miércoles, 2 de agosto de 2017

Distribuir el tiempo - Capítulo 1

O no...

Y no me refiero al tiempo de ocio precisamente, aunque creo que es buena idea autolimitar el número de partidas o tiempo que estamos jugando al othello por internet, para evitar caer en la trampa del minuto; o lo que viene a ser empezar a jugar varias partidas de 1 minuto y terminar jugando horas. Yo lo llamo la paradoja del minuto. Entramos a jugar y decidimos hacerlo en partidas de un minuto:  "porque no tenemos mucho tiempo" y terminamos jugando durante varias horas más de 100 partidas seguidas. Qué tiempos aquellos en los que lo primero era jugar unas horas al reversi y luego ya si acaso, tocaba ponerme a estudiar.

Pero hoy quiero hablar de un concepto diferente. Hoy quiero hablar de como o cual debe ser el reparto de tiempo idóneo durante una partida de othello. A todos nos habrá pasado que llega el final de la partida y no tenemos más tiempo para mover. Tenemos que tomar una decisión rápida o perderemos. La norma en torneos es la siguiente: 1- Si se nos acaba el tiempo y ganamos o empatamos, perdemos por 33-31. 2-Si se nos acaba el tiempo y perdemos, perdemos por dicho resultado. Creo que la norma es añadirnos 2 minutos adicionales para intentar ganar o empatar y por tanto perder 33-31, transcurridos esos 2 minutos creo recordar que perdemos 64-0 pero no estoy muy seguro. En ningún caso podemos ganar una vez el tiempo ha llegado a 0. En el reloj "se cae la bandera" y eso significa que automáticamente hemos perdido hagamos lo que hagamos.

En el argot de los juegos de mesa se suele llamar "muerte súbita". Hay otra modalidad llamada byo yomi que consiste en añadir unos segundos a cada movimiento, como sucede en el ajedrez. La idea es quizá tener esos segundos extra simplemente para poder mover. En el othello y dado el tiempo que se puede  tardar en voltear muchos discos, estaría bien que existiera esa opción, aunque a mi me gusta más jugar a muerte súbita y que cada jugador calcule lo que puede tardar en mover. Creo que le añade un factor estratégico más y me gusta, aunque es respetable que otros jugadores piensen que puede no ser justo.

Es un tema muy debatible y que a mi personalmente también me ha suscitado dudas. La regla de Seeley me parece muy justa, aunque no me convence. Es la siguiente: una vez se termina el tiempo, si el jugador al que se le ha acabado no tiene ninguna combinación posible que le haga perder la partida, debería ganarla igualmente. A mi lo que no me gusta de esta regla  es que en efecto, cualquier jugador se sentiría tentado de dejar acabar el tiempo si está seguro de que no tiene combinación de pérdida posible. Es decir, podría "apostar" a que tiene la partida ganada y no mover rápido (de manera que si finalmente pierde porque había alguna combinación perdedora, podría no ser justo para él). De esta regla se derivan más problemas si a ambos jugadores se les acaba el tiempo.  El resultado es el mismo, y aunque no me convence no me parece una regla injusta. El problema es aplicarla: ya que implicaría una evidente ayuda de programas informáticos, por no hablar de que si se le acaba el tiempo demasiado pronto, podría ser casi imposible comprobar si no tenía combinación perdedora, así que esa regla creo recordar cuando la leí que establecía unos últimos movimientos de aplicación. Dicho así, me parece demasiado arbitrario: ¿cuántos movimientos serían? ¿dos? ¿cuatro? 

Hay otras propuestas de las que hablaré más adelante. Tal y como está ahora planteado, creo que es justo. Sí que me parece llamativo que la derrota sea 64-0, de ahí lo de añadir 2 minutos extras, para tratar de evitar eso. En todo caso, en cualquier juego, sabemos el tiempo que tenemos y debemos jugar con él. El uso de dispositivos electrónicos durante la partida, es algo tan pernicioso para el juego (por eso ha estado prohibido siempre) que también afectaría a esta faceta estratégica. Usando un teléfono móvil para anotar, nos ahorramos muchísimo tiempo para escribir... e incluso las posibilidades de equivocarnos anotando disminuyen drásticamente. Creo que nos ha pasado a todos anotar mal y perder segundos e incluso minutos tratando de cuadrar la hoja de anotación...
 

Pero hoy tampoco quiero hablar sobre esta regla y estos matices sino centrarme en como debemos repartir correctamente el tiempo. Como me parece un tema crucial del othello, le dedicaré algunos artículos en varias partes, donde también daré mi opinión sobre las reglas de tiempo así como narraré algunas experiencias personales jugando. Y es que como he comentado, el hecho de hacernos perder la partida automáticamente (incluso en el supuesto de que la tuviéramos ganada) hace que sea un tema bastante importante a tener en cuenta. 

En mi experiencia personal, existen 3 estrategias básicas a seguir en este aspecto. Podemos optar por otro tipo de estrategias más personalizadas. Ser buenos en las aperturas y aprendernos secuencias, nos ayuda mucho para ahorrar tiempo al final. También creo que para hablar de estos temas deberíamos calcular el tiempo que razonablemente podría tardar una persona en resolver un problema de juego final de forma perfecta, si le diéramos por ejemplo semanas o meses para resolverlo.  

