viernes, 10 de noviembre de 2017

Problemas de othello Japan - 8



En este caso de nuevo la teoría nos puede empujar a empezar el juego por G2, evitamos que blancas estabilice la zona del noreste. Como sucede a veces en partidas con muy buenos jugadores, las jugadas típicas no suelen funcionar. Por lo contrario, el movimiento en C8 podemos tender a creer que lo tenemos asegurado, pues blancas no puede evitar que tarde o temprano lo tomemos. 

Y es precisamente en el juego final cuando muchos jugadores reservamos esos movimientos para cerrar el juego, apreciando cierta ventaja de paridad o tratándole de dar la vuelta con negras. Sin embargo en este problema debemos empezar por abajo, justo por el lado contrario de por donde podemos creer lógicamente que se inicia este problema. Debemos darnos cuenta de que C8 es mejor que B7 ya que no solo sumamos más discos, sino que estabilizamos la frontera del sur. La idea es que difícilmente vamos a ganar si cedemos 2 laterales completos a blancas, en un sentido de orden del juego que le parece favorable. 

La clave de este problema, quizá más una cuestión de estilo que de otra cosa, es forzar a blancas a mover donde tú quieres que mueva. Algunos jugadores mueven más posicionalmente sin preocuparse por ello, otros directamente mueven en el juego final forzando al jugador rival a que se mueva hacia donde él quiere. Son este tipo de jugadores los que quizá con menos dificultad, conseguirían ganar este juego. El movimiento en C8 es no una invitación sino una imposición para blancas para jugar en B7 acto seguido. Si no jugamos en C8 (descartado B7 por lo que he comentado) parece que cedemos a blancas la responsabilidad de dirigir el juego. 

Para terminar, debemos determinar la manera más brillante y limpia de ganar la columna interior de G. Hay diversas maneras de lograrla, pero atendiendo a los discos interiores y contando, podemos llegar a la conclusión de que ceder la esquina inferior derecha es una buena táctica para preservar la columna G, que va a ser la que nos va a dar la partida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario