en Playok durante una semana a testearla. Creo que es algo que muchos haríamos. A ver si "funciona". Pues bien, durante esa semana no fueron pocos los jugadores que me perseguían insultándome  y amenazándome por haberles ganado de esa manera. Como solo me interesaba testear la apertura y si funcionaba entendía que no volvería a colar, me iba y buscaba a otra "víctima". Juro solemnemente que durante aquellas partidas mis únicas palabras únicamente podían ser "hi" y "good game". 

Y es que esa es otra: algunos jugadores se toman mal si dices good game cuando pierden ellos el juego. Por eso desde hace un tiempo únicamente lo digo cuando pierdo yo. El caso es el mismo: cualquier pretexto es suficiente para insultar, pero esas rabiosidades son más bien síntoma o causa de estar jugando demasiados juegos a 1 minuto, donde el estrés es constante y donde jugadores teóricamente inferiores abusan de estrategias bien pensadas a 1 minuto que nos traen de cabeza durante varios juegos hasta que tratamos de neutralizarlas. Bien pensando, quizá no tendría sentido jugar menos de 5 partidas seguidas a 1 minuto, porque mis rivales pueden argumentar que me aprovecho de que no conocen como juego para ganarles y largarme, ¡pero yo también podría afirmar lo mismo!


Si no existieran las partidas a 1 minuto, la gente se resignaría a jugar juegos a 20 minutos, disfrutaría más, insultaría menos y la participación en torneos presenciales se dispararía. Estoy convencido de ello. Pero claro, entiendo la posición del administrador web, no puede cerrar las partidas a las que juega el 80% de sus clientes. Debemos concienciar a los jugadores de que eso, quizá, no es lo más adecuado a largo plazo. 

Erróneamente quizá se fijan en muy buenos jugadores que juegan a 1 minuto: pero muchas veces son jugadores que también estudian y analizan con el Zebra, por no hablar de que su participación en torneos oficiales es elevada (por lo que no solo jugarían partidas de 1 minuto sino que serían más versátiles). Por último, el efecto negativo sobre la salud mental de jugar partidas a 1 minuto no es igual para todos, estoy convencido. Habrá casos de jugadores a los que por el motivo que sea, no les afectará tanto. A mi no me deja de recordarme a las drogas. Si una persona toma una droga, lo normal es que muera en pocos años o meses.. pero se dan casos de personas que consiguen aguantar enganchadas a las drogas durante años. Salvando las distancias, pasa un poco eso con las partidas a 1 minuto, quizá degenerando en un estado de constante ansiedad o estrés, que simplemente no termina de estallar. En última instancia ese estrés se traduce en una repulsa por la participación en torneos presenciales, algo más digno de estudio psicológico y del que no estoy facultado para opinar más al respecto. 


Leer otros varios artículos por mi blog de temática parecida ayuda a comprender mejor lo que vengo redactando en este artículo. Por aquí comparto algunos de esos artículos, por aquí otro, aquí otro, por último en mi canal de youtube he publicado varios vídeos donde tomo capturas de los insultadores, donde se muestran distintas reacciones a tal nivel de frustración. No nos debemos olvidar de que es un juego, y de que el mismo está para jugarlo y disfrutarlo. Sin embargo comprendo que para un jugador de cierto nivel puede resultar humillante perder tal vez por 64-0 al inicio, motivo por el cual voy a evitarlas, incluso por internet.


Así que como no quiero tampoco jugar para dejarme perder, lo que haré será ganar pero sin hacer aperturas de wiped out, de manera que trataré de evitar en la medida de lo posible que estos sujetos se dediquen a perseguirme e insultarme. Sobre las aperturas de rosco directo a mi mismo me hicieron una en un torneo y la verdad es que no me hizo gracia pero no por el hecho de la apertura en si, sino porque para más ensañamiento, yo estaba despistado mirando el ordenador y no atendí para nada al tablero, puesto que moví motivado por las prisas. Las risas de dicho jugador no me importaron, me importó más que hablara durante la partida. No me cabe la duda de que ese jugador se lo ha hecho a otros jugadores, y aunque creo que no está a salvo de llevarse una hostia algún día, estoy convencido de que muchos de esos jugadores no han vuelto a participar en un torneo oficial porque la sensación que transmite es que se burla de ellos y les ridiculiza. Esa es una pena muy grande, porque precisamente esos jugadores podrían engrandecer este juego y seguir jugando en torneos oficiales, pero no va a ser así. Esta semana el WOF publica un artículo donde comentan ciertas medidas para difundir el othello, donde presumen de que al menos 100 personas tuvieron contacto con el othello por primera vez. Es una cifra muy buena  y es positivo, pero su efecto se contrarresta si de esas 100 personas, finalmente 10 terminan siendo jugadores habituales online, de esos 10, 1 finalmente se presenta en un torneo, y ese que se presenta en un torneo es ridiculizado por parte de un jugador de este modo y decide no volver a jugar más. Una lástima.


Yo creía que este tipo de aperturas al hacerlas por internet no ofendía, y aunque ni se me pasa por la cabeza hacerlas en torneos, precisamente por eso, porque no quiero que el rival se moleste, las dejaba como recurso para hacerlo por internet. Considero que tiene menos importancia perder una partida por internet, pero veo que me he equivocado y que no es así, que a mucha gente le sigue molestando sobremanera. Así que simplemente no las jugaré más, al margen de poder enseñarlas a algunos jugadores, pero creo que incluso si lo hago les comentaré que no las utilicen casi nunca, porque luego puede pasar lo que pasa... que el otro jugador se termine cabreando. Yo no me enfadaría, pero puedo llegar a comprenderlo. Con esas aperturas tienes mucho que perder: si sale mal has perdido la partida, y si sale bien ganas pero tu rival se puede molestar. No vale la pena. Encima el compartirlas en Liveothello aun publica más el escarnio, burla y humillación a la que se han visto sometidos varios jugadores que han caído en estas aperturas. La falta de sensibilidad de algunos jugadores con este aspecto demuestra lo alejados que están de la realidad del panorama del othello (y de la vida), y quizá es una causa de su corta difusión en estos años de crecimiento de las nuevas tecnologías. 

Aquí el jugador reconociendo el hecho de que un jugador que juega una partida y se va le genera "odio".


No hay comentarios:

Publicar un comentario