1- Sobrevivir a tu tiempo*: Es la primera estrategia y la que he seguido yo durante mucho tiempo, además de la que muchos jugadores emplean incluso involuntariamente. Simplemente, no movemos si no estamos seguros al 100% de que ese movimiento es correcto. En un torneo donde nos jugamos mucho, (en realidad en la mayoría no nos jugamos dinero) no queremos perder en un juego como el othello donde un movimiento puede echar por tierra todo tu trabajo. Debido a ésto, no somos pocos los jugadores que vamos con excesivos pies de plomo durante toda la partida, conscientes de que un error arruinaría todo. En ocasiones incluso movimientos que nos parecen evidentes, requieren 20 o 30 segundos por nuestra parte, que hacen que a poco a poco el tiempo se nos vaya consumiendo. Por eso creo que jugar partidas de 1 minuto puede ser útil para hacer según qué tipo de movimientos sin pensar, con plena conciencia de que pueden ser correctos (es fácil decirlo pero difícil hacerlo). 

Así que cuando un jugador sobrevive a su tiempo, significa que el tiempo se le agota, y que efectivamente va ganando en la partida. Debe tener un "tiempo límite", es decir, el tiempo a partir del cual empieza a mover aleatoriamente, sin pensar o con la secuencia ya preestablecida, sin valorar el tablero. Sabemos que eso en el juego final puede ser mortal, pero él puede estar muerto igualmente si se le acaba el tiempo; si en cambio mueve por azar, puede tener opciones. Yo me planteé 1 minuto como tiempo límite a partir del cual empezar a mover aleatoriamente, calculando que también en ese minuto debía voltear las fichas. El problema es que como vengo comentando, es fácil la teórica pero en la práctica puedes creer que te van a sobrar 20 segundos y tratas de apurar más perdiendo unos segundos valorando la posición. 

*Para nombrar esta estrategia me he basado en el concepto de inversión cambiando "dinero" por "tiempo". Hay una ley básica del ahorro de las personas que se jubilan que dice: "en ningún caso debes sobrevivir a tu dinero". En referencia a los planes de pensiones que realizan las personas mayores, de manera que siempre les debe sobrar dinero, y presuponer qué sucedería si llegan a vivir más de 100 años.

2- El tiempo te sobrevive a ti: Para mi esta es la peor opción posible. Si no tienes tiempo de ganar a tu rival, no te queda más que felicitarle. No has tenido tiempo de visualizar algunas jugadas o movimientos y te ha ganado porque claramente es mejor. Pero cuando pierdes y te sobra tiempo, puede significar que podías haber hecho algo más o que has gestionado el tiempo mal. A mi me ha pasado y me pasa a menudo y creo que a muchos jugadores también. A veces, simplemente el análisis no te da más luz sobre las opciones y decides mover. Otras veces tienes pocas opciones por un buen juego rival. Otras veces el rival pasa por encima tuyo y te deja muy limitado. Pero a veces analizo las partidas y veo movimientos que simplemente no los he valorado. Si me ha sobrado tiempo en esa partida, pienso que podría haberlo utilizado valorando esas posiciones. Me sucedió en mi última partida en el EGP 2017 (perdida) que me sobraron 5 u 8 minutos. Al analizarla, me di cuenta de que no valoré una opción lógica. Podría haber ganado y perdí. Es cierto que cuando analizamos la partida muchas veces vemos opciones que nos parecen bien, pero si esa opción ni siquiera la hemos visto y nos ha sobrado tiempo, puede ser que algo tenga que ver. Si no la hemos visto y no nos ha sobrado tiempo, realmente tampoco podíamos hacer más. 

3- Reparto equitativo: Vendría a ser una combinación de ambas. Durante un tiempo he aplicado esta técnica y ahora es la que utilizo mientras la perfecciono. En mi reparto personal en mis partidas de 20 minutos, intento dedicar 5 minutos a los primeros 15 movimientos. Me se casi todas las aperturas hasta el movimiento 8-10 (que considero que no está mal) a partir de aquí dedico de 4 a 5 minutos hasta el movimiento 15. Después, debo ir a minuto por movimiento. Sin embargo resulta evidente que el reparto no siempre va a ser equilibrado. Algunos movimientos precisan estar pensando quizá 5 minutos, otros, son automáticos y son necesarios pocos segundos. En este sentido, jugar partidas de 5 y 10 minutos me ayuda a ser consciente del paso del tiempo y más o menos evitar esas incómodas situaciones en las que no te has dado cuenta de cómo se te han ido 10 minutos. 

Algunos jugadores directamente juegan muy rápido para reservarse esos 15 minutos para los últimos 10 o 5 movimientos, ya que pueden ser muy útiles y 5 minutos en el juego final pueden no servirte de nada. Sin embargo, jugar rápido puede sucederte lo que comento en el segundo punto, que la partida se acabe demasiado pronto. Otros jugadores dedican tiempo a aprenderse aperturas para jugar más rápido. También hay jugadores habituales a 1 minuto, que evidentemente juegan con cierta ventaja cuando les multiplicas el tiempo por 20 en un torneo oficial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario