viernes, 29 de septiembre de 2017

Pasmadez

Y rabiosidades

Siempre hay malos perdedores en todos los juegos. Desde el jugador de fútbol que se autoexpulsa, hasta el jugador de Tenis que rompe la raqueta. Todos habremos visto alguna vez un vídeo de este estilo. Últimamente lo veo menos en el fútbol, y es que parece que los equipos de Primera División deben gastar algo de dinero en psicólogos para tratar de evitar este tipo de situaciones negativas que se pueden dar en algunos jugadores. Y es que la tensión es mucha, a veces, se juegan mucho. Sin embargo, curiosamente las mayores disputas, agresiones e insultos se dan en partidos de tercera división o inferior, curiosamente de nivel amateur. Parece como si algunos jugadores pagaran sus frustraciones sobre el campo. Yo he jugado varios años a fútbol en esos niveles y lo he vivido.

Recuerdo al ex-seleccionador nacional Vicente Del Bosque, que creo que antes de la final del Mundial que ganó España en Sudáfrica, les dijo a los jugadores que era solo un deporte y que salieran a disfrutar. Intentaba relajar el tema, evidentemente. Por otro lado no son pocas las veces que hemos visto en países de latinoamérica como por desgracia estampidas de aficionados se lian a golpes en un estadio. Tan lamentable como cierto. 

Y veo el vídeo que edité del Crazy German Kid y buscando por youtube veo decenas de vídeos parecidos de chicos que jugando online la toman a golpes con todo lo que pillan a su alrededor. No puedo evitar acordarme de ellos cuando alguien se queda pasmado, abandona o insulta. Evidentemente no todos los jugadores son así, pero sí muchos de ellos. Supongo que es un handicap a tener en cuenta cuando se juega online.


Otro día me centraré más en los insultones, que para mi son los rabiosos Premium. Pero hay que vigilar también con los que abandonan o se quedan pasmados. Esos jugadores están a un paso también de explotar. Deben pensar que es un juego al fin y al cabo, y mentalizarse de que tampoco pasa nada si se pierde. Deben aprender a disfrutar más del juego y a tratar de respetar a la otra persona que está jugando con ellos: al fin y al cabo sin la otra persona, tampoco ellos podrían jugar. 

Tampoco voy a ser hipócrita; a mi no me gusta perder. Pero no la tomo con el rival. No le insulto. Cuando pierdo suelo dar la enhorabuena y largarme a analizar la partida, eso es todo. Posteriormente puedo volver a preguntar por su estatus WOF a dicho jugador, por lo que su no revelación puede hacerme pensar que haya podido hacer trampas. Este es un tema muy debatido y controvertido a la vez, y ya que juego en internet, me gustaría redactarlo en otros artículos, aunque por aquí ya escribí algunos matices. Y es que muchos jugadores estamos de acuerdo en que resulta difícil de creer que el análisis revele que juegas mejor que por ejemplo Suekuni, y luego ni siquiera has jugado un torneo en tu país. Más llamativo aun, si encima vives en Francia u otro país con torneos habituales de othello en distintas ciudades.


No son pocas las veces que gano a un jugador y tras quedarse pasmado vuelve y me arrolla espectacularmente. La sospecha de trampas se ciñe sobre su sombra. Pero sobre todo, son jugadores de los que no podemos extraer ninguna información. Tal vez se han ido al baño a hacer sus necesidades, o tal vez están realmente preocupados y tratan de hacernos perder el tiempo. No se dan cuenta de que en realidad, también ellos pierden su tiempo. 

Especialmente llamativos son algunos vídeos que he subido donde el jugador prefiere rendirse antes que acabar la partida, a falta de un movimiento. Se creen que pueden molestarnos de alguna manera. No lo comprendo. No se si hay algo de orgullo en todo esto. Cuando intentaba aperturas de 64-0, no eran pocos los jugadores que preferían rendirse y jugar otra partida antes de mover por última vez.


En definitiva, que es un comportamiento que no comprendo pero que algunos jugadores tienen. Las partidas de 1 minuto hacen mucho daño, estoy convencido. En parte son buenas, en parte son malas. En su justa medida son un disfrute tremendo, pero jugadas de más, se convierten en una droga capaz de transformar a las personas. Lo veo a menudo, jugadores que juegan partidas rápidas y se vuelven locos cuando me tomo 20 minutos para jugar. Luego pierden la partida, y además intuyen que con razón: ¡Como me van a ganar jugando en 1 minuto y teniendo yo 20! no quiero ir de bueno, estoy convencido de que se me puede ganar en 1 minuto jugando yo en 20, pero claro, de lo que si estoy convencido es de que es más difícil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario