viernes, 11 de agosto de 2017

Problemas de othello Japan - 6

Capítulo 6: Trampa de paridad


En este tipo de problemas donde estamos desubicados, lo primero que siempre hago es empezar a contar para comprobar si acabamos nosotros el juego. Este es uno de los motivos que hacen que no me guste jugar una partida durante meses, y es que debemos mantener en la memoria muchas veces este tipo de información.. o valorarla al iniciar la partida, lo cual también puede ser útil para acostumbrarnos a no olvidarnos de ciertas cosas. 

Debemos empezar por A6, consolidando una línea firme en el Sur. El siguiente movimiento es el complicado. Requiere no solo pensar, sino tratar de analizar en profundidad cuales serán las opciones de blancas. Contar, una vez más, resulta tarea prácticamente imposible. El siguiente movimiento correcto en C1, tiene su sustento teórico en que la opción predecible de blancas de tomar el lateral, puede ser fácilmente contrarrestado con un ataque nuestro por la derecha para obtener de manera limpia toda la fila del norte. 

A partir de aquí y viendo mis primeros intentos fallos, se nos debe encender la bombilla y darnos cuenta de que debemos encontrar el modo de acabar el juego incluso con negras. Es decir; debemos forzar una trampa de paridad para tratar de ganar un movimiento y terminar el juego. ¿Cómo se consigue esto? En general, tratando de dejar pocas opciones a blancas, hasta que ya no tengan ninguna, especialmente volteando pocos discos de frontera, dejando una región blanquita. Vemos por tanto que el movimiento en C1 es el menos cargado por la izquierda, y tal vez nos interesa reservar las 2 plazas de la derecha para el final (o para más adelante). 

Lo primero que podríamos pensar de modo lógico al ver los 2 huecos inaccesibles por blancas por la derecha, es que podríamos nosotros mover 2 veces seguidas pero terminar el juego blancas. Eso es imposible ya que quedan 2 huecos donde blancas no tiene acceso y empezamos moviendo nosotros. En resumen: podríamos asumir que no podemos evitar que blancas acaben el juego por la derecha, así que solo nos quedaría acumular cuantos más movimientos seguidos, mejor. Centrándonos en la zona de la izquierda. Hay 6 huecos, si movemos 2 veces: Negras-Blancas-Negras-Negras-Blancas-Negras  después deberemos mover nosotros otra vez por la derecha, es decir: ¡serán 3 veces y no 2! (En realidad son 4 veces, pero realmente seguidas solo hemos movido 2, podemos contarlo por "runouts" o las veces que nuestro rival no puede mover). Por tanto, poco importará ya que blancas termine el juego. Es fácil perderse con las cuentas y el tema de la paridad será motivo de futuros artículos. Por ahora debemos tener en mente que un doble o triple movimiento con negras, nos va a dar la partida, y debemos conseguirlo como sea.  

Pero vamos más allá. Vamos a releer lo que he marcado de color azul. Tratamos de conseguir movimientos seguidos por la izquierda y vemos que nos es imposible. ¿Qué nos queda? Es una gran belleza de este juego. Parece que está todo perdido y a veces en el othello las afirmaciones rotundas como: "no podemos evitar que blancas acaben el juego", a veces pueden fracasar y hacernos creer que la partida está perdida cuando no es cierto. Y es que la idea es: en cuanto movamos en la derecha, blancas terminará. La pregunta consecuentemente es: ¿Podemos conseguir que nuestro movimiento en la derecha no implique otro en esas 2 casillas? Entonces es cuando debemos de darle la vuelta a la tortilla: en vez de empezar por la derecha y acabar por la izquierda, si tenemos claro que debemos acabar el juego en la zona de la derecha, nuestra obsesión debe ser la diagonal que va de A7 a G1.


Como he comentado en otras ocasiones, las "otras" Diagonales, casi nadie las tiene en cuenta, pero a veces son decisivas. Si empezamos por A1, la teoría nos dice (o bueno, más que teoría es lo que yo pienso): "Las esquinas sirven para ganar los laterales, y los laterales sirven para ganar el centro y sumar fichitas", (de ahí que se pierdan partidas sin tener esquinas, pero con varios laterales). Llegados a este punto vemos que si toda la diagonal positiva de izquierdas (las Diagonales con pendiente positiva, les llamo "positivas") es toda negra, !nuestro movimiento en F1 nos va a dejar terminar el juego con otro movimiento sublime en G1! Así que cuando deseamos responder a la pregunta de cómo ganar movimientos gratis en una ventaja de paridad, quizá debemos observar si, acabando el juego por la derecha, conseguimos construir toda esa diagonal de color negro, puesto que la esquina A1, la tenemos prácticamente asegurada. 

Este perfil de jugada es el tipo de jugada que se da calculo yo que una de cada 500 partidas. Quizá los jugadores que jueguen a 1 minuto, pudiendo jugar fácilmente 500 partidas en un par de días, les da la sensación de que se juega más, pero no es tan habitual. Por eso a veces va bien jugar partidas masivamente... o estudiar los juegos (que es lo que yo hago, calidad por encima de cantidad). Por eso muchos jugadores de partidas rápidas son tan buenos, porque habrán acumulado quizá cien mil partidas en unos años y habrán visto muchas veces este tipo de jugada. 

Démonos cuenta de que incluso si la columna de la derecha es toda negra, podemos movernos plácidamente en G1 si en este caso,-en caso contrario-, ¡toda la columna señalada es blanca! Por eso es importante en el juego final tener más o menos clara la distribución del tablero y por donde van a ir los tiros. Por eso no me gusta jugar partidas a 5 minutos, al final te ves en estas situaciones sin mucho tiempo para pensar, y la partida al final parece una apuesta aleatoria sobre si decides jugar rápido al principio para tener bonus de tiempo al final, (lo cual puede salirte caro ya que será más probable que te rompan la apertura). 

En este problema podemos llegar a la solución hasta de casualidad, si hemos acertado con el primer movimiento en A7. Pero aun así, si teníamos dudas por donde empezar, la primera opción en A7 tiene mejor pinta si ya muy anticipadamente tramamos nuestro plan para terminar nostros el juego por la región superior. Es un problema muy curioso, puesto que si nosotros jugamos con blancas, podemos tener cierta confianza al creer que vamos a terminar el juego, pero negras puede tendernos una trampa... ¡sin que nosotros podamos hacer nada para evitarlo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario