viernes, 5 de enero de 2018

Tipos de jugadores de othello - Parte I


El otro día estaba jugando en Reversi wars y me tocaron varios jugadores seguidos de 1700 puntos. Tras ganarles con varios abandonos, me soltaron a los Miuras, como si se tratara de un encierro de San Fermín, 3 "pura cepa" de más de 2300 puntos de Elo fueron a por mi sin piedad y me destriparon vivo. Esa situación a menudo sucede en Reversi wars. ¿Qué broma es esta? ¿Lo de wars es literal? No comprendo por qué te emparejan a veces con rivales tan duros, ¿es culpa mía por ganar previamente a los anteriores? ¿No podrían digamos emparejarme con un jugador intermedio de mi misma puntuación (1900)?

Entonces me puse a mirar partidas y resulta que prácticamente hay más jugadores de más de 2100 puntos de elo, que de 1900. Hay como un "vacío" en esa puntuación, y aunque hay bastantes jugadores, Reversiwars es un sitio excelente porque también hay jugadores de primerísimo nivel. Por otro lado, hay bastantes jugadores de 1700 puntos con varios dans, que en teoría otorga el grado de "Maestro".


Y es que si algo deducí hace un tiempo, es que llega un punto en que el camino del jugador de othello toma 2 posibles direcciones. Por un lado, ciertos jugadores sienten que no pueden competir con rivales más duros, por lo que finalmente se retiran paulatinamente (desgraciadamente) del panorama del othello. Las derrotas les frustran y ante esa impotencia o incapacidad de batir a ciertos jugadores, van jugando menos. No les apetece. Es comprensible. No puedo afirmar que sean un porcentaje u otro, subjetivamente hablando apostaría por un ratio superior al 50%. He revisado datos de partidas del WOF y son muchos los jugadores que juegan de forma continuada durante un rango de años para después desaparecer. Jugadores que cosechan parciales de 4 torneos al año desde el 2003 hasta el 2007, van reduciendo posteriormente su presencia en los mismos. Es cierto que el othello al ser un juego al que nadie se dedica profesionalmente, evoluciones importantes en la vida de dichos jugadores lastran quizá su progreso y terminan por hacer que jueguen menos al juego. Parece que el othello se nutre de nuevos jugadores, más que de ciertos jugadores veteranos.

Por otro lado, llega un punto en que un jugador experto se da cuenta de que puede realizar nuevas jugadas y de que puede progresar en el juego. Es el otro camino. Quizá el camino de no ver en la derrota un fracaso sino de tratar de pasar una jornada agradable jugando al othello. Algunos jugadores hallan la motivación tratando de difundir el juego, como puede ser mi caso al redactar este blog. Otros son conscientes de que progresan más despacio porque no analizan las partidas, pero prefieren disfrutar del juego y no preocuparse por nada más. Fomentar el othello debe ir en la línea de trabajar estos puntos, de profesionalizar las instituciones y de incentivar la participación de esos jugadores veteranos que tal vez piensan retirarse y preguntarse si no pueden o no les apetece participar en un torneo. Ganar nunca debe ser una obligación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario