viernes, 24 de febrero de 2017

Estrategia - Capítulo 1: Aperturas

Parte I 

Es un tema que está desarrollado en varios manuales y páginas web aunque si inicio una serie de vídeos sobre estrategia creo que es necesario comentar brevemente algunas aperturas. Cada una tiene su nombre, y la variedad es enorme. En mi opinión está bien entrenar aperturas... pero hasta cierto punto. Las combinaciones son casi infinitas. Cada vez que hablo de aperturas no puedo evitar acordarme de un jugador argentino que me comentó que se sabía 400 líneas de aperturas. En vez de memorizárselas jugando con el Zebra, me imagino que se las memorizaba directamente desde el papel. 

Sin llegar a ese extremo, creo que está bien que desarrollemos nuestra apertura perfecta o habitual, al menos con negras. (Notad que tener varias aperturas buenas con negras, implica que también las conoceremos con blancas). Está bien tener varias aperturas diferentes para las 2 posibilidades con blancas de hacer el corte diagonal o perpendicular. También es aconsejable empezar siempre igual, ya sea arriba, abajo, derecha o izquierda. Recordemos que por temas lógicos, nuestro rival en una partida presencial verá la apertura justo al revés, y que las posibilidades de que él se sienta cómodo con la misma también depende del número de veces o variantes que haya jugado con dicha simetría. Actualmente no cuento con datos sobre qué tipo de jugadores con negras abren hacia determinado punto. Me atrevo a decir que está bastante repartido, aunque detecto quizá que más jugadores abren a la derecha o abajo, quizá por el tema de ser diestros, no lo sé. 

Podemos jugar con el Zebra un rato para comprobar que las combinaciones no se acaban nunca. Cuanto más movamos, más combinaciones habrán, y más difícil a la vez será que nuestro rival se sepa la apertura, especialmente si intentamos hacer "cosas raras", es decir, variar a propósito haciendo un movimiento incorrecto para hacer lo que se conoce como "sacarle de su libro de aperturas". Cuando se hace eso, es aconsejable no desviarse en más de 4 puntos de desventaja. También es importante tener en mente que a partir de 5 o 6 puntos, también será para nosotros más arriesgado. Un jugador muy bueno raramente te va a perder 2 o 4 puntos por error. Por lo que si tu te desvías por ejemplo a un -8, vas a tener que esperar que cometa 2 o 3 fallos para remontar. Además, no sólo él se puede equivocar: también te puedes equivocar tú. Así que un -8 se te puede convertir si te equivocas en un -14 o un -20 y ya no hay casi nadie que remonte eso ante un jugador de mucho nivel. 

Imagina que estás en un -20, no solo tu rival se tiene que equivocar o muchas veces o liar una muy grande, tu también tienes que ir jugando perfecto para que ese -20 no degenere en un -30. Es algo que a mi me gusta del reversi u othello, que igual que sucede con el fútbol, cuando vas perdiendo 3-0 o 4-0 es muy complicado remontar, y si encima te meten otro gol, pues más complicado todavía... y el tiempo que se acaba, igual que en el othello. El tiempo lo marcan los movimientos que te quedan, que pueden marcar las opciones que tienes para remontar la partida. 

Sobre remontadas hablaré otro día. Como vemos, podemos analizar distintas aperturas con el Zebra que den muchas opciones malas a nuestro rival y solo una buena (y si es posible no evidente). Hablar de cada apertura me llevaría quizá un artículo en sí mismo, así que aquí únicamente he pasado rápido por algunas de ellas. En la próxima parte comentaré brevemente algunas aperturas de cierre, que dejan el resultado a 0 nada más empezar, así como algunas variantes más. Si no os podéis esperar, os dejo aquí este enlace interesantísimo sobre algunas aperturas. Esta página también está muy chula y seguro que os gustará. 

Por último, como muchos jugadores buenos se conocen entre ellos, es habitual que se analicen las aperturas para tratar de buscar el punto débil del rival. De ahí que muchos jugadores se guarden sus aperturas buenas para una final o una partida importante, sin tratar de revelar sus cartas en un momento demasiado prematuro de un torneo, lo que puede dar posibilidades a otros jugadores de vencerles.

viernes, 17 de febrero de 2017

Ganando al Zebra


He iniciado una serie de vídeos donde me dedico a intentar batir al Zebra, evidentemente en profundidad baja. Hay varias formas de configurarlo y una de ellas es proponerle que juegue aperturas humanas o que las utilice de una determinada manera. Como las combinaciones en este caso pueden ser imposibles, yo fijo que juegue el libro de aperturas que yo creo que es el más potente que tiene y únicamente modifico la aleatoriedad en sus movimientos. 

La aleatoriedad elevada me permite ganarle si comete suficientes errores al principio. Mi record actual es batirle a profundidad de 20 con aleatoriedad enorme, y creo que es un buen reto probar de vencerle con distintas configuraciones. Sin duda van a ser una serie de vídeos con un final prefijado, pues llegará un momento en que no podré vencerle. Por ello, iré publicando vídeos en youtube sobre mis intentos, aunque no todos tendrán su artículo. 

Hay otros programas interesantes como Casio o Ntest, aunque como he comentado, yo acostumbro a utilizar el Zebra. A partir de cierta profundidad, el programa se toma demasiado tiempo pensando, por lo que pienso que será necesario tener un par de cronómetros para ir controlando el tiempo, estableciendo un límite para ambos de unos 20 minutos. La verdad es que no es muy divertido jugar con una máquina, a mi siempre me gusta jugar con personas humanas por eso de que cometen errores, les sorprendes y porque se puede interaccionar con ellos. No obstante como estoy redactando un blog sobre el Othello, creo que pueden quedar interesantes estos vídeos.

miércoles, 15 de febrero de 2017

Normas de juego

Normas de juego

Sobre el año 2000 descubro el juego a través de mi sistema operativo, el Windows Millenium, de Microsoft. (Creo que es justo que le haga publicidad, ya que gracias al mismo descubrí el juego). Ya entonces tenía etapas de juego muy irregular. La opción de jugar con el sistema operativo no incluía tiempo límite, pero aun así muchas partidas se jugaban trepidantemente rápido. Esto me llevaba a jugar durante bastantes horas, tratando de aprender y de batir a mi rival. 

El juego tiene la peculiar característica de que se producen remontadas increíbles. Creo que ningún otro juego de mesa incorpora esta opción, al menos entre jugadores quizá no muy expertos. Pero incluso en torneos con jugadores que son considerados muy buenos, se pueden ver partidas que les remontan o que pierden al final por errores de apreciación. Esto hace al del Othello un juego con la combinación perfecta entre diversión y adicción. Sabes que puedes batir a un rival mucho mejor que tú con un poco de suerte, y juegas una y otra partida de igual forma que un ludópata echa una moneda tras otra a la máquina de tragaperras porque sabe que pronto "ya le toca" ganar el premio gordo. Aquí, al revés que sucede con el problema de la ludopatía a nivel monetario, lo único que pierdes es el tiempo. Es quizá un inconveniente si tienes que hacer otras cosas, pero por otro lado no existe el componente evidente y peligroso de ruina que existe en otros juegos adictivos en los que es requisito necesario para jugar el apostar dinero. 

Esto hace que muchas personas juguemos muchas partidas al juego, y sin darnos cuenta, cada vez nos volvemos mejores jugadores. Una vez páginas como Playok.com te ofrecen la posibilidad de jugar gratis, no pierdes nada por estar unas horas jugando. Así que el factor de las remontadas que caracteriza a este juego, así como la contradicción de quizá obtener menos fichas al principio, lo hace un juego estratégico apasionante. El juego además, abre la posibilidad de distintos estilos de juego, desde personas que acorralan, hasta personas que juegan a obtener los laterales. Las variantes de juego son muchas, y a menudo cuando juegas con otras personas te das cuenta de lo diferente que juegan entre ellas. Eso también te lleva a querer jugar más y más con gente diferente que por otro lado te ofrece internet a todas horas. No importa si te apetece jugar a las 3 de la madrugada o a las 10 de la mañana. En el conjunto del planeta nunca se pone el Sol y siempre encontrarás a alguien dispuesto a jugar. 

Un rival tratando de acorralarme. Puede ser especialmente peligroso en partidas de 1 minuto.

Así fue como yo jugaba a veces hasta las 4 de la madrugada cuando apenas tendría unos 16 años. No eran muchos días, y me fastidiaba levantarme al día siguiente a las 8 para ir al colegio, pero a veces sucedía que simplemente no podía parar de jugar. Más importante aun, yo no era consciente del paso del tiempo. Me ponía a jugar a las 10 de la noche, y creía que serían como muy tarde las 12, pero eran las 3 de la madrugada... Te das cuenta de que un juego es adictivo y realmente bueno cuando parece que el tiempo pasa más rápido de lo normal. 

En cuanto fueron quizá demasiados días los que me quedé hasta tarde, directamente dejé de jugar tajantemente al juego. Estuve quizá 5 o 7 años sin jugar. Lo cierto es que no lo recuerdo. Al principio paraba durante días, después fueron semanas... pero cuando llevas semanas sin jugar, de igual forma que cuando alguien lleva más días sin probar una droga.. todavía le apetece más. Así que el juego todavía apetecía más jugarlo. Hasta que al final conseguí dejarlo durante meses... y más tarde fueron años. No recuerdo exactamente cuantos años. Supongo que pararía sobre el 2003 y lo retomaría sobre el 2010. Tengo dudas también sobre la fecha en que lo retomaría. Sí sé que Playok.com antiguamente se llamaba Kurnik, y que yo ya la descubrí como Playok.com. Creo que fue en el 2006 cuando cambió de nombre, por lo que en ningún caso antes de esa fecha habría jugado en Playok.com. Si a eso añadimos que lo dejé en el 2003-2004 y que en el 2006 estaba empezando la universidad y no quise jugar a nada para no distraerme, me deja como el año 2008 o 2009 cuando retomaría el juego ya en Playok.com. Mi sistema operativo por aquel entonces dejó de incluir el juego, y lo busqué por internet descubriendo el sitio en el que hasta a día de hoy todavía juego.

En Playok.com podemos ver cuando un contrincante está haciendo otras cosas en el ordenador..revelando la posibilidad de que esté usando un programa de apoyo.

Así que en esos años empiezo a jugar en Playok.com, y a día de hoy todavía la mayoría de partidas son de 1 minuto. Realmente tenemos 2 minutos, ya que el tiempo del rival lo podemos aprovechar también para pensar. Otro día hablaré sobre este perfil de partidas. Lo cierto es que me sucedió de nuevo lo mismo que años anteriores, pero de forma más exhaustiva. Jugaba quizá 8 o 10 horas al día, y terminaba de madrugada muchas veces. Cuando el hecho de jugar tantas horas empezó a suponer un problema para mis estudios, empecé a plantearme el dejarlo absolutamente. Lo conseguí pero no al primer intento. De nuevo primero paraba durante días, después esos días fueron semanas, a continuación meses.. y más tarde años. Estuve al menos 2 o 3 años sin jugar en absoluto. Quizá desde el 2009 hasta el 2012. No lo recuerdo. El tema está en que borraba los nicks para no sentirme tentado de volver a jugar, pero es tan sencillo crearse un nick en Playok.com, que muchas veces me creaba otro con la intención exclusiva de jugar un día, para posteriormente borrar ese nick y no jugar nunca más. Las motivaciones eran evidentes: "por un día no pasa nada", "he terminado los exámenes", "estamos en Navidades".. en definitiva la cuestión era buscar argumentos y excusas en esa lucha interior que tenía por no seguir jugando a un juego cuyas partidas se me descontrolaban durante horas. 

Se podría pensar que podría establecer una limitación de 1 hora al día jugando, entre otras posibles propuestas. De ello hablaré más adelante, y de hecho mis normas y medidas van dirigidas a evitar la terrible adictivilidad del juego. Como suele suceder muchas veces, la teoría es fácil pero la práctica es más difícil. Ahora no voy a detenerme aquí a comentar todos mis intentos frustrados por controlar las horas de juego, simplemente resumiré cuales son mis normas finales. Para ello creo que es imprescindible comentar brevemente cuales fueron mis propuestas iniciales y como evolucionaron hasta el día de hoy. 

Así fue como en el 2012, justo en el verano, me aburría. Me aburría  y me apetecía jugar a algo. Y me acordé del Othello/Reversi. Pero iba a ser un problema ya que las últimas veces que había jugado, había terminado con mareos y náuseas. No ayudaron ciertos factores, como por ejemplo que meses antes jugara al Counter-Strike con una nueva silla demasiado baja para la pantalla. Tenía un problema muy grave de cervicales y mareos que algún día comentaré. Sabía que no podía jugar más de determinadas horas al día. ¿Pero cuántas? Para que os hagáis una idea, en el 2012 apenas podía leer una cara de un libro, puesto que me mareaba. Parecía impensable para mi ponerme a jugar al Othello sin experimentar náuseas y mareos. Aun en 2016 experimenté algún problema en este sentido. 

Mi primera propuesta fue dirigida más que al tiempo a las partidas. No sabía el tiempo que podía aguantar sin marearme, pero sabía que no sería mucho tiempo. Pero sí que debido a que pasaba en el ordenador quizá como mucho 15 minutos sin marearme, entendía que podía estar el mismo tiempo jugando al Othello. Así fue como propuse 5 partidas de 5 minutos al día. Jugaba una por la mañana, que evidentemente no duraría más de 10 minutos (5 minutos por cada jugador) y después descansaba unas horas. Así durante todo el día, con el tope de 5 partidas al día. 

Jugué la primera partida algo nervioso, y fue bien. No me mareé excesivamente. Descansé y al cabo de unas horas jugué la segunda. Así fue como empecé a encontrarme de nuevo a gusto jugando al Othello. El hecho de no jugar partidas de 1 minuto ayudó. Más tarde haría la prueba. Curiosamente, una partida de un minuto me mareaba y una partida de 5 minutos no, a pesar de que la primera se acababa en mucho menos tiempo. Así que no había más que hablar, no jugaría nunca más partidas de 1 minuto. 

Y llegó septiembre. Ahora sí recuerdo un poco más cómo iba cambiando mis normas, porque entre otras cosas hice anotaciones de las mismas. Y es que cuando te propones jugar un límite de partidas, resulta útil apuntar las partidas que vas jugando puesto que es posible que no sepas si estás por ejemplo en la tercera o la cuarta del día. Así fue como inicié en una hoja de cálculo, mis anotaciones sobre las partidas, que más tarde sería la hoja de análisis actual. 

Ya en septiembre me di cuenta de que en 5 minutos no podía explotar al 100% mi potencial. Fue entonces cuando movido por la idea de jugar calidad antes que cantidad, empecé a analizar mis partidas con el WZebra, subiendo el tiempo a 7 minutos por partida, (tal y como ofrece Playok.com). Al análisis se sumó el conteo de errores, analizados a la máxima profundidad posible del programa. Entonces cometía no menos de 12 errores por partida. 

Sin embargo me di cuenta de que 7 minutos tampoco era suficiente, así que subí a 10 minutos, siendo por tanto, las partidas más largas. Estábamos ya al final del año 2012 y la natación había mejorado notoriamente mi espalda y podía ya aguantar hasta 1 hora seguida delante del ordenador. Entonces raramente bajaba de 10 errores. Mi mejor partida quizá tendría 9 errores, y mi media estaría en torno a 12 fallos por partida. 

Fue en Abril del 2013 cuando juego por primera vez el EGP en Barcelona y compruebo que todos los jugadores tenemos entonces ni más ni menos que 25 minutos. Tras analizar las partidas de ese evento, compruebo que a pesar de perder todas juego excepcionalmente bien, bajando de 10 errores en algunas partidas. Así fue como iniciaría en Playok.com partidas de 20 minutos. No te ofrece la página la opción de jugar partidas de 25 minutos, sí te ofrece la opción de jugar a 30 minutos, pero considero que puede ser demasiado dado que no es necesario perder tiempo en anotar ni en mover las fichas. 

El año 2013 me lo paso entero jugando partidas de 20 minutos, experimentando una notable mejora en mi juego. Las veces que bajaba de 10 fallos, empezaron a ser constantes, e iba enriqueciendo mis estadísticas con más y más datos, y a su vez esos datos empezaron a sesgar mis futuras normas que rigen a día de hoy. La primera de ellas fue jugar 50 partidas de 20 minutos al mes. Establecí la limitación de partidas mensuales puesto que jugaba 5 partidas de 10 minutos al día, pero no podía jugar por cuestión de tiempo 5 partidas de 20 minutos por día, ya que sería demasiado rato jugando, imposible de cumplir en muchos casos. Así establecí el primer límite temporal en 50 partidas al mes, que venían a ser muchos días jugar al menos 2 partidas. 

Pero no todo fue fácil. Tuve varios problemas. El primero de ellos era el número de partidas. Había días que jugaba 2 horas, ya que las partidas duraban a veces 40 minutos, pero a eso había que añadirle lo que tardaba esperando en jugar, tiempo muerto en el que no hacía nada. Y es que como en Playok.com son tan populares las partidas de 1 minuto, no es fácil encontrar a alguien que esté dispuesto a jugar una partida de 20 minutos*. Al tiempo de espera y de partida había que sumarle el tiempo posterior de mi análisis, que ya comentaré en otra ocasión, para el que suelo dedicar al menos 10 minutos por partida. De manera que no siempre podía jugar 2 horas por día, a lo que se le añadía otro problema: si durante varios días no jugaba, las partidas se acumulaban ya que no conseguía llegar al número de 50 partidas al mes. Podría no aplicar el tope y jugar menos, pero al dividir mis errores entre el número de partidas en mis estadísticas, entre otros muchos datos, hacía que no fueran comparables las estadísticas de un mes con otro, que al final era y es lo que me interesa. Así que me sucedía que había meses que debía jugar quizá 10 partidas de 20 minutos en 2 días, y no me era posible jugarlas bien o me era incómodo. Por lo que debía jugar el mismo número de partidas mes a mes. Así fue como rebajé las partidas a 25, en vez de 50, y ese es el primer límite y la primera norma que sigue a día de hoy, 25 partidas al mes de 20 minutos.

Otro problema eran las aperturas. Jugaba especialmente mal algunas aperturas y tratar de investigar nuevas aperturas o mejorarlas en  únicamente 25 partidas al mes, empezó a ser un problema. Así fue como creé un nuevo nick para jugar partidas de 5 minutos. Si jugaba con el nick de 20 minutos, las estadísticas de nuevo no serían comparables. Además tenía también ganas de comprobar mi nivel a 5 minutos, considerando que evidentemente cometería más fallos. Estaríamos ya a mediados del 2014 y mis errores medios estarían en torno a 10. Había bajado considerablemente desde los iniciales 12 errores medios por partida.

Al tema de las aperturas se le sumó el por aquel entonces de moda y novedosos sistema Xot, por el cual una apertura empieza de forma aleatoria sin ventaja para ninguna de las dos partes. Quise jugar también ese tipo de partidas para mejorar mi juego medio. Así fue como empecé a jugar 25 partidas de 20 minutos y 50 partidas de 5 minutos. El cómo establecí el límite de 50 partidas, ya lo comentaré otro día.

Por último, si un mes creo que no voy a poder jugar las 25 partidas de 20 minutos, directamente no juego ninguna, de manera que siguen siendo comparables las estadísticas entre varios meses. Asimismo, tampoco estoy castigado un mes sin jugar, puesto que puedo seguir jugando las partidas de 5 minutos. 

Sobre lo de no jugar más por perder una partida, hay diversos motivos. El principal es que hay ciertos jugadores tramposos que utilizan un programa de apoyo para jugar (tal como el WZebra), y estos jugadores podrían ensañarse tratando de ganarnos muchas partidas seguidas (en algunos casos llegan a seguirnos si nos movemos a otra mesa). Además tras perder una partida, creo que es más interesante y se aprende más si no se deja pasar el rato y se acude al WZebra para analizar los fallos. Si la analizamos pasadas unas horas, perdemos quizá un poco de conciencia o de memoria respecto de la motivación de ciertos movimientos. En mi caso tengo comprobado que mejoro mucho más cuando analizo las partidas al momento de perderlas. Además, si jugara fijo 5 partidas al día, en apenas 10 días (un tercio del mes) ya habría jugado el límite y me pasaría más de medio mes sin jugar. La derrota fija de alguna manera un límite diario de juego y ayuda a que las partidas se repartan de una forma más homogénea durante todo el mes, favoreciendo en general evitar incumplir la norma y el bienestar general con el juego. Podría haber propuesto el límite opuesto, pero dado que gano más partidas de las que pierdo, realmente jugaría demasiado poco.

*No me gusta decir partida "larga", ya que para mi una partida larga sería una partida de una hora, aunque suele calificarse peyorativamente por algunos jugadores como tal, una partida que supera los 20 minutos. En internet no se suelen jugar este tipo de partidas. El principal argumento es que los jugadores no tienen tiempo de estar jugando 40 minutos, pero paradójicamente, si miramos el historial de muchos jugadores que juegan partidas de 1 minuto, de hecho están jugando durante horas partidas de 1 minuto.

viernes, 10 de febrero de 2017

Cómo detectar a un tramposo


El otro día jugué contra un tal "Malito" y vaya si lo era. Me comí una buena Zebreada como hacía tiempo que no me comía. En mi hoja de análisis tengo anotado que cometió únicamente 3 fallos, perdiendo la friolera de 8 puntos entre los 3 errores. Eso puede significar que evidentemente no tenía la misma configuración del WZebra que tengo yo. Y es que configuraciones distintas van a dar seguramente jugadas diferentes, especialmente si hay variaciones en la configuración de aleatoriedad del programa o de la profundidad. 

Realmente un jugador que quiera hacer trampas con habitualidad es prácticamente imposible pillarle y acusarle con una certeza del 100%, aunque no todo es negativo. Hacer trampas siempre debe ser muy aburrido, por lo que no es habitual que un jugador siempre haga trampas. De manera que tarde o temprano "caen" a su verdadero nivel y ahí se les empieza a ver el plumero. La mejor técnica para averiguar si alguien está haciendo trampas no es solo revisar la partida para detectar la inhabitualidad de los pocos errores que ha cometido de acuerdo a su Elo, sino también comparar otras partidas que éste jugador haya jugado con nosotros u otros jugadores. 

Tengo una tabla con datos de los errores que debe cometer cada jugador acorde a su Elo en Playok, en base a cientos de partidas analizadas en la página web, aunque hoy no la compartiré ya que tengo el correspondiente artículo redactado en inglés y lo traduciré otro día, pero básicamente los jugadores que te cometen 4 fallos por partida son jugadores de un Elo cercano a 1600. Evidentemente es una media, y no es un dato muy fiable jugar una sola partida y juzgar a ese jugador como a un tramposo. 

Por poner un ejemplo:  ahora mismo mi media de errores está en torno a 7,5 por partida. Sin embargo una vez cometí 0 errores en una partida. ¿Soy un tramposo? No. Eso lo hice en una partida de 100 y probablemente una de mil. Además mi media de errores por partida sigue siendo relativamente baja. En una o dos ocasiones cada cien, cometo 1 fallo por partida. Dos fallos por partida quizá con la misma frecuencia. Y ya muy raramente cometo 3 y 4 errores por partida. Lo extraño es que un jugador que cometa 10 errores de media, realice esos 3 o 4 fallos, ya que para él debería ser mucho más difícil que para mi. No tiene sentido lógico ni estadístico. 

Sin meterme a analizar los datos por ahora, y como ya he comentado en el vídeo: un tramposo puede simular errores y ganarte las partidas que desee por un resultado ajustado. Sin embargo, un tramposo no se arriesgaría a perder una partida al final, por lo que un fallo al final que puede darte la partida por ganada, puede ser indicativo de que está jugando de manera legal. Por último, mencionar que un jugador no suele hacer trampas siempre, y que mucho menos te va a "Zebrear" la totalidad del juego. Cuando un jugador abre el programa y consulta un movimiento puntual, ya sea en la apertura, el juego medio o el final, realmente también está haciendo trampas y ahí sí que resulta literalmente imposible pillarle, pues ha jugado legalmente gran parte de la partida. De hecho en una ocasión un tramposo confeso me declaró que solo consulta el final de la partida porque le da mucha rabia perderla ahí. Los tramposos confesos son un tesoro que hay que interrogar y cuidar y darles la oportunidad de reinsertarse en la sociedad... porque de ellos se puede aprender muchísimo para entender cual es su forma de pensar y nos puede ayudar mucho a capturar a nuevos tramposillos.

miércoles, 8 de febrero de 2017

Nicks anónimos


Creo que desde el 2014 se puede entrar en Playok con nicks anónimos. El sistema parece que utiliza las cookies del navegador, de manera que mientras no borremos el historial, ese nick anónimo nos pertenecerá. Se nos asignarán varias letras y números, y podremos jugar de una forma en mi opinión bastante sosa. La problemática es que igual que un jugador anónimo no puede hablar con nosotros en privado, nosotros tampoco podemos enviarles ningún mensaje. A mi a veces me gusta preguntar a jugadores que me digan su nombre para comprobar cual es su posición en el ranking WOF. Me llama la atención que muchos oculten esos datos, aunque es respetable que lo hagan y puede tener sentido si desean ocultar sus aperturas o jugadas maestras. Así que cuando juegas con un jugador anónimo, sabes que es alguien con el que posteriormente no vas a poder hablar. Supongo que la idea es que el que se haga un nick anónimo, lo haga puntualmente para probar el juego y que posteriormente se cree un nick si le ha gustado o va a utilizar la página web con habitualidad.

Esto supuso un gran problema para mi, puesto que hasta entonces, cuando quería evitar jugar durante una temporada por temas personales o estudios, debía borrar mi nick para evitar caer en la tentación de jugar un día unos minutos y que terminaran siendo horas. Sin embargo al implementar los nicks anónimos, tenemos partidas de Othello inmediatas a golpe de click. Demasiado tentador. 

También ha sido tentador para algunos jugadores de Elo muy elevado, que han visto que gracias a los nicks anónimos pueden testear el mercado, y meterse a jugar con jugadores de Elo más bajo, que de otra forma no se atreverían ya que si pierden les quitan muchos puntos. Por otro lado, también incentiva que si alguien quiere hacer trampas, lo haga con el nick anónimo. En este sentido yo entiendo precisamente que este tipo de nicks son para alguien que quiere jugar muy puntualmente o que no entiende bien cómo funciona el juego o la página web y quiere testearlo. Pienso que si alguien tiene experiencia jugando, se registrará un nick.

A nivel personal, recuerdo bastantes troleadas que me han hecho algunos jugadores anónimos. La última vez que jugué con uno de estos, entró en la partida con unos 1200 puntos de Elo y me ganó como 3 o 4 partidas seguidas. Le pregunté si estaba haciendo trampas (ya que no era normal para ese nivel jugar tan bien) y me dijo que no, que simplemente tenía otro nick de 1900 puntos. Yo le requerí que entrara con ese nick para jugar conmigo, al tiempo que le dije que no jugaba más con su nick anónimo. Él se fue... al momento apareció otro nick anónimo de 1200 puntos de Elo y volví a jugar con él y volví a perder como 3 o 4 partidas. Le comenté que era muy bueno, y le pregunté si estaba haciendo trampas. Me contestó lo mismo, y yo le pregunté que si ya habíamos jugado antes, puesto que miré en el historial y el nick anónimo anterior, ya no existía. Él me dijo que sí, y yo le pregunté que si había borrado las "cookies". Me contestó que sí porque no le gustaban las galletas, que le gustaba más la carne o algo así.

En general mis experiencias con nicks anónimos no han sido buenas, y he visto que no he sido el único en la página web que decide no jugar con nicks anónimos, ya que alguna vez cuando yo mismo he jugado con un nick anónimo también he sido expulsado de la mesa de juego. He visto bastante extremismo: o son jugadores que no saben jugar, o son jugadores realmente buenos y no sabes quienes son. Por si no fuera suficiente, la mayoría se suelen rendir casi siempre, lo cual tampoco me gusta. 

De manera que al final, no sabes con quién juegas y parece que muchos jugadores tratan de tomarte el pelo. Con la limitación de 1000 partidas, quizá no debería tener tanto problema, y hasta pensé en elevar dicha limitación a 10mil partidas para nicks anónimos. Pero la lógica es la misma, un jugador experimentado, sería lógico y deseable que se creara un nick. No estoy requiriendo ningún tipo de información personal, tan sólo proponer la creación de un sobrenombre. ¿Por qué no lo hacen? ¿Tendrán algo que ocultar?

viernes, 3 de febrero de 2017

Posiciones Unbalanceadas

Introducción

Podría iniciar esta serie con otro título como por ejemplo: "Juego Lateral", pero creo que quedará más preciso y ordenado si inicio paralelamente varios artículos hablando de cosas que aunque son parecidas, tienen ciertas diferencias. Y es que el juego lateral parece clave a nivel avanzado. Sí que según he ido consultando blogs y páginas sobre Othello en internet (tampoco es que hayan muchas) la mayoría se centran en comentar aperturas o conceptos estratégicos iniciales, y pocas de ellas hablan extendidamente sobre esta temática.. así que intentaré dar mi opinión.

Como comento en el mismo vídeo, es casi inevitable al hablar de posiciones unbalanceadas comentar el juego lateral. Pero si hablamos del juego lateral también empieza a ser inevitable comentar cómo llegar a esas situaciones y qué hacer para tener una buena posición lateral o para remediar una mala posición de ese tipo. Es más fácil y a la vez creo que menos improductivo comentar la posición unbalanceada como una simple foto, aunque es lo que voy a intentar hacer en este tipo de artículos. 

Hay varias posiciones unbalanceadas que iré revelando más adelante. Del inglés, su traducción sería "desbalanceado" quizá, pero prefiero usar el término anglosajón ya que así es como las aprendí yo a través del libro de Brian Rose. La posición más típica es la que tenemos 5 fichas en un lateral, por lo que ese lateral es bastante vulnerable (aunque no siempre). Jugadores expertos no tienen miedo en tomar estas posiciones porque controlan los ataques, pero ese nivel ya es muy avanzado...

Por poner un ejemplo, en el Campeonato de España del 2016 creo recordar que forcé hasta en 4 partidas a mis oponentes a que ellos tomaran las posiciones unbalanceadas. Se me unbalancearon por varios laterales de todas las maneras, de forma que parecía que yo tuviera ventaja. No es que fueran malos, yo jugaba a eso, y en el Othello muchas veces forzar desesperadamente algo, no siempre da buen resultado. Como en muchas cosas, un juego equilibrado es lo mejor. Pues bien, no pude ganar a pesar de todo ni una sola partida. A pesar de que mis rivales estaban con varios laterales mal colocados, yo terminé perdiendo por un motivo u otro. 

Otras veces la posición está fijada por la apertura, que es la que nos dice que es un +0 o un +1 y debemos hacerlo. Quiero decir e insisto en ello, que no siempre es negativo tomar una posición desequilibrada en el lateral. Otros jugadores intentan tomar los 4 puntos, y otros simplemente pillan todo el lateral menos las equinas. Yo siempre me he considerado un jugador de laterales, por lo que no he tenido miedo de arriesgar y meterme donde no me llaman en los laterales, aunque hay muy buenos jugadores que juegan diferente y no lo hacen. En el libro de Brian Rose llega a comentar que en los años 90 estaba muy de moda tomar los laterales cuanto antes, pero según han ido pasando los años, ahora no se suelen jugar tanto.

miércoles, 1 de febrero de 2017

Mis inicios en 2012 - Parte I

Parte I - Mis inicios en los años 2000 a 2012

Como ya comenté en el artículo anterior, es inevitable mencionar mi época de jugador esporádico durante estos años. A modo de Flashback quizá otro día entraré más en detalle sobre cómo y cuánto jugaba durante esas fechas, aunque creo que ahora es inevitable mencionar cómo pasé de puntillas por el Reversi durante aquella época, cuando para mi era completamente desconocido el nombre de Othello. Para ello he empezado a buscar documentación sobre los ordenadores que he tenido a lo largo de mi vida, puesto que descubrí el juego a través de internet. Normalmente a muchos jugadores era una persona la que le presentaba o introducía en el juego, pero creo que es muy habitual también que muchos lo hayan descubierto gracias a internet.

Calculo que alrededor del 89 adquirimos en mi familia el primer ordenador 386, entonces sin internet. De la marca Intel si no recuerdo mal. Ahí había poco que hacer. Fue alrededor del año 1995 cuando adquirimos el Pentium de 100Mhz. Yo lo utilizaba poco, aunque por aquel entonces ya había aprendido mecanografía y escribía bastante rápido. Conocía algunos códigos básicos de programación y poco más. Me gustaba la informática pero no me apasionaba. 

En el año 2000 cambiamos el Pentium 100Mhz por un Intel Celeron de 633Mhz. La marca Celeron se ha caracterizado por ser algo más lenta que la modalidad Pentium, ambas de Intel. A mi siempre me han gustado más los procesadores Intel que los AMD. Aconsejan tener procesador AMD para jugar a videojuegos, pero siempre he jugado igualmente bien y perfectamente con todos los ordenadores que he tenido. Ni qué decir que soy seguidor de Microsoft, de Intel y por supuesto lo prefiero a Apple. 

Así que descubrí el Reversi como muy pronto en el año 2000. Yo tendría en torno a 14 años. Recuerdo que jugaba mucho al solitario y puede que al Pinball. Mi sistema operativo era el Windows Millenium, que fue una mierda de SO pero que incluia el Reversi. No jugaba mucho, esporádicamente echaba una partida cuando me aburría. No me había llegado a enganchar. Alrededor del año 2005 coincidiendo con mi inicio en la universidad, cambio de ordenador y procesador a un Intel Pentium de 1Ghz, aunque pasé a utilizar una versión del Windows Profesional del año 2000 bastante obsoleta. Perdí el Reversi. No recuerdo si simplemente tenía los juegos desactivados y no lo podía jugar. No importa porque en aquella época universitaria apenas tenía tiempo para jugar al Reversi. Era el BUM de los juegos de rol online y el poco tiempo que podía tener libre lo dedicaba a jugar al Lineage 2.


Posteriormente tuve una etapa en la que pasé bastante de la universidad y calculo que sobre finales del año 2007 inicio mi andadura verdadera en serio con el Reversi. Aun no conocía el nombre de Othello. Tampoco es que me lo tomara muy en serio. Recuerdo que me cansé del Lineage 2 ya que por aquel entonces empecé a tener mareos y algunos problemas físicos. No quiero enrollarme mucho. Como no lo tenía en mi ordenador, lo busqué por internet y encontré Playok.com. No recuerdo bien esos días, pero sí que podía estar tranquilamente 8 horas seguidas jugando. Quizá me ponía a las 3 de la tarde y no me levantaba de la silla hasta las 11 de la noche, jugando únicamente partidas de un minuto. Supongo que la juventud y mi mejoría física tras unos meses en los que dejé el Rol online, me ayudaron a no encontrarme especialmente mal jugando muchas horas. Yo tendría entonces sobre 21-23 años. 

En una hora podía jugar tranquilamente 40 partidas de 1 minuto, en 8 horas jugaría unas 300 partidas. Jugaba sin control, y puede que como mucho estuviera una semana así hasta que decidiera parar. No me encontraba especialmente mal físicamente, pero llegaría el año 2008 y ahí ya lo dejé definitivamente, ya que sucedieron cosas en mi vida que hicieron que dejara de jugar al Reversi. Había empezado la universidad en el año 2005 y en el 2008 apenas había aprobado algunas asignaturas. Me tiré 2 años sábaticos posteriormente jugando al Poker online, ya que entonces había un bum muy grande del Pokeronline y se podía ganar dinero con facilidad. También he trabajado esporádicamente por lo que finalmente fui dejando el juego. 

De la primera semana jugando 8 horas al día, recuerdo vagamente algún sábado levantándome a las 9 de la mañana y acostándome a las 3 de la madrugada tras haber parado solo para comer y ducharme. Era como que cada vez que paraba para comer, después aun tenía más ganas de jugar. Quizá mi record serían 12 o 14 horas efectivas al día jugando e incluso más. Recordemos que yo venía de viciarme al rol online, donde era habitual jugar 16 horas seguidas y acostarse tarde por la noche. Mientras muchos jóvenes se emborrachaban y se iban de madrugada de fiesta, yo disfrutaba más jugando de madrugada en mi casa (sobrio).

No recuerdo si podía llegar a las 1000 partidas en un día, pero sí creo que pasé de 10mil partidas con el primer nick que tuve, en muy poco tiempo. Ni me fijaba en las partidas que llevaba. Sí recuerdo que mi Elo entonces ya estaba en torno a 1500. Jugaba a los 4 laterales y entonces el nivel en Playok era excesivamente bajo si lo comparamos con ahora, por lo que me valía para defenderme bien entonces. Sí había jugado anteriormente en la versión del Windows, aunque no creo que estuviera más de 3 horas jugando porque entonces todavía me controlaban bastante mis padres. 


A mi lo que siempre me ha parecido muy curioso del Reversi u Othello, es que yo cuando estaba jugando 4 horas seguidas, realmente disfrutaba bastante esas 4 horas, sin embargo al final estaba bastante cansado del juego y no me apetecía nada seguir jugándolo. Sin embargo tras pasar unas horas, me aburría y simplemente tenía intención de jugar durante una hora, que se terminaba alargando. No era para nada consciente del paso del tiempo. Creía que habían pasado 2 horas y realmente habían pasado 4. 

Tras unos días jugando de esta forma (puede que semanas) empecé a intentar dejarlo, pero definitivamente. Simplemente entendí que no me aportaba nada salvo perder el tiempo y a veces un día entero. Lo curioso era acostarme por la noche asqueado de jugar y levantarme por la mañana con ganas locas de echar unas partidas. No obstante decidí que debía parar y así fue como borré mi nick. 

Creo que tardé una semana en crearme uno nuevo para volver a jugar, aunque ya más controladamente. Estuve quizá varias semanas jugando 3 o 4 horas al día, y como mucho volví a tener algún día de descontrol pero ya no de 12 o 14 horas sino de 8 o 10. Cuando sucedía eso intentaba no jugar al día siguiente, hasta que sucedió demasiadas veces y de nuevo volví a borrar el nick. Repetí este proceso varias veces, durante algunos meses. No creo que estuviera más de un año jugando en Playok de esta forma. Cada vez jugaba menos rato y cada vez tardaba más en volver a crearme el nuevo nick. Hasta que finalmente lo dejé completamente. Sería como muy tarde el año 2008, quizá 2009 si empecé en el 2008. No estoy seguro ni tengo forma de saberlo al haber borrado los nicks.