miércoles, 9 de agosto de 2017

Mosca va mosca viene




En verano me cuesta concentrarme especialmente. También es cierto que debido al calor, es una época del año en la que juego bastante placenteramente mientras tomo un refresco, lo cual en última instancia implica que pierda la atención o concentración de la pantalla del ordenador y pueda cometer errores tontos. Levanto la vista y con lo despistado que soy, si justo mueven en ese momento, no me entero ni de donde han movido. Otras veces cometo fails de Stoners Traps o diagonales incorrectas por hacer otras cosas. 

Pero lo peor es cuando entra una mosca en la habitación. No se por qué pero solo entran moscardones. Bicharracos de casi 3 centímetros que son mucho más molestos que una mosca común. La mosca común va y viene y se posa y aun se puede jugar algo con ella en la habitación, pero el moscardón es realmente insoportable. Es un animal volador que va oscilando alrededor de mi habitación y de la pantalla haciendo un ruido bochornoso. 

Cuando entra una moscarda así en medio de una partida, no puedo evitar levantarme y tratar de expulsarla. Sin embargo la mosca, termina por volver minutos después. Descubrí hace meses que el remedio más efectivo es eliminarlas. No hay tantas, y si te las cargas, te dan unos días de tregua, mientras que si la echas, la traidora termina por volver constantemente durante todo el día. Así fue como me compré este matamoscas para eliminar a las moscas y que no volvieran.


Os podéis imaginar el panorama, estoy jugando una partida a 5 minutos, me quedan 3 y entra mosca. Dedico 2 minutos a perseguirla con el matamoscas hasta que la aniquilo y cuando vuelvo no me acuerdo ni de por donde iba el juego y encima me queda 1 minuto. Horrible. Y es que las moscardas no se posan con facilidad. Para eliminarlas tienen que estar quietas, sino es imposible. Así que a veces tengo que tener paciencia y no suelo tardar menos de 2 minutos en suprimirla.

No son pocas las veces que jugando a 20 o 30 minutos, el jugador debe esperar 5 minutos a que elimine a la mosca. Muchos se ponen impacientes y me preguntan, no se enteran de que aunque los 30 minutos son para pensar, a veces los puedo utilizar para este tipo de necesidades. Me fastidia mucho, pero la opción es jugar con la ventana cerrada, y lo suelo hacer cuando juego a 5 minutos. Pero en verano si cierro la ventana durante una partida a 30 minutos o más, el calor se empieza a hacer insoportable.

Así que a falta de mosquitera, los remedios que aplico son tirar de las cortinas, aunque si hace aire se pueden colar igual. El remedio más tajante y que suelo hacer, como he dicho, es cerrar la ventana mientras juego. Pero con los tremendos 40ºC en Barcelona durante el verano, mi habitación no tarda en convertirse en una sauna. Tengo un ventilador, pero aun así cerrar la ventana es un fastidio. Además, siempre entran en el momento más inoportuno. Es increíble. Puedo pasarme horas con la ventana abierta pero la maldita mosca entrará en el momento más crucial de un juego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario