miércoles, 5 de julio de 2017

Uso de ordenadores en campeonatos - Parte I


Si vamos a la página oficial del EGP (el hecho de que sea la página oficial lo pone en la cabecera de la página como podemos ver) y clicamos en "Rules", nos podemos descargar un documento con las reglas, donde como es lógico, advierte de que no se pueden utilizar teléfonos móviles durante la partida. Así que en base a esto, hace unas semanas escribí a varios mails que figuran en la página del WOF, puesto que si queremos hacer una consulta sobre alguna cosa, tampoco sabemos muy bien a quién dirigirnos. En mi caso les comenté el tema del uso de ordenadores durante el pasado EGP. Me contestaron bastante cortantemente, algo así como que no se podían hacer trampas mientras se transcribían las partidas en Live Othello. Ni más ni menos. (Fue un poco en plan: "cállate, no toques los huevos"). Supongo que no son tan tontos como para no deducir que una persona utilizando el teléfono móvil, podría en un momento quitar LiveOthello y abrir el Zebra u otro programa sin que su oponente se diera cuenta. 

Al margen de hacer trampas con un software de apoyo, hay bastantes razones que hacen que se estén cargando el othello al utilizar los propios jugadores que juegan dispositivos móviles durante las partidas. La sensación que me dio es que son bastante obtusos en este sentido. Tal vez me equivoco, pero parecen muchos de ellos personas muy lejos de disciplinas como la psicología o el derecho, donde se perciben muy claramente este tipo de injusticias. Estas injusticias pueden hacer que muchos jugadores desistan de participar en torneos porque a veces tienen que ver como un jugador utiliza LiveOthello para burlarse de él con sus amigos, (como me hicieron a mi), en vez de utilizarlo para difundir el juego. Algunas razones para no usarlos:

1- En un dispositivo electrónico podemos ver el tablero mucho más pequeño, lo cual es una clara ventaja porque podemos ver o intuir jugadas más rápido.

2- Si la mayor parte de nuestros juegos han sido a traves de dispositivos electrónicos, nos sentiremos más cómodos jugando utilizando dichos dispositivos.

3- Podemos ver los discos que hay en todo momento sin necesidad de contarlos, lo cual a veces puede ser una clara ventaja, especialmente en el juego final. Nos ahorramos muchísimo tiempo para contar.

4- Siguiendo con el punto 3, nos ahorramos muchísimo tiempo a la hora de anotar en la hoja y reducimos la desconcentración que produce hacerlo. También es muy difícil (sino imposible) equivocarse al anotar.

5- Lo más importante: La regla consagrada en cualquier juego o deporte de juego limpio, implicaría que ambos jugadores pudieran usar dispositivos electrónicos. No hace falta tener mucha imaginación para comprender lo ridícula de la situación al ver a 2 jugadores con el teléfono móvil encima de la mesa y moviendo en el tablero como herramienta secundaria.

El solo quebranto de la igualdad de condiciones que debe primar en cualquier evento de este tipo, hace que me indigne y me frustre el ver como con reglas injustas se están cargando un juego como el othello, al que amo. El hecho de que un jugador me comentara que yo podía ver en todo momento lo que él estaba haciendo con el teléfono móvil, así como la contestación que me dio Jan acerca de que no se podían hacer trampas, refleja o bien cierta ingenuidad, o bien que me toman el pelo. Me cuesta creer que sean tan ingenuos como para no darse cuenta de que hay muchísimas más razones que las de hacer trampas como para no permitir que cometan este atentado contra los juegos de mesa. Me cuesta creer que no se fijen en las miles y miles de fotos que reciben de torneos de othello y otros juegos donde por todo lo que comento no está permitido que nadie esté con la partida cargada a la vez en un dispositivo electrónico. Ya no hablo de posibles bots (softwares informáticos) que revelen una posición con un parpadeo en la pantalla de forma subrepticia al ejecutar el Zebra u otro programa en segundo plano, hablo de todas las razones éticas y morales de lo que debe ser un juego limpio en igualdad de condiciones.

Al final lo que entendí es que son todos amiguetes, y no se quieren mojar. Si me dan la razón a mi sobre el uso prohibido de usar computadores durante una partida, estarían dejando en evidencia a la persona que los utilizó contra mi.. y no sólo cuando los utilizó contra mi, sino que todas sus partidas en las que hubiera ganado utilizando el ordenador o el teléfono móvil, estarían en cuestión. Y eso, no se puede cuestionar porque supondría un escándalo mayúsculo para la organización. Así que es un problema MUY serio porque parece que ha llegado para quedarse. A la vez, no deja de ser un tema tabú, y al tocarlo yo, su mensaje fue educado pero seguramente lo que pensarían cuando me contestaron fue algo así como: "No toques los cojones".



(...En teoría no se pueden utilizar dispositivos electrónicos... aunque pueden afirmar que es para retransmitir en Live Othello. Se están equivocando: Lo primero debe ser: jugar una partida de othello presencial, Segundo: Retransmitirla en LiveOthello. No al revés.)

El tema en mi opinión es más grave de lo que parece. Cuando vemos que mucha gente participa y no repite en campeonatos, tal vez deberían hacer un poco de autocrítica y pensar por qué es. Al final muchos participantes nuevos son también los que van fomentando el juego y no solo un torpe "relleno" como ellos parece que nos ven en ciertos campeonatos. El hecho de que en la mera organización se jueguen más o menos partidas por el número de jugadores que hayan, ya es una falta de respeto a los jugadores que vamos a jugar menos. Deberían jugarse siempre 11 juegos, o los que sean, pero siempre los mismos. Sin embargo en campeonatos de menos de 10 jugadores, se juegan 8 rondas y no 11. (Por ejemplo, yo que juego 1 vez cada 2 años me gustaría poder jugar 11 juegos en vez de 8, aunque repita varios con otro jugador). De igual forma que la persona que tiene un bar, no le interesa tratar mal a los nuevos clientes, pues le interesa que vuelvan. Sin embargo a ellos parece que les da igual. Me da la sensación de que  no admiten críticas en contrario y de que como ya comenté en el artículo sobre el EGP, ellos imponen sus normas, más allá incluso de lo propiamente escrito por ellos, si juzgamos las normas oficiales redactadas que voy copiando por aquí. Se sacan de la manga normas, y no tienen consideración con otros jugadores ni lógica para deducir que un tablero se ve de forma distinta en un teléfono que en tres dimensiones.

Aquí comparto unas capturas sobre las normas oficiales, donde indica que no está ni siquiera permitido tener el teléfono encendido durante una partida. Les pasé esa imagen y no me han contestado. Se pueden acoger a un párrafo más abajo, donde indica que depende del director del torneo asegurar las medidas necesarias para retransmitir en directo los eventos. Pero aun así, me sigue pareciendo absurdo jugar con un ordenador al lado (más aun, si hay un jugador que descansa y puede hacerlo él). Evidentemente con un ordenador las trampas deberían ser más clamorosas, pero en un teléfono móvil, pienso que a casi un metro de distancia de nuestro rival, no podemos ver bien lo que él está haciendo. Más importante aun: aunque pudiéramos verlo, no podemos estar por las 2 cosas a la vez, el juego y su teléfono. Simplemente al ser jugadores veteranos, tu no puedes cuestionar su honorabilidad. Punto final. Pero la imagen que dan a los nuevos jugadores no es buena. Igual hasta que no aparezca un espabilado y haga trampas, no prohibirán esta norma. De hecho han sancionado a alguien por este motivo, pero como no era alguien que hubiera quedado en buena posición en un mundial parece que es "sancionable", el resto como son más buenos se les pasan ciertos privilegios. Esa es una injusticia terrible.

Es como que ellos te dicen: "Yo soy un reputado jugador Othello desde 1990 y no voy a hacer trampas." Simplemente tienes que creerle. Está bien, yo me fio de ellos al 100%, pero creo que no es la manera de hacerlo. Existe el Youtube y cámaras en el teléfono móvil para grabar el tablero directamente. Pues un iluminado me dice que entonces un jugador que llegue tarde no podrá ver la secuencia de la partida: otro error. Las partidas deberían jugarse a la misma hora en cada evento Europeo, así los espectadores al menos también sabríamos a qué hora se van a jugar. De nuevo, falta de consideración, esta vez, con los espectadores, precisamente con esos con los que tanto interés tienen en compartir las partidas en vivo. Para ver la final de un evento se supone que te tienes que quedar el domingo desde las 2 de la tarde hasta las 4 a ver si sale an algún momento de ese rango de horas, pero tampoco sabrás lo que va a durar. Lamentable. (Al final todo viene a confirmar lo que comentaba en párrafos anteriores, de que la idea de compartir las partidas únicamente sirve para hacerlo con sus amigos o conocidos cercanos, puesto que si les interesara difundirlo a gente que no conoce el juego, lo correcto sería hacerlo vía una plataforma más popular, por ejemplo Youtube).

El problema más crucial que veo aquí es que "están todos en el ajo". O casi todos. Los jugadores que mandan a nivel de othello ya se han mojado y ya han utilizado alguna que otra vez un dispositivo electrónico. Prohibirlo, como he comentado anteriormente, pondría en cuestión todas sus partidas pasadas, y ese es un problema serio y grave, pues no van a cambiar una norma para autodestruirse (aunque ya lo han hecho sin darse cuenta). Lo más penoso es oir argumentos como que "pocos se han quejado". Parece que ni entiendan que un jugador quizá tímido o por amabilidad no se iba a negar. A mi mismo no me importaría que jugaran si no tengo más remedio que jugar así. De hecho yo lo permití aunque me parecía raro, simplemente no quería quedar mal. Pero lo cortés no quita lo valiente y que un torneo sea amigable no implica que unos pocos (solo unos pocos, porque evidentemente no todos lo hacen, de ahí la desigualdad) no deban cumplir las normas.

Como dije en el campeonato del EGP, poco van a fomentar el othello así. Si quieren que esto crezca, lo primero sería tratar de hacer que dentro de las presumibles derrotas que van a suceder a los jugadores novatos, les envíen una encuesta o algún tipo de feedback para incentivar que éstos vuelvan a participar. He llegado a ver torneos en Japón donde jugadores se acogen a su derecho de que sus datos no se compartan, otra medida de consideración que tienen los Japoneses pero que algunos jugadores Europeos, quizá no entienden. Si un jugador se te ríe en la cara mientras hace trampas con un portátil como me hicieron a mi en un torneo, luego sale un 64-0 en tu historial de partidas y te jodes, no puedes alegar nada, ni quejarte ni solicitar la nulidad de la partida, si quieres no juegas más y que te den por saco. Eso es lo que están haciendo. Si son tan serios como para compartir resultados de partidas con datos reales, qué menos que esas partidas se jueguen de forma seria y rigurosa.




Sin embargo, sucede justo lo contrario, se encierran en su reducido grupo de jugadores de élite y los novatos somos esparrings que estamos allí para llegar, hacer el ridículo y largarnos. Nuestra opinión no cuenta. Una decisión democrática estaría mejor, en la que pudieran votar los jugadores que han participado, ¿no? Hoy en día con google podemos hacer encuestas gratis personalizadas a golpe de click. También podemos usar un portátil para grabar la partida con la webcam vía youtube, pero parece que esa idea que les propuse no les convence. La explicación que me dieron, como he dicho anteriormente, es que de esa forma no se podría ver la secuencia de juego si un jugador llega tarde a la retransmisión. Y digo yo: mejor. Así el jugador tendría que estar puntual para ver la partida. Cuando llegamos tarde a un partido de fútbol y va 2-0, no sabemos quién ha marcado. Pues es justo que sucediera lo mismo en las partidas de othello, así la gente estaría puntual para ver el evento si no se quiere perder nada. Pero claro... las partidas tampoco obedecen a un horario prefijado... es según el horario que les apetece, otro despropósito.

Recuerdo en torneos de años anteriores donde debatían previamente al torneo el número de partidas o las reglas de desempate, lo cual reflejaba el despelote de las reglas al respecto. Pero aun así aquello carecía de importancia: porque lo más importante,-el juego-, no lo tocaban. LiveOthello existe desde antes del 2013 pero por alguna razón, (probablemente por todo lo que vengo comentando), no lo utilizaban durante la partida. ¿Por qué ahora sí? Creo que puede ser debido a algunos jugadores que les tiran cacahuetes desde LiveOthello y eso les hace creer que es mucho más necesario compartir la partida en directo que el juego limpio. LiveOthello en vez de servir para dar a conocer al othello, en mi opinión  se ha convertido no en un sitio donde se meten novatos a aprender y a animarse a participar en un torneo, sino en una herramienta que usan jugadores muy buenos/amigos de los que las comparten. Una confusión irretroactiva de difícil solución. (Por este motivo desde hoy dejo de comentar en directo eventos en LiveOthello hasta que quede claro de alguna manera que no retransmite el mismo jugador que juega).

Como me comentó un jugador Alemán muy mal educado que seguramente todos conoceréis: me vino a decir que yo no soy nadie para cuestionar las herramientas que utilizan para difundir el othello jugadores que llevan 20 años jugando. De nuevo, volvemos al ataque personal que vengo comentando en varias ocasiones, de alegar mis pocos años como jugador para restarme toda la credibilidad en un debate. Aun así, yo le contestaría que esos 20 años difundiendo el othello no sirven absolutamente de nada si se los cargan de un plumazo con este tipo de reglas que afectan de una forma tan sustancial al juego o a un torneo. Como alguien dijo una vez muy acertadamente: "la confianza tarda años en construirse, y apenas minutos en destruirse". Y ellos están destruyendo el othello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario