miércoles, 29 de noviembre de 2017

Anotar o no anotar


Hace un tiempo escribí acerca del uso de hojas de transcripción en torneos. Creo que sería más cómodo que no se transcribieran las partidas, y que únicamente se anotara el resultado. Si a alguien le interesa, está en su derecho de hacerlo. Sin embargo, parece que es al revés: si a alguien le interesa está en su derecho de NO anotar. Está bien, a veces llegan jugadores que nunca han jugado un torneo y les puede resultar complicado. Me parece bien. Pero creo que deberían establecerse normas claras acerca de la anotación en las hojas, diferenciando sobre lo que debe ser compartir la partida respecto de anotarla, y no mezclar las cosas. 

Matar 2 pájaros de un tiro y anotar a la vez que compartes la partida está bien, pero debemos de pensar en cuestiones del juego limpio, de qué sucedería si en un torneo juegan 100 personas cada una con su teléfono móvil y con el tablero al lado. Pienso que las hojas de transcripción deben cumplir fundamentalmente 2 motivaciones: 1- Manifestar tu disconformidad/conformidad con el resultado alegando trampas o alguna conducta extraña de tu rival y 2- Podértela llevar de recuerdo o tenerla para analizar la partida, ya que estás en tu derecho al haberla jugado tu mismo. El punto 1 no se cumple. No es muy habitual, pero por temas estadísticos, de cada 1000 jugadores habrá 1 que hará algun tipo de triquiñuela durante la partida. Tramposos los hay en todos los lados: en el fútbol, en los deportes y en los juegos de mesa: negarlo en mi opinión es tener muy poca visión de juego y sobre todo poco sentido común. Poder alegar trampas del rival no implica catalogarlo de tramposo ni mucho menos, simplemente bastaría con anular la partida si no se llega a un acuerdo. Dichas disputas se pueden realizar amistosamente, no veo cual es el inconveniente: en cuanto se juega un juego de mesa, este tipo de situaciones se pueden dar. 

Sobre el punto 2, realmente tampoco se termina de cumplir. La hoja en los EGPs parece que se entrega a los organizadores, pues posteriormente las pasan a la asociación francesa para que elabore con las mismas el ya conocido ranking WOF. En la misma página veremos todos los resultados. Pero la pregunta es: ¿es necesaria la hoja de anotación para eso? Realmente no, basta con compartir el resultado. 

La cosa se complica más cuando uno de los 2 jugadores no entrega la hoja a la asociación del país destino del EGP de turno. Como hay 2 hojas de transcripción, un jugador puede hacerse el tonto y puede no compartirla: motivos hay varios: el más habitual es la pereza de no tener que transcribirla. Yo mismo le suelo hacer una foto con el móvil y posteriormente ya en mi casa la retranscribo. También me gustaba que los jugadores firmaran la hoja para llevármela de recuerdo: pero no tiene sentido si luego la entrego, ya que las hojas entregadas (otra incongruencia) no es necesario que esten firmadas. 

Algunos jugadores no han entendido o se han molestado que les haga firmar una hoja en blanco (la que me llevo), puesto que la otra realmente si la entrego a la organización, no es necesaria. Por otro lado puedo no tener tiempo de retranscribir una hoja nueva para la asociación. En definitiva: que el tema de las transcripciones tampoco es algo que esté muy claro. 

Pero vayamos al juego y a lo que yo interpreto. Si veo a mi rival anotando, me parece un poco irrespetuoso no hacerlo yo. Es como si yo tuviera una pequeña ventaja al poder estar más focalizado en el juego. Por otro lado, alguien de los 2 debe anotar para poder después repasar la partida. Sí que me parece que tiene sentido insisto, en si es nuestra primera participación. Pero incluso con el otro jugador anotando con el teléfono, no me parece bien no anotar yo. 

Pienso que se podría hacer por sorteo, que anote a quién le toque cada vez. Pero se supone que la anotación sirve para controlar los misflips. Según me han comentado, el resultado de la hoja vale más que el del tablero. Es decir, en el tablero puede quedar reflejada una victoria para blancas pero si la anotación difiere y por errores ganan negras, manda la anotación. No comprendo estas normas contradictorias donde le dan excesiva importancia por un lado a las hojas, pero por otra se la restan. (Esto explicaría la obligatoriedad de que anotaran los 2 jugadores, evitar que tu rival te pinte una derrota en la hoja).

Como me gusta proponer soluciones y no solo explicar lo que hay o dar mi opinión, voy a proponer la mia: Entiendo que puede resultar pesado para un jugador anotar siempre todas sus partidas. Yo lo haría por sorteo: que cada vez anote un jugador, y te ahorrarías la mitad del trabajo. La función de la hoja de transcripción no será otra que la de salvar la partida, nada más, para eso es necesario que lo haga un solo jugador cada vez (o ninguno si el que descansa puede ayudar). Al final, si estás de acuerdo firmas, si no no. En ese caso alguien debe mediar entre ambos y si no hay acuerdo declarar la partida nula. Dicha declaración deberá reflejar públicamente las alegaciones por el jugador que desea declarar la partida nula. De esta forma se incentiva la transparencia y todo el mundo puede conocer realmente qué ha sucedido durante ese juego. Ahora lo que sucede como comenté en otros artículos, es que parece que tu llegas ahí, algunos jugadores se te ríen en la cara y posteriormente tienes que sentarte en la final y observar callado, que esas partidas sí que son en serio, las rondas previas solo eran un escarnio previo para humillarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario