miércoles, 20 de septiembre de 2017

Jugar rápido al final



A menudo estoy jugando partidas de 5 minutos y termino el juego lo más rápido posible para no hacer esperar a mi oponente. La idea es que no se rinda y así poder jugar más partidas. Muchos se toman mal que tarde demasiado y se vengan a su manera, como vemos en el vídeo de hoy. Sin embargo los jugadores que tienden a rendirse, lo suelen hacer igualmente. He visto jugadores en partidas de 1 minuto, rendirse a escasos 5 segundos de que se termine el tiempo. En algunos casos no pueden esperar ni 5 segundos y desean rendirse para empezar a jugar de inmediato, mucho menos van a esperar el medio minuto que puedo terminar una partida de 5.

Por otro lado, al analizar todas mis partidas, el juego rápido al final hace que cometa más errores. Aun cuando no tengo posibilidades reales de perder la partida, me gusta jugar bien porque anoto mis errores y hago la media. Si no juego lo mejor que puedo siempre, después mis datos no son fiables. Ese es el motivo por el cual incluso yendo delante, trato de hacer un juego final relativamente completo y correcto. Aunque con el tiempo y para que no me hagan como los del vídeo, trato de ir rápido para que no se molesten, y a poco a poco las estadísticas se van homogeneizando. No obstante, es cierto que me puede perjudicar mucho de cara al análisis personal: cuando hago la media de errores por juego, no puedo valorar si he mejorado ya que los errores en el juego final se disparan desproporcionadamente en los juegos en los que trato de acabar rápido. Es cierto que a veces por pensártelo demasiado cuando tienes ventaja cometes errores, pero pierdes todavía más juegos por ir rápido al final en lugar de tratar de pensar más detenidamente.

A menudo en los torneos EGP que he jugado, el rival trata de maximizar las fichas en su victoria, dado que en caso de empate eso puede determinar su ventaja particular. No me parece mal, y creo que un jugador está en su derecho de hacerlo. A nivel personal, alguna vez lo he intentado hacer, aunque por experiencia, cuando vamos ganando de muchas fichas una partida (quizá 30) es como cuando vamos perdiendo de muchas: es difícil seguir haciéndolo bien en ambos casos. Quizá mucha experiencia en este tipo de partidas ayudan a no cometer tantos errores, pero dado que las veces en las que ganamos sobradamente no son muchas, generalmente creo que tenemos poca experiencia en finalizar este tipo de partidas de forma perfecta, aunque como digo, es cuestión de experiencia. Jugadores que presencialmente hayan jugado con conocidos y hayan enseñado el juego, quizá antes de que existiera internet, se vuelven mejores jugadores en este tipo de partidas. Hoy en día como en internet el rival casi siempre se te rinde, no consigues mejorar esta faceta del juego de forma efectiva, a no ser que te enfrentes al Zebra en estas situaciones.

Otra queja que a veces tengo, es cuando una partida parece que la voy a ganar, pero no estoy al 100% seguro. Algunos jugadores me argumentan que mis movimientos son obvios y automáticos, pero para mi no lo son. A veces me gustaría proponerles un cambio de fichas, y comprobar si ellos son capaces de ganar en mi situación, pero evidentemente eso no es posible. Lo cierto es que aunque empecé jugando al Reversi en partidas de 1 minuto, doy mi máximo potencial en partidas largas, y soy bastante lento pensando, por lo que en general los jugadores ven movimientos en unos pocos segundos, cuando yo a veces tardo minutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario