viernes, 28 de abril de 2017

Decepcionado con el EGP Bcn 2017 - Parte II

Parte II 

Según las normas del EGP en la página oficial, no está permitido el uso de dispositivos electrónicos, es decir, las normas van en el sentido en que apuntan mis artículos. Sigo pensando que no es factible estar mirando el teléfono móvil de otra persona mientras juegas para asegurarte de que no hace trampas. Más aun, y como creo que puede ser lógico, se toman mal que puedas incluso insinuar que puedan hacer trampas. Ellos pueden utilizar el programa honestamente para apuntar, pero aun en caso de no hacer trampas, no me parece correcto que lo haga el mismo jugador que está jugando. 

Fueron los Japoneses los que relanzaron el juego y la mayoría de japoneses con los que he jugado son bellísimas personas que no han tenido nunca una palabra mala ni una mala actitud jugando. Mis ratios de jugadores que abandonan durante una partida para jugadores Japoneses son bajísimos, y en general los asiáticos con los que he tenido el placer de jugar han sido gente muy agradable y respetuosa. Precisamente en Japón es donde más se juega a este juego y por ser la cuna del Othello debe ser también un punto de referencia y algo a lo que nos deberíamos parecer. 

La cultura es algo diferente en Europa, y diría que en cada país hay un perfil de jugador online diferente. Creo que es importante destacar el perfil de jugador online que suelen ser porque luego algunos de estos jugadores participan en torneos. En Europa en general hay poca cultura de juego presencial, salvo en los países nórdicos. Francia es el país de Europa en el que me da la sensación de que más se juega a Othello. A nivel de internet, en general los Argentinos y Mexicanos son muy insultones, pero no hay término medio: o son amables y amigables o insultan. Pero no pasan de decir cosas como "La Concha de tu madre". La verdad es que a mi me parecen hasta graciosos y me lo tomo con sentido del humor. Más desagradables son otros comentarios de otros jugadores. Por ejemplo en Alemania, a nivel de internet me he encontrado con jugadores muy arrogantes y desagradables, que sin insultar directamente tenían comentarios muy feos. Un Danés cuyo nombre prefiero no revelar, me llegó a decir que fue una pena que no muriera en las bombas de Madrid, todo por ganarle una partida. Un alemán me dijo que en España éramos pobres y no sabíamos jugar porque solo dormíamos la siesta. Este tipo de comentarios desagradables creo que son absolutamente impensables que vengan de un asiático, y creerme que en varios años he jugado con unos cuantos... En defintiva: que tienen otra cultura de juego y parece evidente que es más sencillo invitar a jugar a un Japonés que a un Alemán que se dedica a ir faltando al respeto.

En Japón tienen más cultura de jugar presencialmente a este tipo de juegos, y no están tan focalizados en el juego online. Sí es cierto que juegan online, pero precisamente por alguna razón cultural, su honorabilidad les impide tratar de forma irrespetuosa a otros jugadores por internet, y a la vez eso se transmite en las partidas en directo. Hasta un jugador español me reconoció jugar habitualmente en páginas Japonesas. De mis épocas de largas horas jugando a 1 minuto lo que me viene a la cabeza es hacerlo en Playok con jugadores japoneses. En la mayoría de casos jugaba con un mismo jugador Japonés durante horas. No obstante, tampoco voy a meter la mano en el fuego, porque a ver si va a ser posible que en Japón se hagan torneos con un jugador que mientras juegue esté pasando la partida por internet. Pero me extrañaría mucho.

   Foto: Othellonews

En esta última foto podemos ver un ordenador, pero no lo está utilizando ningún jugador. Otra cosa que creo que ha cambiado es la obsesión de algunos jugadores por analizar partidas o compartirlas en directo. En el EGP en 2013, apenas pasaban 5 minutos entre ronda y ronda. Lo justo para revisar rápidamente la partida y seguir. En 2017, entre ronda y ronda quizá pasaban hasta 15 minutos, pues los jugadores acudían al ordenador a hacer no se sabe bien qué. Entiendo que después de la partida quieras comprobar los errores y acudas al ordenador, pero tampoco veo clara cual es la normativa. Por ejemplo: yo tengo que copiar 2 veces la hoja. Una durante la partida y otra para llevármela a mi casa, ya que una la debo entregar a la organización por si acaso mi rival no la entrega.

Otra cosa que me molestó fue el hecho de que un jugador me acusara de que no paraba de ir y venir entre dos partidas y que eso le molestó en una derrota suya. De nuevo volvemos a las normas. Yo hago lo que he visto, y he visto que es habitual que los jugadores que han terminado miren varias partidas que no han acabado, siempre evidentemente en silencio y "sin poner caras". Así lo hice yo, pero él me dijo que le molestaba que estuviera andando acercándome todo el rato a la partida. Yo estaba en directo subiendo otra a LiveOthello, y quizá debería estar únicamente en esa partida, y él me dijo que la suya podía verla por LiveOthello pero yo no quería tocar nada porque tampoco sabía bien si iba a perder la partida que yo estaba transcribiendo. De nuevo, otro descontrol absoluto por una carencia de normas. ¿Podemos ver otras partidas? ¿Dónde colocarnos? Yo me coloqué detrás de su rival porque así puedo ver qué sucedería si juego yo en su lugar, ya que la visión lateral no me va bien. No me gusta poner de ejemplo el ajedrez porque es otro juego diferente y además a nivel personal no me gusta, pero incluso para ser árbitro de ajedrez hay que aprobar un examen! Como voy yo a transcribir una partida de Othello si ni siquiera sé las normas de missflips.

Se debería regular lo qué hay que hacer al terminar una partida. En qué posición colocarse y si pueden ir viéndola en directo con el Zebra. He visto que durante las partidas importantes hay jugadores que están con el teléfono móvil justo al lado cargando la partida con las valoraciones del Zebra, y sí que me pareció un poco raro, porque si alguno se levanta y lo ve sin querer, se puede liar. El que lo hace ya se tiene que asegurar de que no puedan verle, tal como hice yo. De hecho ni siquiera cargué toda la partida, solo estaba mirando el opening. Pero de nuevo insisto: Hice lo que ví. Y yo vi que en anteriores torneos, jugadores miraban la partida con el Zebra al lado de la mesa, y entendí que está permitido. Si los nuevos jugadores ven que juegan con un ordenador portátil encima de la mesa, ellos también lo harán. Por eso no me gusta. No dudo de la integridad u honorabilidad de ningún jugador reputado de EGPs, pero cualquier día aparece un listillo (un jugador anónimo) y hace como que transcribe la partida pero cuando no se den cuenta, carga las valoraciones con el Zebra. ¿Cómo impiden eso? ¿Solo tienen derecho para transcribir las partidas los jugadores veteranos?

Otro ejemplo es que me gusta llevarme de recuerdo la firma del jugador con el que juego en mi hoja personal de anotación, pero un jugador se negó a firmarme inicialmente porque argumentaba que podía ir con su firma a solicitar que yo había ganado la partida tras anotar un resultado falso. Luego encima yo sí tenía que fiarme de que él con su ordenador no hiciera trampas.

El tema de las hojas de anotación es otro ejemplo: Se supone que todos los jugadores deben entregar la suya. Posteriormente el director del torneo comprueba que cuadren los resultados y esten las firmas. Yo tengo entendido que tu firma en la hoja de anotación implica tu conformidad con el resultado. De manera que si en una hoja falta tu firma, el director del torneo se debe poner en contacto contigo para preguntarte si simplemente se te ha olvidado y no importa... o de lo contrario puedes anotar en el apartado de observaciones: "mi rival ha usado el teléfono", "se le ha acabado el tiempo", "ha hablado".. y por tanto no firmas, y el director del torneo podría entonces solicitar información al rival, mediar entre ambos y proceder a anular la partida si no hay consenso. Pero da igual, todo eso no sucede. 

Da la sensación de que los jugadores más modestos que nos presentamos al torneo, somos relleno que está ahí para hacer de esparrings y que no tenemos voz ni voto simplemente porque no viajamos o directamente porque no somos buenos en el juego. De hecho un jugador veterano en privado me reconoció que yo era un novato y que él trataba de aleccionarme. Llevo varios años jugando al othello y la verdad es que no me considero un novato en el juego. Sí es cierto que he jugado pocas partidas en vivo, tal vez la próxima vez que me llame novato, le pediré si me puede prestar dinero para ir viajando por el mundo jugando al othello como hace él y así dejar de serlo.  A pesar de estos artículos, tengo preparados los que escribí en su día del EGP 2013 y 2015 donde me lo pasé muy bien. Los tengo en inglés y quiero traducirlos añadiendo matices, supongo que saldrán publicados un día u otro. Así que rotundamente sí aconsejaría participar en eventos de Othello porque creo que si nos gusta jugar al Othello, no podemos perder la ocasión de jugar presencialmente a este juego (de una forma u otra).

miércoles, 26 de abril de 2017

Decepcionado con el EGP Barcelona 2017

Usando ordenadores durante la partida
Foto personal en el EGP, con un jugador jugando con un ordenador portátil al lado. (Y yo pensando: WTF?)

Ha sido la primera vez que he visto a jugadores utilizando el teléfono móvil o un ordenador portátil durante la partida. Dicho así suena a chiste. Resulta evidente que no es muy recomendable utilizar un dispositivo electrónico que podría ayudarte en algunos momentos del juego sin que tu oponente se de cuenta. Sin embargo el uso de estos aparatos en el último campeonato demuestran la carencia de normas claras sobre el tema.

La idea es buena: ellos utilizan el ordenador para compartir en directo las partidas. El problema es que así se ahorran anotar en la hoja y lo que es peor: ven en la pantalla de un teléfono u ordenador la disposición del juego. Hoy en día somos muchos los que hemos jugado infinidad de partidas a través del ordenador y pienso que poder ver la disposición del tablero a través del ordenador durante una partida, puede ser una pequeña ventaja. 

 Foto: Japantimes
  
Pero lo peor es que no es serio ni por supuesto sucede en otros juegos como en el ajedrez e incluso en el mismo Othello, en campeonatos en Japón o en el mundial. Voy poniendo imágenes donde se puede comprobar que no es una práctica habitual.  La buena fe se presume siempre, pero uno tiende a pensar que si tiene un mínimo de posibilidades de ganar, ellos pueden utilizar algun truco a través de LiveOthello o el programa que estén usando para valorar una posición. En LiveOthello la gente puede poner comentarios durante la partida, se supone que se pueden ocultar, pero claro, yo no sé si están ocultos o no. Los comentarios se quedan registrados y todos podemos verlos. No sé si se pueden ocultar o si el jugador los ha habilitado en un momento puntual sin que yo me de cuenta.

Cuando me quejé el otro día, los jugadores se mostraron molestos por mi queja. Me dijeron que yo podía ver en todo momento su ordenador o su teléfono móvil, y yo les contesté que precisamente por eso era molesto. Se supone que no sólo tengo que mirar el tablero, tengo que hacer de policía e ir mirando e investigando en todo momento que el jugador no haga nada raro en su ordenador o teléfono móvil. Sea como sea no tiene sentido. Es como si en un examen un estudiante saca el teléfono móvil y le dice al profesor que no va a mirar nada, que simplemente lo está utilizando para enviar mensajes a sus amigos o mirando la hora.

En el 2013, cuando jugué mi primer campeonato, me dejaron claro que no se podía utilizar el teléfono durante la partida y que además no se podía hablar. Pues se han saltado esta norma también porque en varias partidas se hablaba o se trataba de despistar al rival haciendo gestos. Hay una norma en la que no se puede hablar durante la partida, pero no importa porque no hay árbitro en las partidas y se las pueden por tanto saltar. Precisamente porque no hay árbitro debería todo quedar más claro, y proponer la nulidad de una partida si pasa alguna cosa rara. Que el jugador que descanse esté atento a todas las partidas, y si no descansa nadie que cada organización tenga a una persona vigilando... pero algo deberían hacer.

Luego publican nuestros nombres con el resultado de las partidas, y creo que deberían pedir permiso antes. Como deberían pedir permiso antes de retransmitirla en directo. En definitiva: faltas de consideración con algunos jugadores y que a jugadores anónimos les pueda echar para atrás jugar un torneo de estas características.

Existen unas supuestas normas como las que comento, que se incumplen. Las normas son útiles si hay penalización por incumplirlas, es decir, si el que las incumple pierde la partida o le quitan tiempo, o puntos, o lo que sea... pero no hay ningún "penalti" establecido por incumplir las supuestas normas de no hablar. Si un jugador te susurra un movimiento como me hizo a mi un rival en una partida, para distraerme y a ver si así pico y hago lo que me dijo, como no lo ha escuchado nadie y solo lo he oído yo, te aguantas y sigues jugando.

Con el botón AI, podemos obtener las valoraciones de la partida y conocer el mejor movimiento.

Está bien si al final consideramos que son partidas entre amigos, pero si vemos lo que sudan algunos y los resoplidos que echan, lo nerviosos que se ponen, comprobamos como para ellos es muy importante ganar. Por eso pienso que si tan importante es para ellos, deben establecer unas normas y no dar la sensación de que puedan hacer trampas y sacar el ordenador como si estuvieran entre amiguetes jugando en el bar. 

La idea de LiveOthello es fomentar el juego, pero poco van a fomentar el juego si a los nuevos jugadores les dan esta imagen tan pésima y les hacen triquiñuelas durante la partida como hacer gestos o aspavientos. Precisamente los jugadores nuevos,-igual que todos-, se merecen el máximo respeto, y creo que tienen derecho a que precisamente ellos que quizá no puedan ganar muchas partidas, tengan una jornada agradable y les apetezca volver a participar. 

Pero la página de LiveOthello tampoco es muy conocida, y si desean fomentar el juego y compartir partidas en directo, hay muchas otras formas de hacerlo. Cuando me dijeron que yo podía ver en todo momento el ordenador para asegurarme de que no podían hacer trampas, les contesté que evidentemente no podía estar por 2 cosas a la vez: el tablero y el ordenador. Ellos no son tontos claro, y han jugado muchos más torneos que yo durante muchos años y saben perfectamente a lo que me refiero, saben que no lo están haciendo bien. Me dijeron que entonces no podían compartir en directo las partidas. Yo les contesté que puede hacerlo el jugador que descansa, o pueden subirlas posteriormente. 

En cualquier evento de Othello, no hay ordenadores disponibles durante la partida.
 Foto: Othellonews

Me contestaron que posteriormente no tiene gracia, y que tal vez en unos años habrá un sistema informático que detectará en el tablero los movimientos y las partidas se irán jugando automáticamente en LiveOthello. Y digo yo: ¿no sería más fácil montar una cámara con un trípode y con perspectiva se emita en directo en Youtube? 

El problema es más grave de lo que parece. Parece ser que Barcelona 2017 no ha sido la primera vez en la que han utilizado ordenadores o teléfonos para transcribir la partida. Es una ventaja si tenemos en cuenta que el jugador ya no necesita escribir nada. Pero sobre todo, es un problema no retroactivo. Ahora ya se han comprometido: no pueden prohibir el uso de estos dispositivos porque implicaría una sombra de cierta sospecha sobre las partidas que ya se han jugado con teléfono y ordenador, lo que me lleva a concluir que esta norma quizá ha llegado para quedarse. Sería demasiado drástico anular las partidas de los jugadores que han utilizado estos dispositivos (y que además estoy de acuerdo en que no han debido de utilizar ningún software de apoyo). ¿Qué nos queda? Lo menos drástico de todo, prohibirlos de ahora en adelante. (Como han hecho siempre, aunque, a decir verdad, realmente ya están prohibidos, aunque ellos dicen que no. Es decir, parece que hay un consenso verbal, pero no lo han redactado ni publicado por algún motivo. De ahí que yo concluya que no es serio). Pero prohibirlos de ahora en adelante significaría admitir que tienen cierta culpa y que se han equivocado, lo cual no me parece probable que lo hagan. Además estarían retratando a los jugadores que han utilizado estos dispositivos, que por otro lado muchas veces son amigos de los organizadores, con los que tienen una buena relación personal. Dicho de forma agresiva: Prefieren que un tal Sergio de España al que no conoce nadie se lleve una mala experiencia, antes que cambiar un sistema que parece pernicioso y que comprometería a sus amigos con los que llevan años jugando.

Pero al final parece que lo que quieren es vacilar de sus logros, más que compartir partidas en directo. Qué casualidad que las partidas compartidas siempre sean de los mismos jugadores. Quieren sentirse protagonistas solo unos pocos, cuando lo justo sería que fuera por sorteo. Sí que es cierto que en la final quizá hay de 5 a 10 personas (tampoco son muchas), pero en las partidas previas apenas hay 1 o 2 personas, (pueden ser los 2 amiguetes de turno del señor que la retransmite). ¿Qué son 10 personas mirando en LiveOthello comparadas con las más de 100 o 1000 personas que pueden seguir las partidas en Youtube? En general me da la sensación de que algunas personas del torneo, ya sea por ego o por personalidad, no admiten crítica en contrario ni equivocación. Pero es innegable que el othello es un juego de mucha concentración y se debe guardar silencio. Lo primero es el othello, y lo segundo, retransmitir partidas en directo. No al revés. Live Othello ya existía en 2013, ¿por qué entonces no se hacía así? Pero sobre todo,  yo creo que también se quieren ahorrar anotar en las hojas cuando eso había llegado a ser obligatorio durante muchos años... pero da pereza y distrae, claro.

Foto: Othellonews

De paso matan 3 pájaros de un tiro: 1- Partida transcrita automáticamente al ordenador (ya no deben realizar el tedioso procedimiento de reescribirla, 2- Comparten el juego con sus amigos y 3- Lo de equivocarse anotando al tener la partida al lado transcrita, parece imposible. Así que al hacerlo así, vemos que tienen muchas ventajas y se ahorran tiempo. 

Me he llegado a plantear no jugar más torneos de Othello en vivo. Ya me mosqueé en Madrid en 2015 cuando se supone que se iba a terminar el torneo el domingo por la mañana. Sin embargo a algunos jugadores no les gustó la idea de terminar por la mañana, por lo que directamente el primer día de torneo se cambió la agenda y pasaría a terminarse el domingo por la tarde. Como había previsto que se terminaría el domingo por la mañana, compré mi billete de vuelta a Barcelona para la tarde. Posteriormente tuve la buena o mala suerte de ganar varias partidas y podía clasificarme para la semifinal y por tanto para la final. Al final estuve sufriendo pensando en no ganar porque si ganaba tenía que volverme a Barcelona o perder el billete del AVE de vuelta. Un desastre. Creo que no es tan difícil, sean los jugadores que sean, programar las mismas partidas en cada EGP, y si puede ser con el mismo horario o parecido.

Y es una pena porque a veces vienen jugadores nuevos y ven todo este descontrol. Jugadores que han jugado al ajedrez y han visto la buena organización que hay en esos torneos, se llevan una decepción. E incluso jugadores Japoneses que en japón han podido jugar sin usar ordenadores como se puede ver en las imágenes que comparto.  Las normas deberían ser ante todo justas, y si es posible facilitando en todo momento la participación de nuevos jugadores, no espantándolos. Un trato igual a todos los jugadores implicaría que si mi rival está usando un ordenador, yo también lo pueda usar.. pero imaginemos lo ridícula de la foto: 2 jugadores mirando un ordenador y en medio un tablero de othello.

 Foto: Othellonews

La próxima vez que un jugador tenga que ir al baño, tendremos que requerirle que deje el teléfono móvil encima de la mesa y asegurarnos de que no tenga otro debajo de la taza del water. La competición se pervierte y precisamente si ellos creen que es una competición seria, estas cosas no deberían suceder. La imagen de poca formalidad es evidente.

viernes, 21 de abril de 2017

Cómo detectar a un tramposo


El otro día jugué contra un tal "Malito" y vaya si lo era. Me comí una buena Zebreada como hacía tiempo que no me comía. En mi hoja de análisis tengo anotado que cometió únicamente 3 fallos, perdiendo la friolera de 8 puntos entre los 3 errores. Eso puede significar que evidentemente no tenía la misma configuración del WZebra que tengo yo. Y es que configuraciones distintas van a dar seguramente jugadas diferentes, especialmente si hay variaciones en la configuración de aleatoriedad del programa o de la profundidad. 

Realmente un jugador que quiera hacer trampas con habitualidad es prácticamente imposible pillarle y acusarle con una certeza del 100%, aunque no todo es negativo. Hacer trampas siempre debe ser muy aburrido, por lo que no es habitual que un jugador siempre haga trampas. De manera que tarde o temprano "caen" a su verdadero nivel y ahí se les empieza a ver el plumero. La mejor técnica para averiguar si alguien está haciendo trampas no es solo revisar la partida para detectar la inhabitualidad de los pocos errores que ha cometido de acuerdo a su Elo, sino también comparar otras partidas que éste jugador haya jugado con nosotros u otros jugadores. 

Tengo una tabla con datos de los errores que debe cometer cada jugador acorde a su Elo en Playok, en base a cientos de partidas analizadas en la página web, aunque hoy no la compartiré ya que tengo el correspondiente artículo redactado en inglés y lo traduciré otro día, pero básicamente los jugadores que te cometen 4 fallos por partida son jugadores de un Elo cercano a 1600. Evidentemente es una media, y no es un dato muy fiable jugar una sola partida y juzgar a ese jugador como a un tramposo. 

Por poner un ejemplo:  ahora mismo mi media de errores está en torno a 7,5 por partida. Sin embargo una vez cometí 0 errores en una partida. ¿Soy un tramposo? No. Eso lo hice en una partida de 100 y probablemente una de mil. Además mi media de errores por partida sigue siendo relativamente baja. En una o dos ocasiones cada cien, cometo 1 fallo por partida. Dos fallos por partida quizá con la misma frecuencia. Y ya muy raramente cometo 3 y 4 errores por partida. Lo extraño es que un jugador que cometa 10 errores de media, realice esos 3 o 4 fallos, ya que para él debería ser mucho más difícil que para mi. No tiene sentido lógico ni estadístico. 

Sin meterme a analizar los datos por ahora, y como ya he comentado en el vídeo: un tramposo puede simular errores y ganarte las partidas que desee por un resultado ajustado. Sin embargo, un tramposo no se arriesgaría a perder una partida al final, por lo que un fallo al final que puede darte la partida por ganada, puede ser indicativo de que está jugando de manera legal. Por último, mencionar que un jugador no suele hacer trampas siempre, y que mucho menos te va a "Zebrear" la totalidad del juego. Cuando un jugador abre el programa y consulta un movimiento puntual, ya sea en la apertura, el juego medio o el final, realmente también está haciendo trampas y ahí sí que resulta literalmente imposible pillarle, pues ha jugado legalmente gran parte de la partida. De hecho en una ocasión un tramposo confeso me declaró que solo consulta el final de la partida porque le da mucha rabia perderla ahí. Los tramposos confesos son un tesoro que hay que interrogar y cuidar y darles la oportunidad de reinsertarse en la sociedad... porque de ellos se puede aprender muchísimo para entender cual es su forma de pensar y nos puede ayudar mucho a capturar a nuevos tramposillos.

miércoles, 19 de abril de 2017

Mis inicios en 2012 - Parte I

Mis inicios en los años 2000 a 2012

Como ya comenté en el artículo anterior, es inevitable mencionar mi época de jugador esporádico durante estos años. A modo de Flashback quizá otro día entraré más en detalle sobre cómo y cuánto jugaba durante esas fechas, aunque creo que ahora es inevitable mencionar cómo pasé de puntillas por el Reversi durante aquella época, cuando para mi era completamente desconocido el nombre de Othello. Para ello he empezado a buscar documentación sobre los ordenadores que he tenido a lo largo de mi vida, puesto que descubrí el juego a través de internet. Normalmente a muchos jugadores era una persona la que le presentaba o introducía en el juego, pero creo que es muy habitual también que muchos lo hayan descubierto gracias a internet.

Calculo que alrededor del 89 adquirimos en mi familia el primer ordenador 386, entonces sin internet. De la marca Intel si no recuerdo mal. Ahí había poco que hacer. Fue alrededor del año 1995 cuando adquirimos el Pentium de 100Mhz. Yo lo utilizaba poco, aunque por aquel entonces ya había aprendido mecanografía y escribía bastante rápido. Conocía algunos códigos básicos de programación y poco más. Me gustaba la informática pero no me apasionaba. 

En el año 2000 cambiamos el Pentium 100Mhz por un Intel Celeron de 633Mhz. La marca Celeron se ha caracterizado por ser algo más lenta que la modalidad Pentium, ambas de Intel. A mi siempre me han gustado más los procesadores Intel que los AMD. Aconsejan tener procesador AMD para jugar a videojuegos, pero siempre he jugado igualmente bien y perfectamente con todos los ordenadores que he tenido. Ni qué decir que soy seguidor de Microsoft, de Intel y por supuesto lo prefiero a Apple. 

Así que descubrí el Reversi como muy pronto en el año 2000. Yo tendría en torno a 14 años. Recuerdo que jugaba mucho al solitario y puede que al Pinball. Mi sistema operativo era el Windows Millenium, que fue una mierda de SO pero que incluia el Reversi. No jugaba mucho, esporádicamente echaba una partida cuando me aburría. No me había llegado a enganchar. Alrededor del año 2005 coincidiendo con mi inicio en la universidad, cambio de ordenador y procesador a un Intel Pentium de 1Ghz, aunque pasé a utilizar una versión del Windows Profesional del año 2000 bastante obsoleta. Perdí el Reversi. No recuerdo si simplemente tenía los juegos desactivados y no lo podía jugar. No importa porque en aquella época universitaria apenas tenía tiempo para jugar al Reversi. Era el BUM de los juegos de rol online y el poco tiempo que podía tener libre lo dedicaba a jugar al Lineage 2.


Posteriormente tuve una etapa en la que pasé bastante de la universidad y calculo que sobre finales del año 2007 inicio mi andadura verdadera en serio con el Reversi. Aun no conocía el nombre de Othello. Tampoco es que me lo tomara muy en serio. Recuerdo que me cansé del Lineage 2 ya que por aquel entonces empecé a tener mareos y algunos problemas físicos. No quiero enrollarme mucho. Como no lo tenía en mi ordenador, lo busqué por internet y encontré Playok.com. No recuerdo bien esos días, pero sí que podía estar tranquilamente 8 horas seguidas jugando. Quizá me ponía a las 3 de la tarde y no me levantaba de la silla hasta las 11 de la noche, jugando únicamente partidas de un minuto. Supongo que la juventud y mi mejoría física tras unos meses en los que dejé el Rol online, me ayudaron a no encontrarme especialmente mal jugando muchas horas. Yo tendría entonces sobre 21-23 años. 

En una hora podía jugar tranquilamente 40 partidas de 1 minuto, en 8 horas jugaría unas 300 partidas. Jugaba sin control, y puede que como mucho estuviera una semana así hasta que decidiera parar. No me encontraba especialmente mal físicamente, pero llegaría el año 2008 y ahí ya lo dejé definitivamente, ya que sucedieron cosas en mi vida que hicieron que dejara de jugar al Reversi. Había empezado la universidad en el año 2005 y en el 2008 apenas había aprobado algunas asignaturas. Me tiré 2 años sábaticos posteriormente jugando al Poker online, ya que entonces había un bum muy grande del Pokeronline y se podía ganar dinero con facilidad. También he trabajado esporádicamente por lo que finalmente fui dejando el juego. 

De la primera semana jugando 8 horas al día, recuerdo vagamente algún sábado levantándome a las 9 de la mañana y acostándome a las 3 de la madrugada tras haber parado solo para comer y ducharme. Era como que cada vez que paraba para comer, después aun tenía más ganas de jugar. Quizá mi record serían 12 o 14 horas efectivas al día jugando e incluso más. Recordemos que yo venía de viciarme al rol online, donde era habitual jugar 16 horas seguidas y acostarse tarde por la noche. Mientras muchos jóvenes se emborrachaban y se iban de madrugada de fiesta, yo disfrutaba más jugando de madrugada en mi casa (sobrio).

No recuerdo si podía llegar a las 1000 partidas en un día, pero sí creo que pasé de 10mil partidas con el primer nick que tuve, en muy poco tiempo. Ni me fijaba en las partidas que llevaba. Sí recuerdo que mi Elo entonces ya estaba en torno a 1500. Jugaba a los 4 laterales y entonces el nivel en Playok era excesivamente bajo si lo comparamos con ahora, por lo que me valía para defenderme bien entonces. Sí había jugado anteriormente en la versión del Windows, aunque no creo que estuviera más de 3 horas jugando porque entonces todavía me controlaban bastante mis padres. 


A mi lo que siempre me ha parecido muy curioso del Reversi u Othello, es que yo cuando estaba jugando 4 horas seguidas, realmente disfrutaba bastante esas 4 horas, sin embargo al final estaba bastante cansado del juego y no me apetecía nada seguir jugándolo. Sin embargo tras pasar unas horas, me aburría y simplemente tenía intención de jugar durante una hora, que se terminaba alargando. No era para nada consciente del paso del tiempo. Creía que habían pasado 2 horas y realmente habían pasado 4. 

Tras unos días jugando de esta forma (puede que semanas) empecé a intentar dejarlo, pero definitivamente. Simplemente entendí que no me aportaba nada salvo perder el tiempo y a veces un día entero. Lo curioso era acostarme por la noche asqueado de jugar y levantarme por la mañana con ganas locas de echar unas partidas. No obstante decidí que debía parar y así fue como borré mi nick. 

Creo que tardé una semana en crearme uno nuevo para volver a jugar, aunque ya más controladamente. Estuve quizá varias semanas jugando 3 o 4 horas al día, y como mucho volví a tener algún día de descontrol pero ya no de 12 o 14 horas sino de 8 o 10. Cuando sucedía eso intentaba no jugar al día siguiente, hasta que sucedió demasiadas veces y de nuevo volví a borrar el nick. Repetí este proceso varias veces, durante algunos meses. No creo que estuviera más de un año jugando en Playok de esta forma. Cada vez jugaba menos rato y cada vez tardaba más en volver a crearme el nuevo nick. Hasta que finalmente lo dejé completamente. Sería como muy tarde el año 2008, quizá 2009 si empecé en el 2008. No estoy seguro ni tengo forma de saberlo al haber borrado los nicks. 

viernes, 7 de abril de 2017

EGP - Grecia 2017


El otro día retransmití en directo el EGP de Grecia que tuvo lugar en Atenas los días 1 y 2 de Abril del 2017. La idea era hacer un poco como se hace en muchos canales de Ajedrez, donde jugadores comentan en directo las jugadas y movimientos de partidas de relevancia en el mundo del Ajedrez. Creo que el Othello es especialmente bonito por eso: porque permite a jugadores que quizá sean principiantes, batirse en duelo contra los mejores de Europa. En el ajedrez por ejemplo, yo no tendría opciones de jugar contra los mejores... probablemente en mi vida  lo lograría. En el Othello no pasa eso. Todos son bienvenidos. 

Estuve viendo eventos en directo de Ajedrez y hay infinidad de canales sobre el tema en Youtube, prefiero no publicar por aquí canales de ajedrez ya que seguro que todos podemos buscar alguno. Sin embargo de Othello no hay muchos y creo que era una buena idea ir comentando las jugadas. No tengo mucho nivel para hacerlo, pero creo que lo que cuenta es la intención. Difundir el juego y que si alguien está interesado en el mismo, vea que hay movimiento. 

El experimento salió regular tirando a mal. Tuve que capturar la imagen desde un portátil, ya que desde mi PC no podía instalarme el capturador. Y es que no puedo hacerlo con el software con el que grabo habitualmente todo, ya que al ser un evento en directo, no puedo hacerlo. Cabe la posibilidad eso sí, de hacerlo "en directo" con mi programa, y luego subirlo una hora después, pero entonces ya no sería tan en directo, ¿no? así que decidí hacerlo en directo real y literalmente, obviando los problemas que eso suele acarrear. 

Los problemas del directo fueron varios tiempos muertos en los que efectivamente no sucede nada, o ruidos en mi casa que por suerte no influyeron mucho en la captura final. Pero el problema más grave fue el audio. Yo había hecho pruebas de audio y comprobé que se oía bien, pero la calidad era muy mala. Me había limitado a comprobar que se escuchara, sin pararme a oír bien la prueba que hacía. Además, al capturar el sonido desde el portátil, si me alejaba o acercaba de la pantalla, cambiaba la calidad del audio. La otra opción, y como lo haré la próxima vez, es con un micro (el que utilizo habitualmente para grabar). Como no tengo micro, uso el de los auriculares, que no es muy bueno, pero cumple su función. No lo quise hacerlo con micro porque consideré que se escuchaba bien y porque no quería estar 2 horas con los cascos puestos. 

2 Partidas muy Igualadas

Por lo que respecta al juego, como no podía ser de otra manera, dejó dos partidas muy igualadas en las que el jugador que ganó demostró un nivel de juego casi perfecto. Viendo partidas como la segunda, donde cometió apenas 3 o 4 fallos perdiendo unos 2 puntos en cada uno, me pregunto cual será la diferencia real entre él y digamos los jugadores Japoneses que copan las primeras plazas en el Ranking mundial. 

Análisis de algunas partidas revelan que en efecto, la diferencia es muy pequeña. Mientras un jugador como el ganador del EGP de Grecia puede cometer 3 o 4 errores perdiendo una media de 25 puntos, un jugador como el ganador del último campeonato mundial, cometerá 2 o 3 errores perdiendo una media de 15 a 20 puntos. Es decir, según varios años analizando las partidas, al principio, lo que cuenta son los errores medios que solemos cometer. Pero según vamos avanzando en el ranking, vemos que al final lo que importa es la desviación, es decir, lo mucho que nos desviamos de esos errores medios. Por ejemplo; yo puedo jugar una partida en la que cometo 1 error y pierdo 4 puntos. Está muy bien y por eso el juego es apasionante, porque significa que puedo llegar a hacerlo casi perfecto (aunque sea por suerte), pero aquí lo realmente interesante es conocer cuantas veces o cada cuantas partidas soy capaz de hacerlo. Si dentro de unas partidas cometo 10 errores perdiendo 50 puntos, realmente no soy tan buen jugador. En resumen: la capacidad que tenemos para hacer "malas partidas", es un factor también muy importante. De alguna manera interesa que nuestra peor partida, no sea horrible. 

Creo que puede resultar engorroso comentar aquí jugada por jugada por escrito cuando ya lo he hecho en el vídeo, por eso ahora estoy comentando otros detalles. Me gusta que sea así porque no me lleva tiempo hacerlo. Grabar el vídeo han sido apenas 30 minutos (y porque he querido ir con calma), mientras que si por ejemplo quisiera comentar por escrito todo lo que he comentado en el vídeo, redactar el artículo con las capturas de pantalla me llevaría horas. 

No queda más que felicitar a estos dos grandes campeones por la partida que nos ofrecieron y seguir deleitándonos con más finales de EGP. No puedo asegurar que las retransmitiré todas, de hecho es posible que no retransmita muchas más. Quería probar de hacer el experimento y aun queda mucho hasta Mayo, que será el siguiente evento que podré retransmitir en directo. En Barcelona participaré personalmente por lo que no escribiré mucho sobre el tema ya que estaré presencialmente en el evento. Tampoco tengo pensado escribir mucho sobre ello, además como estoy traduciendo los artículos que tenía en inglés, pasará un tiempo hasta que vaya comentando cosas de mis participaciones en estos torneos.

miércoles, 5 de abril de 2017

Posiciones Unbalanceadas

Introducción

Podría iniciar esta serie con otro título como por ejemplo: "Juego Lateral", pero creo que quedará más preciso y ordenado si inicio paralelamente varios artículos hablando de cosas que aunque son parecidas, tienen ciertas diferencias. Y es que el juego lateral parece clave a nivel avanzado. Sí que según he ido consultando blogs y páginas sobre Othello en internet (tampoco es que hayan muchas) la mayoría se centran en comentar aperturas o conceptos estratégicos iniciales, y pocas de ellas hablan extendidamente sobre esta temática.. así que intentaré dar mi opinión.

Como comento en el mismo vídeo, es casi inevitable al hablar de posiciones unbalanceadas comentar el juego lateral. Pero si hablamos del juego lateral también empieza a ser inevitable comentar cómo llegar a esas situaciones y qué hacer para tener una buena posición lateral o para remediar una mala posición de ese tipo. Es más fácil y a la vez creo que menos improductivo comentar la posición unbalanceada como una simple foto, aunque es lo que voy a intentar hacer en este tipo de artículos. 

Hay varias posiciones unbalanceadas que iré revelando más adelante. Del inglés, su traducción sería "desbalanceado" quizá, pero prefiero usar el término anglosajón ya que así es como las aprendí yo a través del libro de Brian Rose. La posición más típica es la que tenemos 5 fichas en un lateral, por lo que ese lateral es bastante vulnerable (aunque no siempre). Jugadores expertos no tienen miedo en tomar estas posiciones porque controlan los ataques, pero ese nivel ya es muy avanzado...

Por poner un ejemplo, en el Campeonato de España del 2016 creo recordar que forcé hasta en 4 partidas a mis oponentes a que ellos tomaran las posiciones unbalanceadas. Se me unbalancearon por varios laterales de todas las maneras, de forma que parecía que yo tuviera ventaja. No es que fueran malos, yo jugaba a eso, y en el Othello muchas veces forzar desesperadamente algo, no siempre da buen resultado. Como en muchas cosas, un juego equilibrado es lo mejor. Pues bien, no pude ganar a pesar de todo ni una sola partida. A pesar de que mis rivales estaban con varios laterales mal colocados, yo terminé perdiendo por un motivo u otro. 

Otras veces la posición está fijada por la apertura, que es la que nos dice que es un +0 o un +1 y debemos hacerlo. Quiero decir e insisto en ello, que no siempre es negativo tomar una posición desequilibrada en el lateral. Otros jugadores intentan tomar los 4 puntos, y otros simplemente pillan todo el lateral menos las equinas. Yo siempre me he considerado un jugador de laterales, por lo que no he tenido miedo de arriesgar y meterme donde no me llaman en los laterales, aunque hay muy buenos jugadores que juegan diferente y no lo hacen. En el libro de Brian Rose llega a comentar que en los años 90 estaba muy de moda tomar los laterales cuanto antes, pero según han ido pasando los años, ahora no se suelen jugar tanto.