miércoles, 14 de junio de 2017

Difundir el othello



Sobre el mes de mayo se está bien al Sol, unos 20-22ºC y los rayos que impactan de forma penetrante en el tablero.  Por momentos parece que las fichas blancas reflejan el Sol como si fueran un espejo. Se quieren poner morenas. Supongo que es un condicionante positivo de vivir en España, hace Sol y la gente pasa más tiempo en la calle. Quizá es imposible o más difícil jugar en la calle a othello en algunos países del norte donde las temperaturas son realmente bajas. Eso a veces me lleva a pensar que el hecho de que jugadores rusos o nórdicos sean tan buenos a este tipo de juegos, es debido en parte al clima. Hace mucho frío en la calle y se está infinitamente mejor en casa... jugando. Creo que leí una vez que en Alemania se hace de noche como a las 5 de la tarde... así que supongo que eso también influye. Evidentemente Japón sería el contraejemplo perfecto.

Aquí en España por desgracia muchos fines de semana no son pocos los jóvenes que se van de botellón. Se compran bebidas alcohólicas (muchos siendo menores incluso de 16 años), y disfrutan del Sol y de los fines de semana bebiendo. Sin entrar en detalles sobre como se divierten, creo que sería mucho más constructivo que dedicaran ese tiempo en aprender a jugar a algún juego o deporte y lo practicaran los días que tienen libres. No hay que generalizar claro, hay muchos jóvenes que no siguen esos malos hábitos. Y es que el othello es un juego relativamente joven, si atendemos a los años 70 como su época de propagación, teniendo en cuenta que seguramente llegaría a Europa unos años más tarde. Por tanto no hay que desesperarse si mucha gente no lo conoce, lo cierto es que su sencillez y su estructura lo hace un juego especialmente apasionante. Aquí comento anécdotas u opciones en las que creo que podemos aportar nuestro granito de arena:

1-Enséñalo a alguien. Es muy fácil y rápido de aprender. Lo de un minuto para aprender y una vida para ser maestro, es realmente cierto. En apenas 60 segundos cualquier persona puede conocer perfectamente la estructura y el funcionamiento del juego, lo que es una tremenda ventaja para presentarlo a cualquier amistad. El hecho de que podamos jugar en el teléfono móvil, también ayuda. Podemos explicar en menos de un minuto a cualquier persona cual es el funcionamiento del juego. Yo siempre invito a que se metan en Playok a jugar, ya que así conocerán a otras personas y empezarán a descubrir el juego en las apasionantes y adictivas partidas a 1 minuto.

2-Regala un tablero. No son especialmente caros. Creo que el precio de los más baratos oscila los 20€. Yo tenía varios y uno lo regalé a mi sobrino, ahora me queda otro y tengo pensado comprarme algunos más en el futuro. Que alguien tenga un tablero físico del juego creo que es importante para que le entren ganas de jugar. Incluso aunque no sepa jugar, tal vez un día encuentre el tablero por su casa y suscite su curiosidad y piense: ¿cómo se jugaba a este juego?

3-Participa en un torneo. Por último, si participamos en un torneo, también estamos contribuyendo. No es necesario ser muy bueno para participar en un torneo. Lo importante es pasarlo bien jugando. Tampoco voy a negar que a todos nos gustaría ganar cuantas más partidas mejor, pero precisamente cuanta más gente haya, más partidas podremos ganar. No obstante la decisión de participar en un torneo es personalísima, y aunque conozcamos a gente que sepa jugar, al final les corresponde a ellos tomar la decisión sobre participar. Aun así, yo siempre les animo a que lo hagan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario